"Days go by like the wind and this life is too short" The Rasmus

domingo, 25 de septiembre de 2016

Bienvenid@s


¡Gracias!


¡Hola! a todos los que leen anomimamente y a los que comentan, quiero darle gracias a Magda por haber leído todos mis fics y dejar un comentario, se agradece que te hayas tomado el tiempo de leerlos y de postear un feedback, porque esa es la única manera de nutrir un blog, con sus comentarios, sé qué muchos entran, leen y se van y esta bien, igual gracias, pero adoro con locura automática leer sus comentarios, de verdad que me hacen el día.

Eso hace que me re inspire en escribir, muchas veces no escribo o por falta de tiempo o por falta de inspiración, pero si hay algo que me nutre me incentiva que es mi gasolina para funcionar y escribir, son los comentarios que leo, y es por eso que estoy escribiendo uno cortito, llamado No mires atrás que próximamente estaré subiendo.


viernes, 25 de marzo de 2016

La Aprendiz -Cap 3-

Capítulo 3: La Aprendiz


"Mi victoria es tu derrota"


Y entonces, supiste que habías caído, qué la efímera felicidad era sólo eso, algo pasajero más no duradero. Respiras por fin y comienzas de nuevo, en busca de algo tangible para el alma.


Me marché al día siguiente de esa noche, esperando volverlo a ver. Firmé mis contratos y al cabo de una semana tuve la intención de volver, además quería ver a Marianka, me contaba qué ahora era más segura de sus decisiones en cuanto a su ex, pero quería verlo por mis propios ojos, pues así podría estar totalmente segura.

Llegué a Finlandia, sin avisarle a Markus, puede que ya tuviera a otra, o puede que no, pero la verdad es que me daba igual, no podría esperar otra cosa de un cabrón, y sólo porque habíamos jugado un poco a ser más que amigos, no podría esperar nada de él, así que primero fui a ver a mi amiga, ponerme al tanto de todo, y luego al día siguiente lo buscaría.

No estaba, se había marchado a Dinamarca al parecer iba a estudiar allá, su familia me insistió en quedarme en donde había sido mi hogar por tanto tiempo, así que acepté. Tomé relativamente bien que no estuviese Markus, me había pedido que regresara, y lo había hecho pero él se había marchado, solo dejando recuerdos.

No estaba triste, ni melancólica, no eso no, había dejado de habitar mi planeta mucho tiempo atrás, pero no podía negar que me hacia falta, como cuando tienes un par de zapatos favoritos que los has perdido y sientes que los extrañas, así era la sensación que sentía hacia Markus, claramente lo podía ver en cada rincón de la habitación, al principio me ahogó por un milisegundo su recuerdo, su falta, pero así como vino así se fue.

Esa noche me escribió, creo su familia le contó que estaba ahí, y me reclamó porqué no le dije que iría, pues él habría pedido permiso para viajar, pero no tenia sentido haberlo hecho, era como abrir una brecha para algo que no podía ser.

Y desde ese día que me escribió lo siguió haciendo por mucho tiempo, tiempo después inclusive de haber regresado yo a Noruega. Me gustaba, pero me incomodaba porque sabia a donde iba esto, me volvería adicta en cualquier momento, sin que me diese cuenta, y cuando ya lo notase seria demasiado tarde; catastrófico.

Entonce hice lo que hacen, cada vez contestaba mas lento, me tardaba horas, y era de pocas palabras, monosilabo usada, él no se puede decir que tenia el don de la palabra a la hora de escribir, y por lo tanto como me escribía, así era yo. Reclamó que era muy fría con él, pero ¿De qué otra manera podía ser y no enamorarme?, habíamos jugado con fuego y tarde o temprano llegaría a quemarme y no podía hacerlo no con él.

Fui hiriente en algunos mensajes lo admito, pero debía poner un escudo en mi mente, no pensarlo, no ilusionarme, no enamorarme. Lo herí, así me lo hizo saber y desde ese día dejo de escribirme a voluntad, solo lo hacia sí yo le escribía algo, y como yo apenas y le escribía, no porque no quisiese sino porque era peligroso, pero a la larga siempre me hacia falta si quiera saber que ahí estaba, lo que antes eran mensajes diarios, se convirtieron en mensajes semanales, hasta que dejamos de escribirnos totalmente.

Y fue entonces que me di cuenta, la falta que me hacia, saber de él, al menos un mensaje, algo una señal de vida, pero no lo hizo, ni yo tampoco. 

Se acercaba la fecha pautada por mi empresa de regresar a Finlandia a realizar una auditoria, fui y el mismo día me regrese sin visitar a su familia, solo pasando a ver a Marianka y llevándola conmigo a Noruega a pasar navidad. La prima de Markus me informo que se encontraba  en Helsinki, que fuera a verlo y a visitar a toda la familia, pero le dije que en otra ocasión además ¿Qué caso tenia ir?, si no había intercambiado ni una palabra con él, no sabia absolutamente nada.

Y solo tal vez, viajaría si él me lo pedía, solo así, porque me lo había mandado a pedir pero por intermediarios, y así no valía, tenia que ser él mismo, ya fuese por llamada o mensaje, y hasta que eso no pasara no daría una respuesta positiva. ¿Quería verlo? si, tenia ganas de verlo, extrañaba sus labios, sus besos, tenerlo junto a mi, pero tenia que pedirlo.

Y así lo hizo, dos días después, pero de una manera tan cabrona que no fui. Había dicho: - ven si quieres, sino pues no vengas.- escuchar su voz, me gusto, pero no me hizo cambiar de parecer, por el contrario me hizo estar mas firme en mi decisión.

Marianka estaba al tanto de lo sucedido, y podía entender mis ganas de verlo, pero le dije que no era posible, no de la forma en la que me lo pedía, o se esforzaba más o que se buscara a otra para jugar. Quería jugar, pero no así, entonces ella  con sus palabras me abrió los ojos, esta podría ser la ultima vez que lo viese, quien sabe en Dinamarca y encontraba su pareja y se casaban, o yo, encontraba a alguien y formaba mi familia, nunca más podríamos estar juntos.

¿Me hacia feliz ir a verle?, si, claro que si, quería verlo, no me hacia falta pero era la ultima vez, entonces recordé un cita que leí hace mucho tiempo atrás, "si la vida te da limones, has limonada", tenia a Markus para mi disfrute, y podría disfrutarlo así que sin pensarlo dos veces, cambié de idea y apostaba a ir a Finlandia, a verlo aunque sea por ultima vez.

Pero no siempre lo que uno planea se hace realidad. Al día siguiente mientras hacía mis maletas, me mandó un mensaje, había pasado casi una eternidad de no saber nada de él, y pedía verme, eso lo sabia, lo que no sabia, era que pedía verme en Noruega, ¡Él estaba en Noruega!, en ese momento, las baldosas de cerámica modificaron su estructura y se volvieron de gelatina, tragándome inmediatamente.

Mi corazón comenzó a latir aparatosamente, ¡había venido a Noruega a verme!, sentía burbujear la efervescencia de mi alma, mientras recordaba una y otra vez su petición. Pero no quería que fuera en Noruega, quería ir a Dinamarca junto a él, no conocía, y quería conocer un poco de su lugar, se lo hice saber y no aceptó, dijo que mejor aquí, porque después volvería a Finlandia.

Y entonces, mi corazón empezó a latir a su ritmo normal, ya el suelo había vuelto a su estructura normal; la dura cerámica, que me mantenía a flote de ese chispazo, que había sido esporádico. ¿Acaso ya tenia a alguien en Dinamarca? seria lo mas probable, pero quería verme, quería que jugáramos, ok solo jugaríamos. Pautamos la cita para el día siguiente, y no sé por un momento imaginé que me dejaba plantada, no como había sucedido antes, cuando regresé a Finlandia y él se había marchado, pero ahora si seria deliberado, aparté esos pensamientos y fui a comer a un restaurante japones con Marianka, necesitaba relajarme y dejar de pensar, pensaba demasiado.

