"Days go by like the wind and this life is too short" The Rasmus

sábado, 19 de mayo de 2012

Oblivion -C9-


CAPITULO IX




 Advertencia el siguiente capitulo es acto para mayores de 15 años, se agradece la discreción



Lo primero que sentí, fue el taladrante dolor en mi cabeza, y lo mallugadas que estaban mis piernas. Traje a mi mente lo ocurrido, y no era para menos mis dolores. Lo ultimo que había sentido era pánico y frio. Ahora sentía calidez, estaba en una cama, muy blanda,  y era lo que necesitaba,  ese ingrato me había atropellado!!pero no estaba sola, alguien estaba acostado muy cerca de mi, podía sentir su presencia y su aroma, me deleite de eso por un momento, tenia miedo de abrir mis ojos, y ver quien era ese ser.

-Sé que estas despierta, abre los ojos Liz.- dijo una enigmática pero sensual voz, en un tono profundo, que en otras circunstancias me hubiese encantado seguir deleitándome con su voz.

Y así lo hice, los abrí, me gire para ver de quien se trataba y me quede helada. Ahora los ojos azul zafiro tenían un rostro, y no uno cualquiera, si no uno de los mas hermosos que se puede imaginar, parecía sacado de una pasarela Europea, no solo sus ojos eran hermosos, todos sus rasgos faciales lo eran. Pero ya lo  había visto antes, y me tomo unos segundos recordarlo.

Era el mismo con el que me había tropezado en el hotel, era el mismo que me inspiro un terrible miedo cerca de mi habitación, y era el mismo que había herido a Lauri.

Él sonrió.

Y OMFokitosG… que sonrisa tan apabullante, iluminada por completo su rostro haciéndolo mas apetitoso.

Mas que Lauri?...

En estos momentos no… pero después?.

-Veo que me reconoces, bueno no del todo pero lo haces. Y me alegra mucho saber eso.-
Si me fijaba bien, el parecía a lo mucho de veinticinco años, su piel aterciopelada rogaba por ser acariciada, pero tampoco iba a caer tan bajo para hacer eso.

-Por qué estoy aquí?.- tenia miedo pero… también sentía algo mas, que no podía describir.

-Extraño tus labios.- su comentario, me tomo por sorpresa. Estábamos en la misma cama pero con cierta distancia, que ahora el se proponía a quitar, yo inmóvil deje que se acercara a mi. Pero era por miedo? O por algo mas?... no lo sabia.
Llevó una de sus manos hasta mis labios, y con el pulgar los acaricio, deteniéndose más en el inferior. Su tacto era una delicia, que se sentía muy íntima y sensual.

No era por causalidad sus movimientos, cambio de dedo, y llevo hasta mis labios el dedo medio de su mano, que por cierto olía a lavanda y a vino.

Vino que había olido antes.

Delineó mis labios, mis ojos veían los suyos y solo podía leer excitación, el no me miraba fijamente solo en ocasiones,  observaba su dedo en mis labios. Que rostro tan sensual tenia, y quería ver mas, lo bueno de esto es que me estaba olvidando de mi pánico y mis dolores, algo me había pasado, y no estaba aquí por casualidad.

Entre abrí mis labios mas por inercia que por querer hacerlo, y el no desaprovecho la oportunidad de introducirlo entre ellos. Al principio el solo metió la mitad, me miro a los ojos, esperando mi siguiente movimiento, y acto seguido lo succione con voracidad, tragándome todo su dedo, el soltó un leve gemido, bajo su vista hasta su regazo y yo hice lo mismo, y contemple su gran erección.

Dándome una indirecta?.

Alguien tosió en la habitación. No estábamos solos?. La vergüenza se hizo presente al instante, dirigí mi mirada al punto donde creí haber escuchado el ruido, y casi… casi, se me sale un grito ante la sorpresa, si no hubiese sido por el dedo que aun tenia en mi boca, hubiera gritado.

Aki nos observaba desde la ventana, en su mirada había reprobación.

