"Days go by like the wind and this life is too short" The Rasmus

lunes, 9 de enero de 2012

Won A Dinner with..? WTF? (part 3)




Y la ultima parte esta lista.
Los agradecimientos a las nuevas lectoras del fic: Flu, Natalia.
P.D: Gaby, incluí tu petición.











Espoo, Finlandia.
3, septiembre.

Habían pasado ya casi dos meses y medio desde que vi por ultima vez a Lauri. En todo este tiempo nos comunicamos solo por mail, me llamaba pero me reusaba a escucharlo hablar y dejar que endulzara mi  oído, con sus palabras bonitas, porque siempre tenia algo que decir, ya fuese una línea de una de sus canciones o de invención del momento. Sabia cuales eran sus propósitos; estar conmigo, y yo también lo quería pero…simplemente no era sencillo lanzarse y ya.

Pero me hacia falta su voz, escuchar sus matices característicos de ciertas palabras, y entonces un día sin pensarlo dos veces, pedí TODOS los discos de su banda por recordshop.com, al dia siguiente los tuve en mi casa, ¡eso si era eficiencia!. Los puse a todo volumen una tras otro, y por fin comprendí a Dillä.

Me recosté en la alfombra, y a la primera solo fue conocerlos en general, luego mi oído se dedico solo a la voz de Lauri en cada una de las canciones omitiendo sin querer lo demás, notando sus cambios de voz era una delicia, luego solo el bajo, Eero lo tocaba de una manera que le ponía el toque dramático a las canciones, luego la guitarra, Wow! No era rockera ni lo fui nunca, pero esos acordes en ocasiones sonaban tan sensuales…o bueno ya eran mis hormonas locas.



El ruido desafinado del micrófono llamo mi atención, trayéndome a la realidad. Estaba en Espoo, en una presentación de The Rasmus para  Ylex. Me posicione al final, tras de todos, alejándome del escenario. La gira europea había sido tan exitosa que la habían extendido y para bienvenida a los medios y fans fineses, estaba esta presentación.

Vi como él me buscaba con la mirada por entre el publico, le dije que estaría aquí, pero al parecer no me había visto. Paula se acerco y se posiciono a mi lado, raro, pero tal parecía no quería estar sola, no conocía a muchos, mas que a mi.

El tiempo voló mientras la banda tocaba las rolas del nuevo álbum y algunos éxitos antiguos, pero fue hasta cuando toco ese tema…que tanto había escuchado en la soledad de mi apartamento, que hizo detener el tiempo. Octuber and April, para este entonces él ya me había localizado con la mirada.

Comenzó cantándola con los ojos abiertos y viéndome fijamente, y cuando la estrofa pasaba a “He”, los cerraba y así sucesivamente. ¿Era una dedicatoria?, lo era… claro que si, pero entonces…¿se había echado para atrás?, ¿me iba a despedir?, llevaba una semana sin recibir sus mensajes, hasta ayer, cuando me aviso de esto, porque claro luego tendríamos una reunión para detallar su gira en solista.

Pero ciertas frases de la canción no dejaban de  repetirse una y otra vez en mi mente:

This fatal love was like poison right from the start

We were like love undone

Craving to entwine

Fatal touch

Final thrill

Love was bound to kill



¿Porqué había cantado esta canción?, no tenia porque hacerlo, no era un gran éxito, tenían tantos, ¡tantos! ¿¡Porqué!!?, Paula se giró y me quedo viendo extrañada, con una expresión preocupada, se acerco mas a mi para susurrar en mi oído, si estaba bien, y fue cuando me di cuenta que estaba llorando, rápidamente me lleve una mano a mis mejillas para retirarlas, y me disculpe con ella, alejándome, buscando refugio, donde nadie me viera llorar por su canción.



Helsinki, Finlandia.
4, septiembre


Se le miraba frustrado frente a su computador, la reunión de ayer se había pospuesto para hoy, por que argumenté sentirme mal, pero él sabia lo que en realidad me pasaba, o solo estaba tratando de encontrar las palabras, o no tenia nada que decir, con respecto a lo que paso ayer. Su canción, su mirada, ¡me  había visto llorar!, y yo sin darme cuenta, tan ensimismada había estado descifrando la lirica que no fui consiente de mi alrededor, ni lo que pasaba con mis propias lagrimas.