Era una cita con Markus pero no lo sentía como tal. No perdí tiempo en escoger que ponerme, elegí algo bonito rápido, aunque había pensado totalmente lo contrario. El día que había solicitado verme, quise sacar cada pieza de ropa y medirmela, para ver con cual me vería mas bonita, pero no ahora, solo estaba arreglada y ya, como si fuera una cita de negocios.

Pasó media hora, y estaba en el centro comercial, no llegaba, por lo que me fui a ver tiendas, ocupaba unas cosas y así aprovecharía el tiempo. Sabia que le quedaba lejos este lugar desde su hotel, pero aceptó. El tiempo pasó sin darme cuenta, las tiendas me absorbían  por completo, cuando escojes algo, te lo pruebas y no te queda, y sigues buscando, solo fue hasta que termine que caí en cuenta que  no había llegado, ya habían pasado dos horas, sí había comprobado mi celular para ver si algo le había pasado, en mas de una ocasión, había regresado al lugar pautado muchas veces, tal vez se había quedado sin carga, y no estaba molesta mientras tanto de que estuviera retrasado, eso no me es problema, algo tuvo que pasarle, pero seria totalmente lo opuesto si me dejase plantada, odiaba categóricamente ese hecho.

Ya me quería ir, y ni señales de vida. Así que lo llamé, sonó una ,dos y a la tercera contestó.

-¿Dónde estás, no se supone que nos veríamos en el centro comercial?- pregunté rápidamente, aun sin haber escuchado su voz. Mientras tanto seguí caminando por los pasillos del lugar, sin fijarme en las vitrinas de las tiendas.

-Estoy de camino a Dinamarca.- dijo tranquilamente, como si hubiese pedido una orden de comida, sin ninguna intención de explicarse ni nada.

-Ah... ok.- fue lo único que pude articular, y colgué. Y sentí  como si un rayo me hubiese atravesado y partido en dos, ahí delante de todos, en la mitad de una multitud de personas que aun no se percataba de mi catástrofe, noté como se humedecieron mis ojos, pero me negaba categóricamente a derramar una lágrima por ese jodido cabrón, ¡me había dejado plantada! y para colmo se había marchado a Dinamarca, en lugar de venir a mi encuentro.

Caminé como pude, me senti por un momento desfallecer, pero me rehusaba a darle tanto valor, mi nariz comenzó a gotear el liquido transparente que sale, una vez que comienzas a llorar, pero aun no lloraba, estaba luchando intensamente por no llorar, que nadie se enterara del apocalipsis que estaba viviendo.

No dejaba de sorber por la nariz, aunque seguí sin derramar ni una sola lágrima, mis manos estaban temblando caminé en círculos por todo el lugar, sin saber a donde ir, estaba como en modo automático, aun queriendo llorar amargamente por haberme dejado plantada, ¡algo que odiaba!,  ¿pero estaba tratando de contener el llanto perpetuo por eso, o porque me había enamorado y estaba sufriendo la ruptura de este corazón?.
-¡Maldito cabrón!- vociferé cuando llegué a mi carro, pegandole al timón. Lo maldije mil veces, le deseé la muerte, deseé que su vuelo fuera atacado por terrorista y explotase en mil pedazos, no ir a su funeral, no perdonarlo, y mandarlo al infierno si venia como alma en pena por la noche en busca de mi perdón.

Otra vez ahí estaban mis ojos, humedeciéndose a al velocidad de la luz, tratando de liberar ese tsunami de ira que contenida en mi interior. ¿Por qué me había dejado plantada?, ¿¡Por qué!? y entonces lo entendí, me estaba dando una lección, la última en carne viva, tonta yo que había accedido a su llamado, tal y como le había dicho a Marianka, ellos saben lo que tienen, y lo usan, el por qué... no era otro porque podía, así de simple.

Mis ojos estaban en un ida y venida, de querer derramar mis lagrimas, cada vez que recordaba esa sensación que sentí al escucharlo hablar, me corroía el alma, más y más profundamente, creyendo que no podría llegar tan al fondo y matarme.

Llegué a mi casa y lo primero que me preguntó mi amiga fue como me había ido, se lo conté todo y fue como revivir una pesadilla a flor de piel, aun estaba tan sensible la herida, pero no derrame nada, ni una lágrima, no podría llorar no por un cabrón que no merecía mis lágrimas, ni que desperdiciara mi costosa mascara de pestañas Lancome, no valía ni un puto centavo.

Me tranquilice y revicé mi celular, activando el wifi, ya que estando en casa era la única manera de estar en internet, aparecieron dos mensajes suyos, el primero: " ya no, se cancela" hora 09:04 y otro "¿Dónde estas? hora 11:07, eso hizo que mi tsunami se apaciguara solo momentáneamente, lo que dura la caída de una gota de agua.

Esta bien, lo había cancelado, pero ¿Por qué no se había asegurado de que yo me enterase que no iba a llegar,? ¿ Por qué no me dijo nada cuando lo llamé? ¿Por qué no me llamó? ¡¿Por qué!? y mi ira retorno con mayor intensidad, lo había hecho apropósito, eso era lo unico. Y le conteste lo más humanamente posible.

-Gracias Markus, Cabrón hijo de puta.- y quise matarlo, con mis manos, con lo que fuese que encontrase.

Seguí invicta a través de todo el día, sin derramar ni una lágrima, ya por la noche,  mi mente como si creyese que se me había olvidad algún detalle de lo sucedido en el día, volvió a pasarme todo lo ocurrido en el dia, paso a paso detalle a detalle sensacion a sensación y quise gritar, porque en la oscuridad de la noche donde nadie podía verme o escucharme podría  llorar y gritar. Mi rostro se contrajo totalmente haciendo esa típica mueca cuando lloras, mis ojos humedecidos lloraron pero hacia el lado, hacia la almohada, así que pude seguir invicta de no derramar lágrimas por mis mejillas, no aun.

Al día siguiente, estaba mejor, como nueva, apenas y recordaba lo sucedido con la intensidad que lo había hecho, él aun no daba señales de vida ni por mensaje ni por llamada y era mejor, me estaba sosegando, apaciguando la fiera por dentro. Durante todo el día, ni una sola vez pensé en llorar, había pasado y no valía la pena estar mal por eso, me había dejado plantada era un hecho a afrontar y punto, pasar la página, ya no deseaba su muerte, es mas, quería saber si estaba todo bien, porqué tan repentinamente había cancelado los planes, porqué canceló dos horas del encuentro, solo que yo no me enteré, así que bueno no lo hizo apropósito, o solo lo estaba defendiendo, no sé y me daba igual, si volvía o no.

Pasó una semana hasta que supe de él, ya ni recordaba que estaba molesta. Se disculpo por no haberse asegurado de que me enteraba que no llegaría a la cita, le dije que todo estaba bien, dijo que no había podido comunicarse porque había viajado de urgencia a Dinamarca por unos papeles del traslado de universidad, y en el viaje aparatoso había perdido su celular en el aeropuerto, y al hacer el pedido del nuevo teléfono, había tenido que esperar por los tramites del seguro y luego por el modelo que había escogido. Se le escuchaba realmente arrepentido, ¿y le creía?, no lo sé a ciencia cierta, solo no sentía nada, ni si era mentira y dolía, ni si era verdad y euforia, nada, era como si hablase con servicio al cliente.

Me pidió vernos, no acepte, se enojó, argumentando que estaba aun enojada por lo de la otra vez, pero no era cierto, solo no quería ya jugar, quería estar formal con alguien, quería saber que era querida y dar mi cariño, en él ya no podría confiar nunca más, ni en un millón de años, se había roto ese espejo de confianza, claro esta por un mal entendido tal vez, pero estaba roto, y por mas que lo tratase de pegar ya no podría dar su reflejo igual.

Como no aceptaba vernos, aunque si seguíamos mensajeandonos diariamente, todo el día, inclusive por llamadas, no quería verlo, no me apetecía, no sentía deseos, y estaba Lauri Ylönen un joven de ojos verdes claro, con pelo castaño un poco largo, de quijadas prominentes, de nariz pequeña respingona y de una boca tan sensual, pero lo mas sensual era la manera de hablarme, por medio de canciones con esa voz ronca, casi todos los días venia a verme con su guitarra en mano, era como tener una serenata todos los días, y era delicioso sentía una paz infinita, una euforia apabullante.