-Interrumpes, sabes?.- le dijo, el portador de tremendos ojos azules, aun no sacaba su dedo, por lo contrario lo empezó a rotar dentro de mi boca, sabia a vino, ya había contemplado hacerme esto y por eso el sabor exquisito de su suculento dedo?.

-Me importa una mierda si te interrumpo.-

Qué hacia el aquí?, Por que se conocían? Que estaba pasando aquí?...

-Cuida tu manera de hablar, además no se porque sigues aquí, ya terminamos nuestro trato-

Qué trato?, de que me estaba perdiendo, no entendía nada de nada, ellos estaban hablando como si no estuviese ahí, exceptuando el dedo…

Harta moví mi rostro, y aleje el dedo, ahí el chico, si que capte su atención, hizo una cara de disgusto, pero se giro para seguir hablando con Aki.

-Sigo aquí, porque si mal no recuerdo, tu no cumpliste en su totalidad tu parte del acuerdo.-

-Yo cumplí con todo, otra cosa muy diferente que ella lo siga amando y este a su lado y no contigo.-
Estaban hablando del ataque de Lauri?, Aki lo había planeado?. El fue capaz de eso?. Solo por el absurdo amor por Paula?.

-No cumpliste, y quiero que cumplas.-

Ya no pude mas y hable. – Fuiste tu Aki, su amigo?, el que lo mando a … matar?.- no podía dar crédito, cuando termine de formular la pregunta, no lo pude creer.

-Estas loca?, claro que no, eso lo hizo el solo, creo mas bien segado por los celos, son estúpidos los celos.-
El alma me volvió al cuerpo, no pensé que tuviera tanta sangre fría para hacer tal acto de bajeza con su amigo, por que sabia que el lo quería pero entonces de que estaban hablando-

-Calla gatita, no te metas.-

Gatita?, como se atrevía a ponerme un apodo tan tan… animal?. Eso era yo? Un simple animal que la tenia secuestrada?.

-Vete, hablaremos mas tarde de eso.-le ordenó a Aki.

Él no quiso dar su brazo a torcer, pero accedió, dio medía vuelta y salió de la habitación, que por cierto me era muy familiar, se parecía a la mía, eso solo podía significar que estábamos en el Katajanokka. Y ahí me percate que aun era de noche, o bien estábamos cerca del amanecer o no había pasado mucho tiempo desde mi cruel accidente.

Lo miré fijamente, tenia tantas preguntas que hacerle, pero tenia miedo.- Que trato tienes con Aki?.-

-No tienes derecho hacerme preguntas, Gatita. Pero si te portas bien, pueda y acceda a responder algunas, te parece?.- tras decir eso, ladeo su cabeza y me beso apasionadamente, pero yo no quería que me besara, lo mordí en el labio inferior con fuerza.
Rápidamente el alejo su rostro del mio, se toco el labio herido y me miro furioso.

-Y quieres que te responda!!.- vocifero el hombre de los  ojos azules.

-Exijo saber que esta pasando aquí.- me tenia muy sin cuidado si lo había enojado, ya nada podía hacer para empeorar las cosas o si?.

-Si acepto a responder tus preguntas, que me darás a cambio?.- el me miro entrecerrando sus ojos, y por un momento no vi nada mas que negrura en ellos.

-No tengo porque darte algo…- y ahí recordé, que me había pedido la perla, y me había amenazado con … matarme si no se la… entregaba.

Algo en mi interior me dijo que no jugara con el, o podría quemarme, el pánico se hizo presa de mi, cerre mis ojos, tratando de pensar algo coherente que decirle.

Que sabia el de la perla?.

-Quieres la perla.- fue lo mas tonto que pude decir.

-Gatita inteligente, continua.- me insto a seguir, tomo un mechón de mi cabello que caía por mi rostro y lo enrollo entorno a su dedo.

-Y a mi.- eso era lo mas obvio de toda la ecuación.

El aplaudió, y rió en una gran carcajada, que me estremeció hasta los huesos.

-Pregunta entonces.-

Yo no había aceptado nada, y tampoco le daría nada. Nunca.