-¿Porqué la cantaste?- dije ya no aguantando mas el silencio entre los dos. Ahora el garaje se me hacia asfixiante.

Él retiró los ojos de su computador encontrándose con los mios, viéndome fijamente, pero no podía leer su expresión.-¿O&A?-pregunto, a lo que yo asentí.-Eero la sugirió, no sabes la de charlas que tuvimos por esto de nosotros en las gi…-

Lo interrumpí, cortando su explicación, levantándome de mi sillón acercándome confundida hasta su escritorio.-¿Nosotros?, no hay algo asi entre los dos, y no merecía que me cantaras esa canción.-

-No lo hice, Eero la ofreció.- abogo él, desviando su mirada hacia un punto lejano de mi.

-Bien sabes que digo la verdad, la forma en que me mirabas cuando cantabas ciertas frases de ella, era para mi, y desde el momento que Eero la escogió era para darte otra lección de tu propia lirica, tu la escribiste, sabes lo que significa, su metáfora.- alcé mas la voz, para llamar su atención, volver su mirada hacia mi, y lo conseguí.

-¿Porqué no puedes aceptar lo que te ofrezco?- dijo en con una voz quebrada, mirándome tristonamente. 


Así que quería estar conmigo pero solo como su amante, su familia era mas importante que yo, y así debía ser, pero ¿porqué me sentía tan…mal tras escuchar su pregunta?

No le respondí, solo lo quede viendo, y observarlo avanzar hacia a mi, acortando la distancia que nos separaba, trayendo consigo su esencia, su colonia combinada con el detergente que Paula usaba para su ropa, sus camisas, pantalones, bóxers. Basta!! Con tanta tortura. Y no sé si esa pequeña distracción mental hizo caer mis escudos, pero no puse objeción cuando él coloco sus labios sobre los míos, dejándolos estáticos, solo reconociéndolos, hacía tanto tiempo de nuestro ultimo beso.

Los segundos se hicieron eternos, mientras nuestras respiraciones se fusionaban, pero nuestros labios aun no lo hacían. ¿acaso quería que yo iniciara el beso?, pero él se había acercado, así que él lo deseaba mas que yo…o no?, entonces sentí su mano derecha en mi mejilla, dándole pequeñas caricias, haciéndome ronronear internamente, y la otra en mi espalda baja, atrayendo hacia él, permitiéndome  sentir su torso contra él mío, y mas abajo en su pelvis, su bulto.

Fue cuando no pude mas, y entre abrí mis labios, entonces él se posiciono entre ellos, pero no los moví, él por su parte succiono el de abajo, demorándose su tiempo, disfrutando de la unión de las texturas, así que yo hice lo mismo, con su labio superior, succionándolo, deleitándome de esta unión tan intima. Y entonces lo descubrí, él era el más deseoso por esto.

Sentí rosar su lengua por entre  mis labios, introduciéndola, explorándome, encontrándose con mi lengua, y juntas bailaron en un danzón que ambas se debían.

-¿Lauri estas ocupado?- de pronto la voz de Paula se escucho desde la entrada, interrumpiendo nuestro beso tan anhelado e intimo.

A penas y nos dio tiempo de separarnos y poner distancia entre los dos, que estratégico tenia su escritorio, al nos r visible tras entrar al garaje…así había sido siempre?.

Mientras ellos conversaban, mi mente maquinaba. Al entra ella no lo había llamado amor, como siempre lo hacia, y mientras ella hablaba él y apenas la volvía a ver a los ojos, tal parecía que la llama del amor se había extinguido entre ellos dos, y ahora yo era la que hacia combustión con él.


Helsinki, Finlandia.
10, septiembre.