Entonces él vino desde Dinamarca, aun al paso de los meses de nuestros mensajes, que no eran de amor, ni nada, solo de simple amistad o así lo veía yo. Él vino  sin previo aviso a mi casa, para encontrarse conmigo, sin embargo no estaba sola, estaba con Lauri despidiendolo en el umbral de mi puerta, con un ardiendo beso en sus labios.

Él estaba al otro lado de la calle viendo fijamente hacia mi casa, Lauri se habia marchado hacía unos segundos, pero él había quedado petrificado, congelado en ese lugar, sin parpadear, solo contemplandome, por lo que bajé las gradas y fui hasta él ya que entendí que él no lo haría.

Me acerque poco a poco, pero él seguía estoico, hasta taciturno inclusive, su rostro visiblemente desfigurado por el dolor, de haberme visto besar a otro hombre que no era él.-Hola.-le dije, como si nada pasara, y es que nada estaba pasando, él era un amigo, el cual no tenia ningún derecho a sentirse mal por lo que hiciese con otro hombre.

Sus ojos estaban un poco brillantes.-¿Quién era él?.- mi miraba intensamente, sus ojos entrecerrados, haciéndose un poco mas pequeños de lo normal, leyendo claramente lo que en verdad quería preguntar. ¿Por qué me has traicionado?, sus labios estaba apretados en una linea contiendo su ira y gritarme o no lo sé.

-Mi novio.- dije seriamente, sin inmutarme por lo que visiblemente él estaba sufriendo. No es que no me importase, o tal vez solo había perdido la empatía hacia él, pero tampoco podía decirle mentiras.

Vi por un momento sus ojos humedecerse y entonces lo entendí, él creyó que eramos novios, y que tenia derecho de venir aquí sin avisar, sin pensarlo había propiciado a su adicción a mi cercanía, aunque fuera por mensaje por llamadas él había hecho castillos en el aire de los dos juntos.

Tuve el impulso de decirle lo siento, pero no lo sentía realmente, no sentía nada hacia él, era como si hubiese botado su helado y tenia que disculparme, si lo hacia seria por cortesía no porque en verdad lo sintiese.

Y entonces vi en ese mar de agua contenida, lo que yo nunca pude hacer en publico, ni en privado, de su ojo derecho por la parte inferior de en medio, una lágrima rodó por toda su mejilla liberando su propio tsunami, devastando todo a su paso, y sólo entonces, por primera vez desde hacia mucho tiempo, me sentí triste, por él y de él, quise acunar su rostro entre mis manos, decirle que esto qué estaba sintiendo pronto pasaría, que no seria para siempre, que no lo había hecho a propósito, qué sabia que él entendía que era un juego un simple juego, pero nada de eso sucedió, ni le dije nada, ni hice el intento de tocar su terso rostro, solo contemple como ese único ojo desbordaba esa potente y larga lágrima, me pareció eterno el tiempo que estuve frente a él y fui la única testigo de ese armagedon.

Parpadeó al fin,  bajando su rostro  sin dejarme ver si había liberado en su totalidad el otro ojo, dio media vuelta y se fue caminando, como si se tratase de un vagabundo que vistiese en harapos, con un andar lento, pausado, como si tuviese una enfermedad en la pierna que le impidiesen andar a su velocidad normal, pero solo era una enfermedad emocional por la qué estaba pasando llamada; amor.

Y entonces la persona que nunca había tenido a nadie en su corazón, que si las había tenido a todas en mente y cuerpo, conoció a la que vino a derribar la muralla que protegía su coraza, la que hizo vibrar su alma, la que lo hizo subir al cielo y lamer el infierno, con ella supo lo que era amanecer todos los días con el anhelo de sus caricias, de la dulzura de sus palabras, de la pasión y la traición, del desasosiego que podría llegar a sentir su ser, de la alegría, agonía y la desesperación, porque no en vano dicen por ahí... qué hombre que juega con todas la paga con una.


FIN




Por supuesto que te haré daño. Por supuesto que me harás daño. Por supuesto que nos haremos daño el uno al otro. Pero esta es la condición misma de la existencia. Para llegar a ser primavera, significa aceptar el riesgo de invierno, para llegar a  ser presencia, significa aceptar el riesgo de la ausencia.
 - Antoine de Saint-Exupéry




La Aprendiz -Cap 2-

Capitulo 2: Voy a Marte


"Las mujeres son de Venus y los hombres de Marte"



-A veces, no percibes que has caído hasta el fondo, cuando ya lo estás, y solo de ti depende sí logras salir a la superficie y te salvas, o te quedas hundida y pereces.-




Regresamos a casa, no precisamente mi casa, sino donde me estaba quedando, en una apartamento de la prima de Markus, ya no vivía en Finlandia, toda mi familia se había mudado a Noruega, pero era agradable volver, y más si era para ver a mi mejor amiga aunque estuviera pasando por malos momentos,


Me quité los zapatos en la entrada a mi habitación, me sentía tan cansada y no solo fisicamente sino emocionalmente, estaba abrumada, por todo lo que Marianka había pasado, y haber tenido la oportunidad si se le puede llamar a eso, de saber por parte de un hombre lo que realmente piensa cuando hace las cosas.

Anhelaba un baño, aunque la temperatura ambiental no era propicia  a darse uno, pero la paz interna que te da lo vale. Me quité toda la ropa mientras me dirigía a la ducha. Abrí la llave, y el primer chorro tocando mi cuerpo frío fue lo máximo, por un largo rato solo hice eso, sentir que el agua caía, sin usar jabón sin moverme, lo necesitaba.

Aun no sabia como estaba Marianka, solo sé que había llegado bien a casa. Markus se había enojado al enterarse que sabia que ella no volvería con nosotros, y que iría a llorar, cuando lo que tenia que haber hecho yo, era distraerla que no pensara en su ex en lo que le había hecho, pero no la deje partir hacia un tsunami anunciado que amenazaba con ahogarla dentro y yo pudiendo rescatarla la deje partir.

Sólo no  pensé en eso, no medite en nada, estaba anonadada de todo lo que me había enterado, que Markus a tan poca edad 20 años, todo lo que sabia de unos seres ajenos a su planeta, yo un poco mayor unos 25 años aun no me había dado por pensar o analizar eso, y debería de tener cuidado porque estaba jugando con fuego, en un infierno utópico donde podría morir achicharrada.

Salí de la ducha, tomé mi celular y le envié otro mensaje a Marianka, respondió que estaba bien,que no me preocupase, pero entonces, ¿Debía dejarla llorar hasta quedarse seca o ir a su rescate?, no pude hacer mi respuesta mental, pues tocaron a mi puerta tres veces, sabia quien era, pues venia tocando mi puerta así desde hacía un mes atrás, cada noche.

Me puse mi bata, mi mire al espejo y contemple mi cabello largo húmedo caer frente a mi pecho, sentía mi pulso un poco acelerado, me sofocaba esas cuatro paredes del baño, no así hace unos minutos, pero si ahora, mi alma sentía que se revoloteaba dentro de mi, queriendo se escarpar y abandonar mi cuerpo, uno que tal vez sospechaba quedaría incinerado por la llamas.

Mis ojos azules brillaban en la oscuridad como sí el sol del mediodía brillara frente  a mi, mis pómulos sonrosados por una excitación repentina contrastaban con mi tez blanca, era bonita lo sabia, pero justo ahora podría decir que era irresistible, o eso quería pensar. Ajusté mi bata negra de seda a mi cuerpo, la cerré y me encamine hacia la puerta, para darle paso al ser que podría matarme o amarme si lo dejaba.

-Hola.- dijo sonriéndome, con esa sonrisa que mostraba todos sus dientes blancos, con esa sonrisa que se podría confundirse con un simple acto de coquetería, porque era coqueto, educado, y carismático, lo sabia. -¿Sabes algo de Marianka?.- dijo cerrando la puerta tras de él, dando un paso hacia mi, tomándome de la cintura con sus manos, uniendo su cuerpo al mio, vestido con un pantalón chándal gris y una camisa negra sin mangas. Sentí su virilidad contra mi pelvis y su boca contra la mía a continuación.