-Cual fue el trato?.- eso era lo mas importante.

-Bien, cuando me entere que te habías ido del hotel, me enfurecí, no te podías marchar, porque eres mía. Me tomo un día localizarte y entérame que estabas en casa de ese playboy no me hizo ninguna gracia, y ahí recordé tu fascinación por el.- el se detuvo para pensar sus palabras, y yo aproveche para reflexionar.

Como que era suya?, recordó mi fascinación por Lauri?, pero si yo no lo conocía de antes.
Inspiro fuertemente y continuo su relato.- Por lo que me enfurecí aun mas, tenia que hacer algo, pero no sabia que. Y fue ahí cuando hice una profunda investigación y descubrí la traición del playboy, busque a Aki, y de cierta manera lo manipule, el esta ciegamente enamorado de Paula, y mi objetivo era poder estar cerca de ti y … bueno sacarte de esa casa, le conté de la perla con ciertas salvedades, el no tenia porque saberlo todo, es un hombre inteligente pero segado de amor, y eso lo vuelve tonto.

El cambio de posición, se sentó en la cama y luego se puso en pie, yo seguía cada uno de sus movimientos. Quería darme espacio?. No, lo dudo algo se proponía hacer.

-Claro el tenia dudas, de porque me había acercado a el, y porque tanto interés por la perla.- el se quito la camisa y dejo al descubierto su esculpido pecho trabajado, estuve a punto de abrir la boca de asombro y de susto, pero contuve el impulso, tenia que escuchar lo que tenia que decirme.

-Pues bien le conté, lo que creo el playboy hizo contigo, te engatuso y te robo la perla, para su uso personal.- En ese momento note nostalgia en su miraba fija hacia mi, pero rápidamente la cambio.- No se si el sabe del todo como usarla, pero en fin ya eso lo descubriremos pronto.-
Oh si la semana después, todos se olvidarían de el, pero daba la casualidad que Lauri me la iba a devolver. Lo vi cambiar de dirección, se acerco a una minirefri y saco de ahí una botellita similar a la mía, asi que deduje era koskenkorva, me puse alerta, yo no toleraba mucho el licor, y si el me daba a probar, en cualquier momento caería como una mosca drogada.
Por nada del mundo iba a probar koskenkorva estando sola con el.

Nunca.

Él abrió la botella y tomo, se deleito con su sabor, y luego volvió con su relato.- Y bueno, le dije a Aki que eras mia, eso no le importo, y en cambio me lo agradeció que quisiera apartarte de su camino, el pobre parece un perrito faldero que cuida a su amada, pues bien le dije que si me daba los medios de entrar en la casa del playboy yo te sacaría y su amada no tendría porque toparse contigo. Pero el quería mas de mi, y lo que el pidió fue que Paula se quedara con la perla, claro el pensó o bueno le hice creer, que la perlo solo hacia olvidar a su amor, que bueno eso no es del todo falso.- el tomo mas de su botellita, y caminaba sigilosamente hacia a mi.

No tomaría ni un sorbito de ese licor.

-Verdad que si?.- me pregunto, porque lo hacia?, yo no sabia a ciencia cierta todo lo que la perla podía o no hacer, y me lo preguntaba a mi.- Me olvidaste?.

Eso me dejo desconcertada, yo no lo conocía, y era obvio que jamás lo podría olvidar. Ahora el gateaba por la cama llegando hasta mi, coloco sus manos al lado de mi cuerpo encerrándome.

-No te conozco.- fue lo que pude decir en mi defensa, pero el no escucho, su cara estaba frente a la mia, me tenia hipnotizada con sus ojos, eran tan hermosos, era imposible dejar de verlos y el lo sabia.

Por el rabillo de mi ojos, vi que tomo de su botellita, a continuación el se agacho hasta mis labios y me beso, sabia …. Lo sabia!! Él aun no se había tragado el ultimo sorbo de su bebida, y aun asi no pude frenar a abrirle mis labios, quería volver a probar sus labios y su beso en total plenitud, el liquido cayo en mi boca, y sin pensarlo dos veces lo trague, seguido de la intrusión de su lengua en mi boca.