Éramos amantes. Yo le di el titulo, y era lo que era, su amante, pero aun no habíamos cerrado el trato. Casi una semana había pasado desde que Paula nos interrumpió en nuestro beso, pero luego de eso tuvimos mas cuidado y nos apapachábamos solo en privado cuando se nos era posible. Y el mejor lugar para eso era el garaje, su estudio, mi área de trabajo, pero ahí no había la comodidad para hacer otras cosas, lo habíamos intentado pero fallando en el intento, además la adrenalina se nos disparaba por el hecho de poder ser descubiertos por su esposa o su hijo en el acto.

Hoy seria el día, por la noche en mi apartamento cuando cerráramos el trato de amantes. Desde el dia que lo acordamos, mi mente andaba descontrolada, no dejaba de pensar en eso, todo el dia, y toda la noche, inclusive en la universidad estaba solo de cuerpo presente poque mi mente…solo pensanba en él.

-¿Sami?...baja a la tierra… se le solicita a Samikai hacer acto de presencia.-dijo en tono burlón Gäbj. Ella era con las que mas me llevaba en la universidad, aunque nunca se le podría comparar con Dillä, pero tenían algo en común las dos; les gustaba The Rasmus, esto era como un karma, a donde quiera que iba me hacia de amigas como ellas. Y para evitar lo que paso con mi mejor amiga, no le conté para quien trabajaba, solo se maravillaba cuando le contaba ciertas cosas de la banda que nadie sabia.

-Sssh!, aquí estoy, no hables o nos llamaran la atención.-dije sin volverla a ver, el catedrático ahora nos miraba fijamente.

-Algo te pasa, suspiras demasiadas veces, y eso no es normal, digo si tuvieras un enamorado si, pero …o es que no me lo has contado?.-no le dije nada, pero no puede evitar curvar mis labios ante la mención de mi enamorado.-Picara!!-

-Señoritas!! Silencio!!-grito el maestro, tras el grito que había dado.

No lo podía negar, estaba irremediablemente trastornada por lo que pasaría en la noche, uno no todos los días duerme empiernada con Lauri, como me gustaría contarle a Dillä, pero había dejado de intentar comunicarme con ella, si quería mi amistad aquí estaba yo, siempre la esperare. Sentí vibrar mi celular en mi pierna, era un mensaje, lo abrí sin que Gäbj me viera y comprobé que era de Paula, y de pronto sentí miedo, como si ella lo supiera.

“Moika Sami, se que hoy no tienes que venir al trabajo, pero podrías venir tras terminar tus clases, estoy buscando unas carpetas en el garaje que son mías, y como tu ordenaste todo, ahora no se donde están, son urgentes para mi. Te agradecería venir lo más pronto posible. Gracias. Xoxo.”

Mientras leía el mensaje había parado de respirar, y ahora por fin podía volver a usar mis pulmones. Phew!. Comprobé mi reloj y todavía me faltaban dos clases, pero….¿como diablos me iba a concentrar, sabiendo que tengo que ir  a esa casa, a ver a su esposa?, no imposible. Cerré mi carpeta, guarde todo, me despedí en silencio de Gäbj, y salí rápidamente, el maestro me miro raro, pero siguió dando su cátedra.
15 minutos después, estaba en el garaje. En efecto las carpetas las había guardado yo en un estante que jamás hubiera dado ella sola. Tras entregárselas vi su alegría, pero rápidamente cambio su semblante, por uno preocupado.

-Puedo hacerte una pregutna.?-habló ella. Estaba frente a mi, muy cerca del escritorio, donde Lauri y yo dábamos rienda suelta a nuestros deseos, y estar ahora junto a ella, me sentía expuesta como si puediese verlo todo, como si fuera conciente que yo era la amante.

-Si, lo que sea.-mentí, me sentía nerviosa, mis manos sudaban, así que las guarde en las bolsas de mi cardigan.

-Sabes si… si..Lauri se ve con alguien mas?.-su mirada triste, me rompió el alma, sabia que Lauri tenia a alguien mas o lo sospechaba.

El habla se me fue, las emociones me ahogaron, no sabia que decirle, obvio que tenia la respuesta, pero ¿cómo iba a confesarme?, era como suicidarme a mi misma.