Sus labios era un paraíso; suaves, tersos como la seda, besaba lento y rápido, suave y duro a un ritmo enloquecedor, al tiempo que movía sus caderas  contra mi, rápido mas rápido duro mas duro. Le escuché hablar pero no entendí lo que me dijo, estaba en otro planeta sin embargo no sabia a cual había ido, si a Marte o Venus, rogaba a los dioses que no fuera Venus.

Me dejó ir, viendo en sus ojos la lujuria del momento, reflejada en esa sonrisa despampanante, por esos labios que anhelaba tener de vuelta otra vez. Me siguió a la cocina, deteniéndome frente el refrigerador, para un segundo asalto, este fue lente muy lento, permitiéndome recrearme con su labio inferior, qué era un poco mas grueso que el superior, me dejó morderlo suavemente y luego un poco mas fuerte, a lo que él hizo lo mismo con mi labio, no pude evitar sonreír sobre nuestro beso, esto cada vez era más y más adictivo.

Algo en mi interior se alertó y me separe de él, quería un respiro, un poco de agua, pensar con claridad, porque sino pensaba en la realidad me dejaría llevar por una ilusión y de un simple beso.
Markus no me mensajeaba a diario, no me llamaba, solo venia cada día nos veíamos, nos besábamos, jugábamos solamente, pero entonces no se estaba creando una habito de llamadas o otra cosa, sino un habito, una adicción a su cercanía, a sus besos, a su toque.

-Sólo sé que estaba en su casa.- contesté a su pregunta. llevándome el vaso de agua a la boca, lo miré fijamente, y sus ojos solo veía deseo, quería mas ir mas allá, y yo también. Dejé el vaso en el desayunador y me acerque a él a darle un casto beso, a lo que él me comió los labios y la lengua sin previo aviso.


-Vamos a la cama.- no era una pregunta era una orden con un tono de inseguridad. Siempre me pedía lo mismo, quería sentirme bajo de él, sobre la suavidad de la cama en la libertad de sus movimientos, eso era algo que a veces se escapaba de mi control, él sobre mi, consumidos por la lujuria y la pasión sin amor.

No lo detuve cuando empezamos a caminar hacia mi habitación, hasta la cama, me empujo suavemente hasta que caí sobre ella, con lo que mi bata se abrió un poco dejando al descubierto mis piernas desnudas, cubriendo mi total desnudez. Se maravillo de ellas, y las rozó con la punta de sus dedos, siguió mas arriba hasta encontrar el nudo de mi bata, lo abrió y quedo al descubierto todo ante su mirada hambrienta, me besó tiernamente, mientras su mano bajaba hasta el centro de mi cuerpo, para encenderlo aun mas, sin embargo este ya estaba encendido a punto de explotar, hasta que dijo lo impensable, lo que hizo que cayera del cielo al infierno a una velocidad de un avión concord.

-Déjame besar estos senos tan pequeños, más pequeños que los míos.- y el infierno se congeló en un susurro cubierto de lujuria.¿Había escuchado bien? ¿¡Había dicho que mis senos eran mas pequeños que los suyos!?, Él hace dos años atrás sufrio de  obesidad, gordito bonito pero gordito, ahora con una dieta había logrado perder todos esos kilos de más y parecer modelo, aunque era cierto que le habían quedado un poco, muy poca grasa en sus pectorales, pero compararlos con mis senos, que si, eran pequeños pero no tenia porque mencionarlo.

Lo quite de mi, parándome lejos, observándolo, él aun no entendía que estaba pasando, pero yo escupía fuego por la boca. -¡Vete!- le grité iracunda. Respiraba agitada, la vista se me estaba nublando, sentía débil mis piernas.
Me quedo mirando como si estuviese loca, sin poder creer lo que le había dicho.-¿Cómo?- dijo Markus.-¿Por qué?- intento acercarse a mi, a envolverme entre sus brazos pero di un paso atrás y lo fulmine con mi mirada.

-¿Pero es qué cómo vas a besar unos pechos tan pequeños, mas que los tuyos?.- puse mis brazos en jarras en mi cintura, contando los segundos para que se marchara.
Se dio cuenta entonces lo que había dicho y pidió disculpas, pero no las tome en cuenta y le exigí nuevamente que se marchara, a lo que por fin lo hizo pero antes de salir por la puerta, con una mirada tan taciturna que por un momento me dio lastima,  estuve a punto de decirle que no se marchara, volvió a decir lo siento.

-Cabrón.-y fui directo a la ducha a quitarme su toque, su olor, su recuerdo.

Los días se fueron como el viento, mi enojo se esfumó, y además solo estábamos jugando, algo que pronto se acabaría cuando yo volviese a Noruega, y por mientras podríamos jugar, sin olvidar que era un cabrón. Marianka había dado un cambio de 180 grados, le había ayudado tanto saber un lado de la verdad de los Marcianos, ya no pensaba en su ex, no lo recordaba y había vuelto a llamar pero ella había podido dejar sonar el teléfono y no contestarle, sabia que llegaría el día en que podría levantar el teléfono y contestarle, y no volver a caer en sus redes, amaba a Markus por verle abierto los ojos.

Él no era malo, sólo cabrón, ¿Eso no lo hace malo o si?. Desde aquella vez del incidente de mis senos, cuando se me pasó, pues regresó y jugamos como Dios manda, faltaba solo 1 semana para que me marchara de Finlandia y tenia que aprovecharlo.

Era cierto que me encantaba tenerlo junto a mi, en ocasiones solo nos acurrucábamos en la cama descansando  uno al lado del otro, o solo hablar, charlar de cosas tan profundas o privadas, como de la vez que su padre murió, no sé si fue empatia, pero dolió escuchar su sentir, que se había podido despedir de él, aunque ya no llevaban una relación familiar por problemas de alcoholismo y violencia domestica hacia su madre, de lo que no le gustaba hablar en si, era si se había enamorado anteriormente, su repuesta siempre era negativa, pero sospechaba que si se había enamorado y que ella lo había latimado.

El momento de la despedida había llegado, era le momento de regresar a Noruega, todos lo sabíamos mas que bien MArkus. Ese día lo espere en mi habitación y seguimos  el mismo preámbulo de siempre, los besos en la entrada, la misma solicitud de antes, de ir a la cama,y fuimos, él sobre mi, sus manos por todos lados explorandome, sus labios en los míos, mordiéndolos, chupándolos, hasta el punto de llegar a lastimarme, en mas de una ocasión me había dejado hematomas en los labios que tenia que cubrir con lápiz labial, a consecuencia de una sesión apasionada de besos y mordiscos.

Era la despedida ambos lo sabíamos y lo disfrutábamos sabíamos que esto llegaría a su final, que no quedaría espacio para llamaditas, mensajes o recados, era un hasta luego tal ves. Lo sentía mas apasionado, mas urgido mas ansiosos, y excitado, su corazón como siempre parecía que iba a salir disparado de su corazón, al principio me asustaba porque se había quejado de dolor en el pecho, y aunque estaba muy joven uno no puede  asegurar la condición física de una persona. 

Sus besos me atormentaban, me exigía dar mas de mi, sus manos tocando cada vez mas dentro de mi ser, tocando ese botón tan sensible que era, mi bata la boto al suelo, subí mis piernas al rededor de su cintura, él se posiciono para encajar entre mis muslos a la perfección como siempre lo hacíamos, me miro un momento, que se me hizo eterno, y si las miradas pueden hablar podría jurar que dijo "te amo" pero los ojos no hablan y esto no es Venus.

Soltó mi ser, y ayudó a su miembro erecto para posicionarlo frente a la entrada de mi cuerpo, poco a poco sin dejar de mirarme a los ojos, fue introduciendolo, lentamente y tortuosamente, ya que lo quería dentro ya y en funcionamiento, pero al parecer él quería recordar por siempre esto, pues nunca lo había hecho así, ni la primera vez. Ya dentro no se movió de inmediato, tardó unos segundos que se me hicieron eternos, me sentí mas que desnuda, y no solo del cuerpo, sino del alma, quería que dejara de verme de esa manera, que me desconcertaba.