El beso duro una eternidad si lo pienso bien, y lo bueno es que me hacia olvidar mis dolores, todo me dolía, acaso no me habían llevado al
hospital?.

-Como te llamas?.- pude preguntar luego de tomar aire.

-Gatita tu lo sabes. Pietro.-

Por alguna razón me emocione al escuchar ese nombre, pero no. No lo conocía.

-No te conozco como tu dices, me estas confundiendo.-

-No vamos a perder tiempo en si me crees o no, esa es la verdad, pero en fin, por donde iba?-

-Que Paula se quedara con la perla.- le recordé. Él asintió, y se recostó en mi pecho. Quise quitarlo pero, contuve le impulso sus acciones me daban miedo, y era preferible sufrir un leve malestar que… morir.

-oh si!!, pues bien, ese fue el trato, pero claro yo nunca le daré la perla a ella, ni al playboy ese, ni a ti, mi querida Liz, la perla es mía, y la voy a recuperar cueste lo que cueste.-

En sus palabras pude notar la determinación, que no le importaría pasar sobre nadie con tal de obtenerla. Y eso me asusto, no por mi, si no por Lauri, que era el quien la tenia ahora, tenia que hacer algo para prevenirlo. Pero que?.

-Y como acabe yo atropellado por Aki?.- lo distraje de sus pensamientos.

-Oh!! Bueno, yo intente sacarte de ahí, pero no pude, a lo mucho solo yo podía entrar y salir sin ser detectado, asi que le pedía que el lo hiciera, y le dije tráemela como sea, creo que hice mal en no especificar en que no le lastimara per bien, ese seria un pago de el indirecto por no cumplir mi parte del plan no te  parece?.- el se alejo de mi pecho y enfrento mi mirada.-

-Por que quieres que yo este contigo?.-

-Por que nos amamos Liz, fui un tonto al dejar que usaras la perla, olvide por completo esa regla, o mejor dicho no creí que me amaras, pensé que solo te gustaba, creo olvide por completo algunas reglas de su uso,  como no me afectan en lo absoluto.-

De que reglas estaba hablando?, como el podía saber tanto de la perla?, me dejo usarla? Tengo lagunas de cómo fue el día que encontré la perla, pero no recuerdo haberlo visto a el en Folegandros.

-Por que lo heriste?.- y al instante supe que fue una tontería preguntar eso. Me voz se quebró delatando mi carriño hacia él.

-Amas al playboy?- noté ira en sus ojos y en sus palabras pero un segundo después, empezó a reírse descontroladamente, se alejo de mi, y se recostó en la cama para poder disfrutar de su momento.

Que había dicho que fuese tan gracioso?.-

-Eso es perfecto mi dulce gatita.-

El estaba mal de la cabeza o tenia un alto grado de compartirme con Lauri?.

-Recuperare la perla y la usaras.- no era una pregunta mas bien era una afirmación. Y temblé, no por mi, si no por Lauri.
Él se puso de pie, solo para quitarse el pantalón, y abrí mis ojos a lo mas que pude, que iba hacer con migo?, violarme?. El pantalón cayo al suelo, y note que no llevaba debajo nada, ante mi estaba el de pie, totalmente desnudo y preparado para darme una lección de … amor casero?.

Instintivamente apreté mis muslos cuando el se poso sobre la cama, mas bien el parecía el gato y no yo.

-No tengas miedo gatita, solo déjame disfrutarte, te he esperado tanto.-

Tenia que hacer algo, o este me iba a violar, aunque de eso no estaba muy segura, podía sentir el deseo dentro de mi, por recibirlo gustosa, en ese momento me quise dar una cachetada ante mi atrevido pensamiento.

-Aun … aun no ..no  me has terminado de… de responder.- tartamudeando?, el había retirado la manta de mi cuerpo, y se disponía a recorrerlo con sus manos, era un alivio que estuviera con mis kilométricos muros de abrigos o de lo contrario …

-Ok. Pregunta, pero iré buscando lo que me has prometido recuerdas?.-

Phew!!!