-Por que lo dices?- baje mi cabeza tratando de ver mi reloj, pero lo que quería era evitar su contacto visual, me sentía tan sucia, ella que era tan buena conmigo, y  yo tan mala con ella.

-A cambiado mucho conmigo, ahora es como si solo fuera su amiga, y no su mujer.-

Auch!, un puñetazo en mi estomago hubiese sido mas sutil. Eso era verdad, ahora yo era su…mujer. Elevé mi cabeza, tratando de encontrarme con su mirada, y simular mentir bien.

-No, no sé nada, no que yo sepa, no lo he escuchado hablar con otra mujer.- por favor!! Quiero mi Oscar pero ya!. ¿Cómo podía tener tal descaro y decirle eso?, soy yo Paula!! Yo soy esa mujer!, las palabras las sentí en mi garganta, quemando, tratando de salir por mi boca.

-Quiero pedirte, que si sabes algo, me lo hagas saber.- ahora fue ella la que desvio su mirada de la mia, pero tarde lo hizo porque vi que sus ojos se habían puesto vidriosos.

No llores, no llores por el amor de dios Paula, no por mi culpa, no frente a mi.

-¿Por qué?, no crees que si él tuviera a  alguien mas, se separaría de ti, y te hablaría de frente.- Cobarde plumífero!!.

Ella regreso su cabeza hacia mi, y sus ojos ahora estaba llenos de agua. Se llevo sus dedos índices a ellos, en la parte del lagrimal para controlas sus lagrimas.-Él nunca me lo diría, no podría hacerle eso a Julius, creo si no  lo descubro, él lo ocultaría por el resto de su vida, tiene la creencia de la unión familiar muy presente, mira sus padres, aun siguen juntos, él jamás me dejaría.

Ya lo sabia, pero…escucharlo de su boca, confirmar mis sospechas, era mucho…mucho peor. Nunca estaríamos juntos en público. Jamás!. Sus ojos llorosos, me querían hacer llorar, pero era mi dolor y la conciencia de mi futuro lo que en realidad me estaba carcomiendo el alma. Quería desahogarme, gritarle que yo era su amate! Que me amaba!, y ella diría. “Es mío, y nunca me va a dejar”.

Sentí fallar mis rodillas, y Paula me tomo de los brazos para evitar que me cayera.-¿Estas bien Sami?- noté la preocupación en su voz, pero me negué a verla a los ojos, y así cabizbaja como estaba le conteste.

-Si, solo no he dormido bien y hoy no desayune. -volví a mentir, pero ahora solo me quería largar de esta casa, me estaba ahogando o ¿eran mis lagrimas atragantadas en mi garganta?.

-Oh! No!, ahora no te vas, hasta que te de algo de comer y descanses, ven conmigo.-

Trate de rehusarme, pero ella no me dejó. Así que en contra de mi voluntad la seguí hasta la casa.

Llegamos hasta la cocina, estaba muy bien equipada, casi igual como la que se veía en los programas de cocina, me senté en un banco del desayunador a esperar que me diese algo de comer, sí alimentando a la amante de su esposo, llenándola de fuerzas para lo que se venia en la noche. Y otra vez, por enésima vez me sentí sucia.

Eran pocas la veces que entraba por la casa, casi siempre lo hacia por la puerta directa al garaje, era mas rápido y me evitaba tener que ver a diario a su ex- mujer.

En menos de diez minutos me sirvió un plato de lasaña, al contemplar la comida se vio rara, no era como las que había comido.

-Lo sé, ¿es rara no? Con salsa verde y… espera a probarla, no encontraras nada de carne, es una lasaña vegetariana, Lauri la hizo ayer para la cena, pero te va a gustar, tiene un sazón exquisito-

Y quise llorar, él nunca había cocinado para mi, sabia por Dillä que le encantaba la cocina pero…jamás se había ofrecido a darme algo hecho por él. La probe y …me senti delirar, era sabrosa, todos los ingredientes mezclados a la perfeccion, inclusive quise dar un pequeño gemido de satisfacción, era la cosa mas deliciosa que había probado en m vida, y que era de vegetales.