El baiben de sus caderas, fue un baile lento y satisfactorio, que me hicieron subir al cielo una y otra vez, cada vez mas intenso que la ultima, mas potente mas liberador, quería recordar este momento por siempre, pues uno debe recordar lo bueno y olvidar lo malo, para vivir una vida a plenitud. Me dio un sutil roce en los labios y salió lentamente dentro de mi, de inmediato sentí frió y vacío, que duró solo un nanosegundo, ambos habíamos disfrutado, si se daba la oportunidad lo volveríamos hacer y si no, en otra vida seria.

-¿Por qué no te quedas otro día más?.- dijo abrazándome fuertemente, mi cabeza en su pecho escuchando ese ritmo musical que hacia su corazón rápidamente, y que tanto me gustaba y asustaba.

-No puedo, tengo que regresar, no es que me quiera ir ya, es que tengo que ir a firmar un contrato y sin eso no me pagaran y quedaré  a al deriva.-le di un besito rápido en su pecho pulcro de vellos. Con mi mano en  su rostro tocándolo con las yemas de mis dedos,   libre de imperfecciones y suave como la seda, cosa que poco le gustaba que hiciese, pero que a mi me encantaba, conocer con mis dedos sus parpados, su frente, su nariz, sus pómulos, sus labios que tanto me encantaban.

-¿Regresaras?- dijo casi en un susurro, mezclado con temor. No había escuchado este matiz en su voz nunca, era algo nuevo, único y me molestaba escucharlo, parecía vulnerable, temeroso de mis decisiones. Su mano daba círculos en mi pompa derecha, para ascender hasta mi cadera mis costillas, bajando por mi ombligo y mas abajo mas allá donde no es visible a nadie más.

-... Creo que si.- cerré mis ojos, deseando que ya no preguntara más, que no hablara, bastaba por ahora con la compresión de sus palabras, el significado dentro de ellas, que lo mejor era guardar silencio, disfrutar de lo que teníamos ahora, no pensar en lo que pasaría después, era participe de vivir el presente sin pensar el mañana, porque estamos tan acostumbrados a dejar de vivir el hoy por el temor de qué es lo que nos traerá el futuro, y este no nos pertenece, somo dueños de nuestro presente y pasado nada más.

Y por primera vez dejé que por una noche se quedara ahí junto a mi, abrazados, nunca lo había dejado dormir, siempre lo corría, ya que dormía en la casa principal, pero esta noche lo quería cerca de mi, toda la noche, escuchar su corazón contra mi oreja, sentir su respiración contra mi cabeza, sentir su aroma embriagando mi sentido. Y como si fuéramos dos enamorados nos acurrucamos toda la noche, ya que al día siguiente otro seria mi horizonte.


jueves, 24 de marzo de 2016

La Aprendiz -Cáp 1-

¡Hola! Bienvenidos a este 2016, como pasa el tiempo de rápido, ya hace casi más del año que no he publicado nada, pero nunca es tarde para hacerlo, así que aquí vamos.
Esta historia esta recién salida del horno, es de 3 capítulos, algo ligero de leer. Aquí vas...



La Aprendiz 

Capitulo 1 : Adición 

"Alimenta tu alma de amor y tus miedos morirán de hambre"





-Y entonces sin darte cuenta, estas cayendo lentamente hacia el vacío, no sabes aun la magnitud del golpe que te espera abajo, por ahora sólo te sientes; que estas flotando en una felicidad efímera.- 




"La vida es una escuela constante, en la que aprendes todos los días, pero a veces te encuentras con personas que están dispuestas a enseñarte, lo quieras o no, para bien o para mal, aunque nunca hay ni un mal que por bien no venga, de todas las cosas se aprende algo, solo tienes que tener la capacidad de captar el aprendizaje en el momento y no dejarte caer por la magnitud del peso de lo sucedido; levantarte, aprender y seguir adelante, pero no siempre es tan sencillo como parece, no cuando tu corazón se involucra y deja a un lado la razón, para darle paso a la pasión y la traición."



Aquí frente a frente, en el café Rotikkoli escuchando cada palabra con el mas mínimo detalle posible a captar, estábamos Marianka y yo. No había mucha gente así que, teníamos algo de privacidad, con capuccinos y panecillos alimentábamos nuestros estómagos, mientras él alimentaba nuestra alma. Markus estaba hablando de porqué era como era un; Cabrón, y no es que sea de cariño ni nada por el estilo, él era un cabrón en toda la extensión de la palabra.

-¿Por qué lo haces?- quiso saber Marianka, qué le había contado como  habían jugado con ella, su ex novio. Apenas y habían estado juntos 3 meses, en los cuales nunca habían salido en publico, la había casi ignorado en reuniones a la que asistían juntos, y lo mas importante después de cortar (si se le puedo llamar cortar, al simple hecho de desaparecer) él la llamaba cada mes, avivando la llama de la pasión qué estaba a punto de extinguirse, pero con esa única llamada todo se iba al mismísimo infierno

-Porque puedo.- Dijo Markus mirándonos atentamente, con un rostro sombrío inexpresivo, apartando su carismática sonrisa.- El poder de saber.- continuó explicándole, que su ex la llamaba porque quería, y sabia qué cuando contestara y escuchase su voz, nada importaría, que si él quería que se vieran, ella aceptaría, sabia que sin importar el tiempo que pasase ella estaría ahí para él, porque sabia que estaba enamorada de él y eso le daba poder.

-¿Nunca me quiso?, ¿Solo quiso jugar conmigo?- Con la voz apagada, contiendo el aliento quiso saber ella. Notaba qué estaba intranquila, sus manos se apretaban una contra la otra, Markus estaba siendo tan sincero que cada palabra era una estocada a su corazón, porque era como tener a su ex frente a ella explicándole porque había hecho cada cosa.

-Pueda que no quiso al principio jugar, esas cosas no es que nos proponemos, no nada que ver, sino que tal vez fuiste tu quien desde un principio le puso mucho entusiasmo a una relación que tal vez era solo pasajera.- tomó su capuccino y humedeció sus labios, esos labios carnosos y besables, no es que piense en besarlo, pero no se puede negar que es muy guapo y cabrón, Su rostro ovalado con fuerte mandíbula, centrada por una nariz pequeña recta, con unos ojos que tenia el poder de la palabra, oscuros enigmáticos profundos con una pestañas de envidia de mujer, su pelo liso cortado muy bajo de los lados y dejando unos 3 centímetros de cabello en la parte superior, peinando de manera muy prolija luciendo muy sensual, algo así como el corte de David Beckham, su cuerpo también era de admirar, era esbelto ejercitado lo necesario, y no había pasado por alto sus pompas desde la primera vez que lo tuve de espaldas, ok si, lo admito es un hombre del deseo, con el cual solo se puede jugar, y jugué.

-¿Cómo así qué no quiso?- Marianka mordía su dedo pulgar una y otra vez, juraría que algún día se lo comería, pero eso solo significaba que estaba nerviosa y molesta.

Sus ojos color poso, se posaron en los míos, mirándome como si quisiera ver mas allá de mi, como si intentara desnudar mis pensamientos, algo común en él, regreso la mirada a mi amiga y le respondió con sinceridad. -A veces solo necesitamos la compañía de alguien, para no sentirnos solos, y aunque terminaron, y él te siga llamando no debes contestarle, porque cuando le contestas todo vuelve a empezar y él sabe que estas ahí para él, aunque pasen muchos días, y vayas en pie con tu "desintoxicación" pero en el momento que le contestas, ahí pierdes y gana él.-

-Pero él la negaba, se veían a solas, o mejor dicho a escondidas, nunca se vieron en un lugar publico, jamás.- dije yo. En todo ese tiempo que ellos salieron, nunca alguien los vio juntos, y cuando estaban en alguna reunión en común y a penas se limitaba a saludarla de lejos como que fuesen conocidos y no mas que amigos, para ella él era su novio, para él tal vez solo su juguete.