-Porqué sabes tanto de la perla?.- al finalizar mi pregunta, tenia menos un abrigo.

-Por que fue hecha para mi.- beso tiernamente el lóbulo de mi oreja.

COMOOOOOOOOO!!!! Si mal no recordaba esa perla fue hecha para… Ascheron hace milenios, entonces… Pietro. El noto el horror en mi rostro
y rápidamente el me calmo.

-No Liz, no soy tan viejo ni nada por el estilo, lo que pasa, que he reencarnado, eso si, miles de veces, y a diferencia de otras personas, yo recuerdo todas mis reencarnaciones.-

Esta ves en mi momentánea confusión el aprovecho y me quito todos mis abrigos, ahora solo estaba con mi microscópica ropa, y el sobre mi.

-Yo lei sobre ti, dejaste tu Olimpo por ser mortal, es cierto?.- tenia que distraerlo, llevarlo al pasado o me …

-Si.- un monosílabo cargado de lujuria, y por que?. Porque el muy descarado estaba quitándome el sujetador.

-Y desde entonces has muerto una y otra vez, eso es lo que querías?.- intente moverme, pero su cuerpo me lo impidió.

-No claro que no.- y lo conseguí, el se enojo, se movió dejándome espacio para moverme. Y se tumbo boca arriba a mi lado, dejando ver
cuanto me deseaba en ese momento. Que pasaría si lo tocara?, se podría poner aun mas grande?.

-Eso fue un castigo por renunciar a mi inmortalidad celestial, vivir como un mortal, amar como ellos, y morir como ellos, pero reencarnar una y otra vez por siempre. Sabes lo cruel de eso?, he amado a tantas mujeres, las recuerdo pero siempre nos hemos separado, en momentos como esos daría lo que fuera por renunciar a esto, pero no puedo.

Se llevo el antebrazo a sus ojos, cubriéndolos, evitando que viera su dolor. Me compadecí por el, pero solo un  momento, no olvide lo que pretendía hacer con migo, ni lo que le hizo a Lauri y si lo hubiese matado?.
Aproveché ese momento para abrocharme nuevamente mi sujetador, y abotonar mi blusa, estaba tan expuesta como el, con la diferencia que el lo disfrutaba y yo ….

Yo qué?.

-Recupera la perla, la tomaras de nuevo y seremos felices nuevamente.- dijo el, ya repuesto de su dolor, se apoyo en su codo, viéndome como ya no estaba tan expuesta.

-No, déjame hacerlo a mi.- por ningún motivo lo enviaría a casa de Lauri, primero muerta.

-No vas a volver a ver a ese playboy.- argumento el, y me jalo a su lado, haciéndome caer fuertemente, si se me había olvidado que hace unas horas me habían atropellado, me acorde al instante, sentí como si mil agujas taladraran mi cabeza.

-Porqué lo llamas asi?.- el se coloco rápidamente sobre mi.

-Por que el lo que es. Un playboy, sabes cuantas … amantes tuvo este año?.- empezó a desabotonar mi pantalón. Alerta!!! Alerta!!!
No no no… no quería escucharlo, y tampoco creerle, Lauri no era así… pero que sabia yo de el?.

-Cincuenta!! Puedes creerlo?, y esta casado, con hijo … es un playboy, creo ha de tener a un patrocinador de condones en sus giras secretamente.

Eso era imposible!!, mentira!!, no dudo que haya tenido conquistas, pero amantes?. La rabia y los celos me carcomieron el alma.

-No sufras gatita, el no lo merece, mejor olvídate de el, por ahora.- mis pantalones estaban fuera y se disponía a quitarme mi calzoncito negro.

ALTO!!!.

-No, que haces?, déjame!!!- le grite, no estaba enojada por lo que iba hacerme bien y hasta también lo quería, pero saber el record de amantes de Lauri había tocado una sensible parte de mi. Que posesiva me sentí, y no tenia derecho, ni un beso habíamos compartido aun y yo sufriendo por sus traiciones pasadas, menudo tonta era.