-¿Buena no?-preguntó ella, recostada en el desayunador, observándome comer.

-Muy buena!.-

Tras terminar mi suculento desayuno, creí que me dejaría marchar, pero no, me detuvo y me mando a descansar al cuarto de huéspedes. Ella tan buena, y yo tan zorra!.

Me dio la indicación de cómo llegar, porque en ese instante llegó su compañera de PMMP. Subí por las escaleras, y pude deleitarme de la vista de su casa, era muy moderna, decorada en tonos blancos y metalicos, algunos objetos, tenia una ventanas solo de vidrio y muy altas, lo que permitía mayor claridad, el techo era súper alto, dando a creer que solo era de una planta, pero la segunda estaba ahí, a un costado.

Era la segunda a la derecha o la tercera a la izquierda. Que dubitativa mas grande!, en total eran 6 puertas, tres a un lado y las otras del otro. La de su hijo la reconocí por el colguije en la puerta, seguí avanzando y dos estaban abiertas, una era de pura ropa (demasiada), y la otra la sala de juegos del infante. Solo quedaban tres puertas.

Ok, a la suerte, y entre en la penúltima de la izquierda, cerré tras de mi cerrando mis ojos fuertemente, fuese cual fuese no iba  a salir y aventurarme a dar con el cuarto principal de ellos.

-¿Que haces aquí?-murmuro Lauri con su inconfundible tono candente. Puede notar su sorpresa, pero más lo estaba yo.

Oh mi dios!!, había entrado en el cuarto principal. Poco a poco abrí mis ojos, no quería ver su esplendorosa cama donde tiempo atrás….retozaron.

Pero no estaba preparada para lo que vi.

Anti mi, a pocos metros de distancia, se mantenía en pie él, baje mi vista poco a poco, deleitándome con su torso desnudo, recién bañado, aun estaba húmedo, mas abajo, en la línea pélvica, a unos centímetros(kilómetros) debajo de su ombligo, se sostenía una toalla blanca, que le llegaba hasta las rodillas. Subi mi vista y me encontré con su rostro…feliz?

-¿Te gusta lo que vez?-me pregunto, elevando una de sus cejas.

Quise aullar de satisfacción, no me gustaba, me fascinaba, pero recordé que no era mi apartamento, que estaba en su casa en el cuarto de ellos, y abajo estaba Paula.

-hmm, si, sí me gusta lo que veo. -admití.

Él avanzo hacia mi con paso veloz, como si se le fuese la vida en ello, tomo mi rostro entre sus manos y lo unió al suyo, encontrando mis labios con los de él. Su cuerpo húmedo mojó el mío pero ni me importo. Su cabello humedecido, goteaba en mi rostro, sus manos vagaban por mi, y las mías no se quedaban atrás. Cuando sus manos yacían en mis pompas, sentí un elevación, y por inercia enrollé mis piernas alrededor de 
su cintura.

Camino hacia atrás, aun con nuestros labios unidos besándonos con urgencia, deseo, furia y hambre, moríamos de hambre del uno por el otro. Se giro y me posiciono en la cama, su cama, la de ellos. Se posiciono sobre mi, pero lo se pare.

-Alto!!, - dije jadeosa, quería aire, para pensar. - Abajo esta ella,… y está …es su …cama, no Lauri.-

Él buscaba mis labios, pero se los negaba, al final capturo uno de ellos besándolo solo a él, amándolo, torturándome.-Esta es solo mi cama, mi cuarto, no entrara aquí.- eso me convenció momentáneamente y le permití que me besara como él sabia hacerlo, despacio muy despacio.

Así que dormían separados, eso fue todo lo que necesité, para quitarle la toalla de un solo jalón. Al instante noté su desconcierto, que rápidamente fue sustituido por la satisfacción masculina.

Con apremio me arranco el cárdigan, la blusa y sus botones, debía dejar de usar ese tipo blusas. El pantalón costó, me quedaba un tanto apretando y él tuvo que… ponerse en pie para ayudarme, dejándome verlo completamente desnudo, comprobando que su protuberancia masculina estaba mas que lista para el ataque.