-Eso era algo obvio que tenia que captar en ese momento, si el no te mostraba, no se sentía orgulloso ante los demás de ti, era por qué solo estaba jugando, y puede que hasta le diera pena que los relacionaran, yo he hecho eso algunas veces, la citaba en el parque en la noche, ¿y sabes qué? ella pasaba por lo mismo que tú, me borró de toda red social, no contestaba mis llamadas, ni mis mensajes, pero entonces yo insistía, y volvía a llamar mil veces si era necesario, hasta qué ella contestaba y caía.- Markus empezó a comer su panecillo, mientras miraba a lo lejos. Llovía y el ambiente estaba un poco frió, mas la desgarradora verdad que se nos estaba siendo participe.

-¿Por qué?- preguntó la chica de cabello largo como cascada, con un sollozo escondido en su garganta, sabia que se moría por desahogar su pena, Markus estaba removiendo todo, y descubrir que alguien mas lo hacia y de la misma forma que se lo habían hecho, era como suturar una herida sin anestesia con alcohol. 

No entendía como había hombres que podían jugar de tal manera, es obvio que cuando le rompen el molde a uno, digo se enamoran perdidamente de una chica que los hace sufrir un infierno en vida, se les congela el corazón y dicen a cazar y vengarse de todas las demás. El ex había sido tan insistente en buscarla, en saber de ella en conocerla, todo empezó vía mensaje ya que estaba en distintos lugares el país, todo iba perfecto hasta que se encontraron o algo se rompió en la burbuja perfecta que él había creado, o se había cansado, pero no tenia sentido, si ya se podían ver, encontrar cuantas veces quisieran entonces, ¿¡por qué carajos usarla, maltratarla y botarla como si fuera un confite que ya había perdido su sabor!?.

Pasaron de escribirse por mensaje todos los días, a de vez en cuando hacerlo, algunas personas se vuelven adictas, a saber que ese alguien esta del otra lado escribiéndote, que puede que estés lejos de tu celular, pero suena esa melodía especifica que le has puesto a él y sales corriendo como si tu vida dependiera de eso, para saber que es lo que te ha dicho, y qué le contestaras, lógicamente esa euforia provocada por esa absurda liberación de tus endorfinas (si, esas que hacen que te sientas que flotas en la estratosfera con la sonrisa mas inmensa en tu rostro), nos hace adictos, es como tu marca favorita de droga, que la necesitas diariamente, y el día que no recibes tu dosis, estas paranoica, escuchando cualquier ruidito es tu celular, o ¡peor! alucinas que te ha llegado un mensaje, que no puedes resistir y saber que esta haciendo, porque no te escribe, muy en el fondo sabes que algo pasa, que no esta bien, pueda que no sea nada, es lo que te dices, que hoy es diferente, que la rutina debe cambiar y tu debes escribirle a él, entonces lo haces para descubrir que no eres su prioridad, ¡lo ves en linea! (whatsapp ha sido creado para iniciar conflictos) y entras en total paranoia.

¿Por qué esta en linea y no lee tu mensaje?, ¿Por qué te contesta cuatro horas después? y lo peor ¿¡Por qué te deja en visto!? eso creo ninguna mujer en este caliente planeta puede soportar, pero ellos lo hacen, y saben lo que hacen y por qué lo hacen, ¿ está mal querer qué te lean rápidamente? obviamente si, sí estas en la fase de adicto, tu mente no tolera que no te lea de inmediato, que te deje en visto, que te ignore, ¿cuánto tiempo atrás se te ha acostumbrado a una rutina, a una adicción, y sabes que estas mal que estas hasta el fondo en esa situación?, pero sin embargo no eres capaz de salir de ella, de entrar en rehabilitación, porque quieres un poco de él aunque sea sus migajas, cuando sea que las tire.

Eso es lo que pasa cuando te encuentras con un cabrón.

Él sabe que te tiene cuando le contestas al segundo de haberte mandado un mensaje, que no importa lo que planees hacer, si él dice que van a la luna, y querías ir al parque, irán a la luna. Así de mal estas a estas horas, y ¡él lo sabe! le das el poder para destruirte, Markus dice que no lo hacen con verdadera intención de lastimar, sino por el siempre hecho que pueden, el poder masculino, troglodita ancestral del machismo.

Marianka le pasó todo esto, pero en el proceso hubieron señales, aunque estas se le presentaron muy tarde, ya cuando estaba en la etapa; adicción. y eso se puede crear a puro mensaje, qué es la forma mas común de hacerla. Entonces se dio el encuentro, cara a cara y el supuesto "forever my love" quedó en el olvido de él, claro esta.

Los mensajes no son seguidos, su rutina contigo cambia, vez que ya no eres el sol de sus mañanas, sino por el contrario eres el eclipse ocasional de su vida, y te esta matando, pasan los días y mueres lentamente, hasta que él decide hacer un cambió -ocasional- y te llama, quedan para verse, se besan se dicen cosas bonitas, él intenta mas, lo paras y todo acaba, otra señal a captar, pero entre la adrenalina del momento, de ese beso tan anhelado que se te ha sido negado, lo pasas por alto, él te llevo ahí, después de días sin hablar contigo, sólo para satisfacer sus deseos carnales, no porque te quería ver a ti, sino para tenerte, porque sabe que te tiene, y entonces o eres fuertes; te alejas en ese momento dolida de él, o no te importa el valor que ahora tienes para él y sucumbes a sus caricias y a tus deseos, a satisfacer tu adicción.

Ella la chica de los cabellos obscuros largos como una cascada, de ojos soñadores que hacen juego con su pelo, de piel blanca tersa como el pétalo de una rosa, contrastado con unos labios rojos carnosos y sobre estos una nariz pequeña, se encuentra sumergida en su adición, pero ve la luz y reacciona como se debería, se aleja de él, de su poder atrayente que sabe la hará sucumbir en un baile desenfrenado de pasión y lujuria,

Él ha fallado en una batalla pero sabe que la guerra aun esta ahí y quiere ganarla, sabe como ganarla, tiene con qué ganarla. Es alto como ella, pero de tez canela, su cabello negro un poco enrulado peinado a discreción, sin que sea el centro de atención,su cuerpo trabajado duramente en un gimnasio digno de admirar, sus ojos negros profundo, grandes como si una pantera te mirase todo el tiempo, una boca grande, pero perfecta para besar, por unos labios un poco delgados no tan gruesos, lo justo para dar el beso de muerte con  una labia potente en la que todas han de  caer.

No se dará por vencido, y maquinará su plan con mucho sigilo, sin importar los días que pasen, cuanto tenga que esperar, porque el que pierde la paciencia pierde el combate. 

Durante todo ese tiempo de su maquinación, ella esta poco a poco depurandolo, eliminando esa rutina tan nefasta que había creado,  con sus mensajes diarios, sus salidas esporádicas, no es fácil claro está, hay días en qué deseas con locura una llamada, una caricia, algo aunque sea, pero entonces retrocedes o avanzas lejos de esa piedra que encontraste en tu camino, porque podías haber jugado con ella, pero jamás encariñarte, una piedra es y sera piedra por mucho que quieras adornarla, cuando menos lo esperes te lastimara... nuevamente.

El día pautado ha llegado. Estas en un nuevo día, nueva pagina, pero él hace su magistral aparición, con una simple llamada, tú ya has borrado su numero, bloqueado de tu celular, de tu vida, es el primer paso para una rehabilitación exitosa, le contestas escuchas su voz, y es como darle agua a un sediento, tu ser cobra vida, sientes que estas completa, cuando ignorabas que algo te faltaba, sientes que vuelas, que algo se ha activado en tu interior, tu alma vibra en tu interior con efervescencia pura, con una simple llamada hechas a perder todo lo que habías logrado, reconoces su numero aunque no este en tus contactos, te sabes su número, a quién pertenece, qué es lo que hace, pero ignoras porque lo hace, y eso es lo que te motiva un poco mas a contestarle, saber qué quiere...