-Sé que quieres esto tanto como yo.- y me quito mi calzoncito.

-Déjame, te digo que no!!- e intente apartarlo de mi, pero solo conseguí acercarlo mas a mi.

-Basta Liz, he sido muy condescendiente y te he respondido a todo lo que has preguntado ahora es mi turno.-

-Entonces si me vas a violar.- declare, ya no podía hacer nada, el era mas fuerte que yo, y si el no me lo permitía no me movería de su lado.

-Gatita, mírame.- no quería hacerlo, me iba  a violar y sin poder defenderme.

-Yo te amo Liz, y tu me amas, no es una violación cuando ambos quieren hacer algo.-

-MENTIRA!!! Yo no te amo yo …- caye.. a decir el nombre de Lauri iba, pero me contuve, al ver la su rostro transfigurado de cólera.

-Deja de restregarme en la cara que lo amas!!!! Tu me amabas!! NO LO VUELVAS A DECIR.- estaba furioso, y ahora si que me iba hacer lo que quisiera.

Como pude reuní valor, pase mi mano por entre nuestro cuerpos, y tome su erección en mis manos, al instante vi la lujuria en sus ojos, y luego la agonía, que bueno que me gustaba tener las uñas largas, porque le clave las cinco profundamente.
Al instante el se giro hacia un lado de la cama, dándome espacio para recuperar mi ropa. En segundo después mi la puse, y me pare, el todavía seguía contorsionándose por el dolor, acaso lo había agarrado muy fuerte?, oops!!

Me di la vuelta, porque si seguía viéndolo, era capaz de agacharme y quitarle el dolor yo misma.
Pero no llegue muy lejos, antes de siquiera abrir la puerta de mi libertad, el me tomo del pelo fuertemente haciendo caer hacia atrás, el me atrapo en su pecho musculoso, y me apretó fuertemente contra el.

-Como fuiste capaz de hacerme eso?, sabes lo sensible que estoy? Y por ti?, eres cruel gatita, y pagaras por haberme hecho eso, yo que solo quería saciarte con mi amor, y darte mi placer, ahora serás tu la que me compensará por todo.-
Ahora si que estaba en mal lugar, tenia que hacer algo para salir de ahí.

El me arrastro hasta la cama nuevamente y me soltó, pero al instante hui de el, y me aleje lo mas que pude de la cama, llegue hasta un escritorio y el me acorralo rápidamente.

-En el escritorio quieres que lo hagamos?, gatita como sea que lo quieras te lo hare.-
Rápido … tenia que buscar algo con que distraerlo y poder huir, pero no había nada que usar, el me atrapo por el cuello y me insto a sentarme en el escritorio, me recostó y comenzó a quitarme el pantalón.

-No se supone que me amas?, porque haces esto si no quiero?.- dije, quebrándose mi voz, tenia miedo, en un principio lo desee, tampoco era ciega, pero sus acciones violentas me habían quitado el deseo.

-Y te amo gatita, pero también lo quieres, no lo niegues.-

-Déjame ir.- rogué en vano, nuevamente estaba expuesta para el. Intente zafarme de el, pero no pude, solo conseguí golpearme contra la dura madera, con mis brazos extendidos hacia los lados de mi cabeza intente algo con que golpearlo, el estaba a punto de …
No se que era lo que encontré, pero algo era algo, si con ello me podía defender de el, en la euforia del momento, lo tome y rápidamente antes de que el llevara a cabo su hazaña le di en la cabeza.

Al instante el se detuvo, y me dedico la cara mas tierna que me habían dando en la vida. Note el dolor, y la tristeza de mi acto en su rostro, tan grave era?.

-Gatita que has hecho?.- dijo Pietro con una voz tan agonizante que me dio miedo de mis actos. el aun seguía sobre mi.

-Yo no te amo Pietro, y me ibas a … violar.- al instante note como si mis palabras lo hirieran mas que mis actos.

-Pero yo si!!.- y tras decir eso, vi que un gota se sangre rodaba por su cien, por su mejilla, hasta llegar a mi pecho.