Se recostó nuevamente sobre mi, envolviéndome con sus brazos, acariciando mi rostro con sus labios mientras, mientras mas abajo, en el centro de ambos, algo mas nos unió en ese momento.

Ahora era finalmente su amante con toda la extensión de la palabra.

Creo nos quedamos dormidos. Gire mi cabeza y lo vi a mi lado, senti su brazo bajo mi cabeza, sirviendo de almohada, y sobre ambos nada, ambos yacíamos desnudos sobre la cama, a la luz del día, en su casa, con su esposa abajo.

La realidad me golpeó abruptamente, rápidamente me levante de su lado, y que tal si ella subía y nos veía?, el miedo me llego de pronto borrando la estúpida sonrisa de satisfacción que imaginaba tenia en mi rostro. 

Me bajé de la cama, busque mis ropas, estaban tiradas por todos lados, me la puse como puede. Avance hasta la puerta, pero sin antes, girarme y tirarle un beso en el aire, y de solo verlo desnudo recordaba lo que acabavamos de hacer, algo delicioso pero peligroso.

Cerré tras de mi, y avance a la ultima puerta, cerrando lo mas rápido posible. El corazón ostentaba con salir disparado de mi pecho, apenas y había caminado, pero era el miedo lo que había activado la secreción de mi adrenalina. Me acerque al espejo y vi la cara de satisfacción que a pesar del miedo se cernía sobre mi rostro.

Escuche una puerta cerrarse estrepitosamente en el pasillo. ¿Lauri había salido a buscarme? O ¿Paula salió de su cuarto?. Me peine lo mas que puede, arregle mis ropas, pero los tres botones de arriba ya no estaban, me puse mi cardigan y estaba lista.

Mi puerta se abrió, y ante ella apareció Paula, se miraba…confundida, me quede viendo fijamente, mientras cerraba la puerta, y …me percate de un detalle, con su mano le puso seguro a la puerta.

Al segundo después, la vi abaláncese sobre mi como una leona en celo, furiosa y rabiosa. Me quede estática sin poder moverme, y huir de su ataque.

Sus manos se prendaron de mi melena lisa, y su cuerpo cayó sobre el mío una vez derrumbándome sobre el suelo por su peso. Tras la puerta escuché los golpetazos y gritos que profería Lauri, intentado entrar, y ayudarme de su rabiosa esposa.

Se sentó a horcajadas sobre mi, dándome una y otra cachetada sin descanso.

-¿Cómo pudiste!?-grito. Su tono cubierto por la tristeza y la traición.-Eras como mi amiga!, que mal te hice yo a ti!?- tras cada palabra una cachetada. Me dolia, pero la entendía, y no podía moverme ni defenderme, estaba paralizada del miedo y de la verdad.

-Confiaba en ti!, pero no eres mas que una zorra!!!, que roba lo que no es de ella!!!- sus cachetadas eran mas lentas, me ardían los cachetes, pero ya ni sentía sus golpes. Sus ojos veían fijamente los míos, estaba dolida, y creo por eso dejaba que descargara su dolor contra mi, a fin y al cabo era por mi culpa que estaba sufriendo.

-¿Cómo…pudiste Sami?.... ¿Cómo!!?- su voz cubierta por el dolor, sus ojos lagrimosos. Lo bueno de esto era que había dejado de pegarme. Lauri gritaba que parara, escuchaba sus gritos y a lo mejor se imaginaba lo peor.

-No lo quise creer,… aun cuando lo vi desnudo en su cuarto, con el olor a sexo…-se detuvo, llevándose una de sus manos a su nariz limpiando esa secreción transparentoza.-Pero cuando te vi… tu rostro mostraba el delito, acababas de tener intimidad con alguien…¡Con mi esposo!...Con Lauri!!…Mi Lauri!!- una última cachetada, pero la mas dolorosa.