-Porque...- continuó Markus, contestando su pregunta, porque había realizado todo eso, si ella nada le había hecho.- Porque puede, y porque tú te ilusionaste, he ahí tú error, y el de todas, piensan demasiado, tal vez solo te quería conocer, a ver que pasaba, pero en cambió tú, lo pensaste tanto, y a lo mejor a tener un futuro con él, imagino hasta te viste casada con ese joven, pero he ahí el error, no debías entregar tus sentimientos tan a la ligera, debías tomarlo como un juego, así como él lo tomo, lo más probable se dio cuenta de tus intensiones, de tus ilusiones, y quiso detenerte, así se alejo de ti, ya no te escribía como solía hacerlo, pues ya no te pensaba como lo fuiste, pero estabas necia, te habías ilusionado con algo que no podría ser.

No podía ver a Marianka de frente, a sus ojos, pues estaba a la par mía, solo veía la expresión de Markus que estaba frente a ella, dándole a entender que la comprendía, que sabia por lo que estaba pasando. El aire estaba cargado de tensión, que se podría congelar si hiciera frío, sabia que ella quería llorar pero no conocía muy bien a Markus, es más era la primera vez que se encontraban, yo en cambia tenia un tiempo de conocerlo pero no de esta manera, no sabia lo que era capaz de hacer lo cabrón que podía ser, tendría que tener cuidado si quiera seguir jugando a su juego, al que habíamos empezado hace un mes.

-¿Nunca... me quiso?- su voz queda en un susurro, atragantándose en las palabras, por el nudo que se hacia en su garganta de lagrimas tragadas, que no verían a la luz del sol, que no correrían por sus mejillas, no ahora, tal vez después en lo secreto de su habitación.

-Lo mas probable que no.- y sus palabras la apuñalaron cual vil cuchillo hubiera atravesado mil veces su corazón, llegando hasta su alma, arrancándola desde raíz. -Te ilusionaste muy rápido, he ahí donde estuvo el error.- sus ojos me miraron, y como cada vez que lo hacían sólo me decían lo que sus labios no pronunciaban, "quiero besarte" un hormigueo recorrió todo mi ser, ante las palabras de sus miradas.

Giré a Marianka para que me mirase, pues llevaba ya un tiempo callada, sus ojos estaba humedecidos, frunciendo su ceño amargamente aguantando lo inevitable, clamando por piedad, pues Markus hablaba con pura verdad que parecía maldad implacable. No hacia falta que pronunciara las palabras, ella ya no quería seguir ahí, escuchándolo, pues cada vez que hablaba la mataba.

-Yo sé qué esto te duele.- prosiguió él, con un tono mas agudo en su voz, casi rosando el susurro, nos giramos hacia él y continuó. -Pero debes de despertar de una vez, si te llama, no le contestes, pues ahí le das el poder, borralo de tu vida, no sigas albergando falsas esperanzas en él cada vez que te llama, pues siempre será lo mismo, y muy en el fondo lo sabes.

Y su corazón gritó por la ultima estocada profunda hasta dentro de su interior, se puso en pie, soltó mi mano y me volvió a ver, sus ojos rojos, por contener el mar inmenso de su dolor, que maratonicamente había podido retener, pero sabia que si continuaba aquí, ese mar saldría disparado como si fuese un tsunami provocado por un temblor que había movido cada placa tectonica de su ser.

-Gracias Markus, nos vemos, tengo algo que comprar, ya vengo.- dijo sin levantarle la vista, sentía pena de sus propias lagrimas, de que su mal tuviera una lógica explicación, que su desgracia, nunca tuvo que haber sido un mal, sino una simple distracción, pero ¿en qué planeta uno puede dejar de pensar, de ilusionarse?, puesto que somos de Venus, donde los sueños se hacen realidad, las personas hacen el bien y vivimos felices por siempre.
En cambió en Marte, ellos no creen en sueños, sólo en hechos tangibles, donde pueden hacer y deshacer, sin detenerse a pensar que hacen el mal, donde no existe el felices por siempre.

Así son ellos, así somos nosotras, ¿acaso deberíamos mudarnos a Marte y aprender a ser como ellos?
tal ves si, y así se dejaría de derramar el agua vital por alguien que no lo merece, podríamos vivir de hechos, sin ilusiones, calculando lo que se tiene, aplastando corazones mas débiles que el nuestro, haciendo el mal sin sospechar que lo hacemos, y lo mas importante, dejar de creer en un felices por siempre.







------ ¿Qué les pareció?, mientras estaba haciendo esta historia, escuchaba Beethoven- Fur Elise, fue placentero y a la vez relajante, dejarse llevar por la melodía.
Esta historia la realicé en su totalidad en un día, con tantas cosas por hacer, he dejado tantos fic en suspenso sin llegar a ver la luz del día, que hoy me senté y hasta que no lo termine no me levante.
Debo agradecer a mis fuentes de inspiración, que sin ellos no se hubiera logrado nada de esto, CMGC y a JJAA...¡Gracias!

sábado, 14 de marzo de 2015

Resumen Fanfictions

Hola!.
Empecemos el 2015 con un resumen de los fanfics que tal vez te animes a leer.
Si observas a tu izquierda se encuentra el menú de todo lo que puedes leer, los hay cortos, largos, los de un solo capitulo  los chiquiticos y los que estan basados en canciones, que vienen siendo de uno o dos capítulos a lo mucho, que vamos, si tienes ganas de leer algo rapidin, con eso te bastara.

Empecemos con los que tienen solamente tres capítulos


Won A Dinner with WTF?





¿Que sentirías al saber que has ganado una cena con Lauri Ylönen? ¿Que le has robado el sueño a tu mejor amiga?¿ Y que para colmo concursaste por error, ganaste y a todo esto ni te gusta su música ni él?.

Este es un fanfic de tres Caps muy corto, en donde te puedes reír y meter en la piel de la protagonista, valga decir que ella no es la típica fan de la banda, donde le pasan cosas que toda fan quiso llegar a tener,
(pincha en el titulo si te animas a leerlo ;) )



Mafia

Siempre lo tienes todo cuando quieres, pero un dia te encuentras con lo que quieres pero no puedes tener...a la buena, entonces hace lo de siempre...tomarlo a la fuerza....

Nada es imposible para él, ... o eso creía..hasta que un día descubre que es mas fácil romper una burbuja de días que una de años....pero no si el lo puede evitar...a cualquier costo sin importar los daños o los actos que tenga que llevar a cabo....porque él no es común, no , él es el Jefe da la Mafia de Finlandia..y cuando el pide...se cumple...



Nota. este fic esta inspirado ( o basado casi en su totalidad)  en un manga llamado Haou Airen....si lo leyeron encontraran su similitud...porque de ahi me inspire :)

Este fic lo quise hacer desde que leí ese manga, fue tan impactante, pues nunca había leído algo como eso, digo que el protagonista fuera el antagonista, y hasta un poco cruel pero que no puedes dejar de querer de sentir su dolor, o su alegría, este también consta de 3 caps.


Save Him Once Again


Este fic es especial por dos razones, la primera que lo hice en colaboración con Zahiel (otra ficker) y que es Slash O.O si no sabes que es eso, es una óhomosexual, si lo sé, que hago escribiendo esas cosas, pero tenia que hacerlo, en este fic la relación es entre Lauri y Aki con un tema muy particular, el SIDA. Si te animas a leer, te daras cuenta como seria ese realidad alterna entre ellos dos.



Heaven


Ella nunca tuvo nada, pero un día lo tuvo todo hasta amor, y así como llegó así se fue, llevándose mas de lo que había encontrado, un cruel intercambio que el destino le dio, pero su valentía y amor por la vida se propuso a volver a tener todo lo que llego a perder.Todo por una guerra que se interpuso en su camino haciéndole conocer los placeres y dolores que se pueden llegar a padecer. Acaso será capaz de no darse por vencida y llegar a conocer el cielo terrenal que un día soñó.?







Ahora vamos con los fic largo ( kilométricos) 





Oblivion



ACONTECIMIENTOS DE LA TRAMA:
Una estudiante reprobada / Con un sueño amargado / Un amor olvidado /.
Un viaje anhelado / Un encuentro desafortunado / Y un despertar acertado /.
Una casa / Una cama / Una almohada / Y un olor desconocido / .
Un sofa y èl conocido /.

etc....