Que había hecho?.

Eleve mi mano hasta su mejilla seguí el rastro de su sangre y llegue hasta el objeto culpable, un abrecartas. El horror se hizo presa de mi.

-Pietro… estas herido.-

-Gatita, eso ya lo se.- el intento sonreír, pero no pudo, vi que su dolor se lo impedía.- Pero no fue tu acción la que me hirió profundamente, fueron tus palabras. Se que me amabas, sabes lo irónico en ninguna de mis vidas, el amor de mi vida me había matado, esto es algo único no?.

-Lo siento, lo siento, no quise hacerlo, créeme, ni sabia que era lo que había tomado, no lo quise hacer, yo .. yo .. lo siento.-

-No te preocupes Liz, te perdono, no se que me paso, creo me segué el pensar que aun me amabas, pero olvide nuevamente el poder de la perla, tu ya no me amas, perdóname tu a mi Liz.-

Él tomó mi rostro entre sus manos, pero no duro mucho cayo en el piso, seguí su acción, el no se podía morir, yo no lo podía matar. No.

-Pietro, abre los ojos, no te duermas, lo siento.. lo siento!!!- sentía las lagrimas en mis ojos, no era posible que yo lo matase.

-No grites gatita, me duele la cabeza, te amo, y siempre te amare, ojala y la próxima no me mate, por que duele mucho, muchísimo.- sus ojos azules me miraron con tristeza y entendí que no se refería al dolor físico, si no emocional, eso me desgarro aun mas. Sus parpados se cerraron y me dejaron ver, una lagrima que salía desde sus ojos.

Estaba llorando por mi.

Tonta!! Tonta!!. Por que tenia que rehusarme?, si no me hubiera rehusado, el no se estaría muriendo.

Abrió sus ojos, y me vio fijamente.- Duele Liz, duele mucho, espero que no lo vuelvas hacer, es algo que no le desearía a nadie.-
Alce mi mano y capte otra de sus lagrimas, pensé que seria la ultima pero no, tenia sus ojos llorosos contiéndalas, no dejándolas salir, e inclusive yo tampoco podía hacerlo, deje que fluyeran por mi rostro también, descontroladas.

-No llores Liz, no llores por mi, no lo merezco, solo hasta ahora entiendo lo que me decías antes.-
Me incline sobre el, abrazándolo dándole mi calor, estábamos en invierno y el desnudo en el piso.

-Corre Gatita, quítale la perla antes que …-

Pero no escuche mas, me pegue mas a su pecho y no escuche el latido de su corazón, entre en pánico, estaba muerto?. Me separe de el, y tenia una sonrisa en sus labios, sus ojos aun continuaban abiertos, llenos de lagrimas.

-Pietro!!. Pietro!!. Habla!!. No te duermas!!.- no no no… no se podía morir, que iba ser de mi?.
Al borde de la histeria lo sacudí, tratando de despertarlo, pero era imposible, estaba muerto, y no dormido.

-Pietro!!!- lo volví a zarandear. Las lágrimas contenidas en mis ojos no me dejaban ver bien, lo había matado.
Me aleje de el. Camine por todo el cuarto, y de vez en cuanto lo volteaba a ver, lo había matado, y ahora iría a la cárcel. Camine y camine en círculos, que iba hacer?.

Las manos me temblaban, ya ni de mis propios dolores era consiente. Y no paraba de llorar.
Corrí hasta el cuarto de baño, me lave la cara con agua helada. Y ahí me percate que estaba la mitad de mi cuerpo desnuda, volví a la escena del crimen y recogí mis ropas.

Que había hecho?. Yo no soy así, ni lo pensé, pero no fue mi culpa, yo no sabia que era un abrecartas, yo no lo sabia, yo no… lo.. sabia.
La culpa  me estaba carcomiendo. Me fije en la cama y vi que aun seguía medio llena la botellita de koskenkorva, me abalancé sobre ella y tome un sorbo. Pero o ya me había hecho inmune o quería algo mas fuerte. Avance hasta el mini bar y observe entre todas las botellas algo que calmar mi culpa, y lo encontró, un tequila. Lo abrí, y casi lo escupo tenia que ser de los baratos, ya me había dicho que eran los de peor sabor, pero los mas potentes. Y lo bebí hasta la  mitad.