-Y yo contándote mis sospechas y tu…tan sínica…-cerro sus ojos, suprimiendo su dolor, pero desbordando mas lagrimas.- …diciendo que no sabias nada. ¡!Perra descarada!! Eras tu la que se estaba acostando con mi marido, sínica!, bastarda!, zorra!...sucia!!- luego de un tiempo deje de escuchar sus insultos, el estruendo de la puerta lo suprimió, vi como Lauri me la quitaba de encima y la sacaba casi a arrastras del cuarto, mientras yo me quede ahí tendía, dolorosa tanto físicamente como emocionalmente, mientras mis propias lagrimas me consolaban, me enrolle hasta quedar en posición fetal, y espere hasta que él volviera por mi, porque si no  lo hacia, seria yo la que me marcharía, y para siempre.



Helsinki, Finlandia.
10, Octubre.


Había transcurrido un mes después de que todo había salido a relucir.

Lauri en efecto volvió por mi, disculpándose por la azotada de su mujer.

Su gira de solista  había comenzado, y como su asistente viajaba con él a donde fuese ahí estaba yo. La gira de la banda por Latinoamérica estaba programada para noviembre y como telonero seria Lauri, lo que significaba que ahí estaría yo también, a su lado.

Paula no tenia las mismas creencias que Lauri, y optó por la separación. Me molestó que le doliese, si decía amarme, no tenía porque sentirse así por perderla, pero me explico luego de confrontarlo que era por su hijo, ya no seria lo mismo, se dividirían el tiempo entre los dos, y eso era lo que mas apesaraba, perder tiempo con él. Al menos había convencido a Paula de dejarlo ir con él a la gira por Latinoamérica.

El pequeño, me odió por unos días, pero la pequeña amistad que habíamos cultivado le hizo olvidar lo que había causado en su hogar.

La casa había quedado para ellos, y Lauri compró mi apartamento para que viviéramos ahí. Era nuestro nido de amor, poco a poco lo fuimos decorando a nuestros gustos, para sentirlo nuestro hogar. Mandamos a hacer cuarto, que seria el  de Julius.

Cuando los chicos de la banda se enteraron, ni se asombraron, ya todos lo sospechaban, aunque él único que estaba seguro era Eero. Pensé que me reprocharía por haber herido a terceros como me dijo, pero no, me brindo su amistad como la nueva pareja de Lauri que era.



Oslo, Noruega.
30, octubre.


Estábamos aquí por una y sencilla razón. Nuestra luna de miel de 3 días. Nos habíamos casado lo más rápido posible en Oulu, ya que la gira se acercaba y no se sabia si se extendería mas, y mejor aprovechar los días libres que teníamos.

La boda fue solo por el civil con las personas mas allegadas de ambos, y obviamente Dillä tuvo que estar ahí. Cuando le di la noticia, por un momento creí que la había matado de la impresión. Se lo conté frente a frente, y tuve que repetírselo varias veces hasta que por fin salió del asombro.

No, y el día que lo vio vestido de blanco a Lauri, casí se desmaya, le había advertido a Lauri que no se extrañara de alguna acción extraña o …escandalosa por parte de ella, pero tenia que estar en mi boda, aunque ya no me quisiera contestar, era como mi hermana.

Pero me sorprendió lo bien que Dillä se comporto frente a Lauri, bueno después de dos minutos, tras dar un pequeño gritito de alegría, abrazarlo y agradecerle por las fotos (únicas) que le había mandado, pero luego, se calmo y actuó (creo), como si lo fuera de lo mas normal, como si no fuese su artista favorito, si no solo mi futuro esposo.




Estábamos caminando por el parque central de Oslo, tomados de la mano, de vez en cuando volteaba mi cabeza para observarlo. En su pelo traía una pañoleta blanca, de camisa usó una blanca también, y en sus bien formadas piernas un pantalón de mezclilla gris.

-¿Que tanto me vez?- me pregunto con una sonrisa formada en sus labios, sin volverme a ver, viendo fijamente al frente.

-Lo bello que eres, ¿lo sabias?- dije, abrazando su brazo y recostándome contra él, mientras avanzábamos.

Giro su rostro y me dedico esa sonrisa tan sexy que hacia a veces y dijo .-I know-

-La modestia no es una de tus cualidades.-

-Pero igual te gustó así.-la arrogancia envolvió sus palabras, escuchándose mas sexy.