Me fije nuevamente en Pietro, y quise vomitar, debajo de su cabeza estaba un charco de sangre y todo por mi culpa. Y sin pensarlo arrogue la botella contra la pared, cerca del cuerpo de Pietro. La botella se hizo añicos, llenando tanto la pared, la cortina y la alfombra de su contenido. Y el amanecer llegó. No con un sol en su plenitud, pero al menos la penumbra ya no estaba. A lo mucho debían ser las ocho o nueve de la mañana.

Y con el amanecer, un nuevo día, y el ultimo día en casa de Lauri.

Mi mente se ilumino al instante, o será que mucha  película barata había visto?. Corrí buscando.. buscando al menos uno, con uno bastaría y taparía mi error. Pero no había por ningún lado. Acaso era un chico sin vicios?.

Y lo encontré como si contestara a mi pregunta, una cajetilla de fósforos. Tome uno, aun no daba crédito a lo que me proponía hacer, pero era lo único, a menos que quisiera ir a la cárcel.

Lo encendí y lo tire con mis manos temblorosas, me lleve el dorso de mi mano al rostro secando mis lagrimas aun seguía llorando, y mas ahora, porque se desvanecería para siempre, como si nunca hubiese existido.las llamas llamearon al instante, si que era un tequila de alto contenido en alcohol. Pero mis pies no se movían de donde estaba.

Acaso merecía morir con el?.
Pero no quería. Las llamas se habían incrementado, y rápidamente vi el extinguidor en el techo, corrí en busca de algo para romperlo o se activaría y se acabaría todo. Encontré una estatua de piedra y la arroje, no se como pude tener tanta puntería, pero lo arruine. Busque rápidamente los otros e hice lo mismo.

La mitad de la habitación ardía en llamas, pero no me atrevía a salir de ahí. Tampoco quería morir. Tome todas mis cosas del piso, y abrí la puerta. Vi por ultima vez la llamas, me limpie mis lagrimas y salí corriendo por las escaleras del Katajanokka, escaleras que una vez atrás había usado huyendo de Pietro.

Nuevamente.

Por ultima vez.

8 comentarios:

  1. OwO Pobre pietro u.u empesaba a agradarme jiji uff espero reencarne y siga saliendo xD bueno no se jaja genial danesi espero con ansias el sig ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sabes en un principio lo iba haceer...que reencarnara...pero luegooo...hmmmmm

      Eliminar
  2. eeey!!! ¬¬' que ascoo!!!
    me la pasé picadísima con esta historia.....
    y necesito saber que es lo qe pasará!!!
    buuuaaaah :'( porfavoor!!!
    enserio, que talentosa eres.....
    F E L I C I D A D E S
    att: Luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Luz!!!!! gracias por comentar y leer la historia!!!

      Eliminar
  3. Pobre PieTRo u.u pero bueno e´l se lo ganó xD
    (: atte Näncy

    ResponderEliminar
  4. Ehhhhh no esta tan hot como para que sea solo para mayores de 15 jajajajaja xD Buenoooooo..esto cada vez se pone mejor!! Ummmmmmm por mi mejor que se muriera Pietro, si mil veces mejor Lau <3 jejejeje Y...insisto que imaginacion la tuya!!
    Love it

    ResponderEliminar
  5. Ahahaha lo mató o.o pero el reencarnara no? Y buscará venganza ....... Ahaha y como era posible que ella ya no Lo recordara? Ahahahaha fue la piedra? .... Me encanta la historia xD

    ResponderEliminar
  6. O_O estaba en shock leyendo este cap xD pero porque ella lo mató :c ubiese sido un accidente.. asi de que ubiese caido por la ventana no se .. para ella no quedar con tanta culpa :c bueno seguire leyendo! :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...