-No, Lauri en serio, estaba pensando, en lo irónico de las cosas, y como da vuelta la vida.-

-Ilumíname por favor.-dijo en tono sarcástico, sabia de lo que le hablaba.

-Yo nunca quise concursar, y ni lo hice yo y gané, nunca me gustaste y mira donde termine.-

- A donde perteneces, junto a mi.-detuvo su andar, haciéndome que lo encarara.-Y me alegro que hayas ganado, si no, nunca te hubiese conocido.-

-Que bueno que gané.- me puse en puntillas y lo bese.

-Tu me diste el mejor de los regalos, al aceptar estar en mi vida y junto a mi.- lo abrace, y me recosté en su pecho, él me rodeo con sus brazos.

-¿Así que como me lo piensas pagar?-su voz salió en un susurro cerca de mi oreja, dándome de escalofríos por todo el cuerpo.

-Estamos embarazados.- dije y eché a correr, lejos de él.

-Oh Sami, espera…. De verdad?!!-lo escuche gritar. Me detuve y le asentí, luego lo vi emprender carrera y darme alcance antes de poder huir de sus besos.

-Soy tan feliz.- dijo él llenándome de besos.

-Lo seremos!.-


FIN 




Chicas, si les gusto el fic. haganmelo saber ya sea comentando aqui abajo, o en el box de mensajes que tengo al inicio del blog en la parte derecha..
Gracias por la lectura!!






13 comentarios:

  1. omg!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! estamos embarazados ahahaha que genial historia !!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. me fascino! aunque senti pena por Julius y Paula, ellos no tenian la culpa pero el amor entre Sami y Lauri termino triunfado, a mi me gusto mucho!!! :D

    ResponderEliminar
  3. uf!! me mataste!!!!! :') que bonito!!!! tarde en leerla porq estaba haciendo uñas!! D: pero estuvo hermosa :') FELICIDADES!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias chicas por sus bonitos comentarios!!!

    ResponderEliminar
  5. aaaa k bonito se embarazaron aaa has otra historia rifas..!!

    ResponderEliminar
  6. awww me nkanto en serio q me nkanto no habia leido mejor historia y aun mejor de mi artista favorito lauri awww devo admitir q me encantaria ser Sam <3<3 xD muy buena historia y ojala te llegue la inspiracion para otra mas vaa ;) me nkantaria leerla sigue asi! :D

    ResponderEliminar
  7. la verdad es que me quede sin palabras! es una historia EXCELENTE! segui escribiendo historias asi que aca contas con muchas/os lectores!!!!!! :D

    ResponderEliminar
  8. awwww hoy leí las tres partes, me envolvió tu fic. Desearía tener una historia ásí con Lauri....neta está increíble!!

    ResponderEliminar
  9. Gracias Nerak...Estefany..Vale por leer el fic.... y comentarlo!!!...
    No saben lo que significa que lean mis historias... poco a poco voy a subirlas todas!!

    ResponderEliminar
  10. aaaaaaaaaaaaawwww que lindo ,
    aunque yo ke sami tambien charcheteo a paula jajajaja
    muy linda tu historia y te explicas super bien :D saludos y sube mas lml (victoria) ^^

    ResponderEliminar
  11. awww acabo de leer la historia!!! Fue tan interesante XD aaaa como me encantaria estar en el lugar de sam bueno a excepcion del momento en q se confronta con Paula horror!!! jajajaja muy buena historia y muy buen blog en serio!!!
    Karli ***

    ResponderEliminar
  12. AAAAAAAAAAAAAAAAH!! que buena historia!! :'( no pude publicar mi otro comentario ya que era anónimo y se me olvidó cambiar de "cuenta de google"! estúpida porquería de mierda... me lleva! ¬¬ cmo sea... me fascinó!! sigue así... y en verdad lo siento por desahogarme de esa manera :'(....

    ResponderEliminar
  13. Definitivamente mi parte favorita es la pelea ahahahahahahahahaha y Lauri todo mozo! Awwwwww hasta se siente la historia ahhaha en carne propia johohoho

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...