SINOPSIS
Siempre he creído que las cosas pasan por algo, sean buenas o malas, siempre hay que verles el lado positivo por muy mal panorama que se nos presente.
Por fin había llegado al lugar tan esperado, al concierto de Radio Aalto, pero nada salió como lo planeé.

 En mi emoción abusé del alcohol he hice cosas que … no me arrepentí de hacerlas en ese momento. Pero todo dio un giro, nunca espere recibir ese trato tan especial por su parte, yo que tanto había denigrado su… ego? Por asi decirlo, y en cambio él hizo la cosa mas grandiosa de mi vida, abrirme las puertas de su casa y su intimidad, pero todo era parte de un plan  magistralmente calculado, y tonta yo que caí y me deje engañar y no queriendo ver la verdad que estaba ante mis ojos.


Pero todo pasa por algo, nada es casualidad todo es destino, sean cosas buenas o malas ya están escritas, aunque uno trate de cambiarlas no es posible, y si bien mi destino fue mas que divino...no fue eterno.


Y todo tiene un inicio fundamental en esta historia, el reprobar ese ingrato examen, el ir nuevamente a Folengandros, encontrar esa perla, ir a Finlandia, y lo principal dejar que Él viera mi perla, pero la vida siempre nos trae sorpresas.


Este fic es uno de los mas largos que tengo, lo tengo divido en dos partes, cada uno con hmm muchos capítulos, pero que no te arrepentirás de leer, pues tienen de todo desde alegria, tristeza, es un coctel de emociones.


Lauri Una Deidad Mortal


Korppi un lugar de deidades… tan bellas y puras. Hasta que el sucesor del rey decide descender a la tierra y hacerse pasar como un simple humano. En una noche auroral la conoce, sin saber acaso q es el “amor” la acoge en su regazo. Ella influenciada por otra persona hace que esa deidad use sus poderes con ella, y así empezar una nueva vida juntos. Sin saber que consecuencias traería ese acto. Korppi esta en caos o así lo aparenta, él deja la tierra, y en su ausencia otra deidad sucumbe ante el amor sentimiento desconocido por esos seres tan perfectos y hermosos.



A su regreso solo le esperaría agonía, traición, y tal vez …su fin.


Dangerous Kind

Este fanfic es especial (otro) (si) , es el pasado del Lauri que leiste en Oblivion, Aquí te enteraras del triangulo amoroso en el que estuvo metido y por el cual buscaba desesperadamente la perla de oblivion, este fic no es mio, pertenece F. Marchiani otra ficker que escribe fenomenal,
Aqui el personaje principal radica en Eero siendo un antagonista poco usual pues no es villano, como Lauri, si lees este querras seguir la historia en Oblivion y si ya leíste Oblivion debes leer este.


Ahora seguimos con los muy cortos, de un solo capitulo


Love Me, Like I do!

Mas de diez años de relación sin tener un tercer par de ojos que sepa de ello. Nadie lo sabe, nadie lo supo. ¿Puede una casualidad acabar con todo? O simplemente solo fue el destino que habló.

Sin saberlo subió al tren de su destino. Un amor perdido. Una vida nueva. ¿Puede un desconocido dar felicidad o fatalidad?.

Solo el fin de los hechos lo hizo reaccionar. “Te amo” gritó a todo pulmón, pero a nadie le importó, o mejor dicho ya no estaba a quien le importaban esas palabras.


My victory is Your Defeat

Este es un fic, extremadamente corto, llamado drabble a esa longitud, y esta basado en una canción de The Rasmus llamada Don´t shot the door. ´¿la has escuchado?

Trata de que sucede cuando haces cosas que sin querer lastimas a personas que quieres, pero entonces estas entre disfrutar tu felicidad o dejar que la otra persona disfrute de su felicidad.

Cruel EL Amor Mio



Este fic, es otro muy corto, y tiene mucho irrealismo o sobrenatural, es muy romántico, ya que él sufre por el amor de alguien que hasta mas alla de su alcance, y que solo a través de sus canciones puede llegar a conectar.




Alas Por Amor




 Esta historia habla de lo que el amor es capaz de hacer, también tiene mucho de sobrenatural, en este tiempo cuando lo escribí estaba fascinada por los angeles, así que si te gusta leer de angeles no te puedes perder este.






Heartless

Este fic me gusta demaciado, ya que nunca habia escrito algo con este tipo de narrativa, la circular, en donde el inicio es el final, Como el titulo lo dice es alguien sin corazon, pero no porque quiera serlo sino por las circunstancias que lo llevan a eso.
Tambien es Slash O.O




Bittersweet Lie

Esta historia es diferente a las demás en muchos aspectos, incluye a la formula 1, a Kimi Raikkonen ( ese bizcocho de vainilla) y obviamente a Lauri, pero también tiene elementos que no habia usado antes a la hora de escribir, por ejemplo que una cosa o evento te conecte con otro ya sea en otro tiempo, como un flashback.
¿La historia de que va? el sueño de todo fan de la F1 hecho realidad y mucho más allá.

Carpe Diem

Tambien este fic tiene relación con el de Oblivion, y solo lo podras entender una vez lo leas, es corto no mas de 10 lineas, pero que sentiras la empatia por él solo ya habiendo leído Oblivion.






Ahora es el turno de los Song Fics, que son fic basados en una canción en su totalidad.


Crowman    ( Im a Mess)


¿qué pasaria si un dia despiertas y eres otra persona, sin un igual en este planeta? Que tu vida esta llena de grandesas pero de igual manera de torpezas, que todo lo que haces, es por tratar de liberate de cadenas invisibles, que nada es lo que parece ante los demás…y que todo tiene su razón de ser…que por mas cruel sean tus actos a con tus seres amados son puras…

I dont know who I am, am I even human?, I forgot your birthday, I shouldn’t drink, I’ll lose control, No one knows my secret...only my heart..


Veneno del Amor    ( SomeOne Else)




Ella tiene a alguien mas, por quien mentir, y él lo sabe siempre lo supo.






Lokakuu ( Heavy)




Libertad y amor, sus únicos pilares de sobrevivencia. Mas allá de cualquier cosa.
Incluso mas allá de su propio  pensar.
Sera capaz el amor liberarlo?


O la libertad lo librara de su amor?.

Este fue mi primer Song fic, mi primer fic  con el que inicié el blog, y el primero que escribí en dos horas.


Betrayed  ( Hello)

En una noche todo ocurrió, la tragedia que marco el destino de Lauri. 

*Cruel fue el engaño, que planeado con mucho cuidado por un ser lejano.
*Un acto de violencia lo sentencio y lo privo de su libertad, pero el no fue, y mil veces lo repitió, y nadie le creyó.
*Solo el fin de sus actos le revelará la real situación.









Ahora solo te queda elegir uno, y ya luego volveré a seguir escribiendo nuevas historias...

moimoi!!!

domingo, 28 de diciembre de 2014

Korppi

Esta historia la hice hace 2 años atrás, lo sé!! lo sé!! ¿porqué hasta ahora la publico? 
muy simple, estaba perdida en mis archivos, es mas ni recordaba que la había escrito hasta hace unos días que hice recopilación de mis escritos.



El tenia un deseo, con el cual vivia día y noche, tener lo imposible,
el dia que  se hizo realidad, ese día todo cambió,
pero ¿acaso para bien o para mal? porque deseaba mas de lo que podía tener...

-Korppi-

En un bosque iluminado por la luna, lleno de abedules de color blanco, por la nieve de noviembre que cubría toda la vegetación en Finlandia, vivía un ave cuyo plumaje negro contrastaba con el ambiente. Sus ojos miraban con tristeza hacia el horizonte, donde se encontraba la casa de verano en la que soñaba vivir, pues cuando sus dueños llegaban los pájaros lo hacían también.


Los trataban como si fueran sus mascotas, eran bien recibidos, les daban de comer, de beber y hasta habían hecho un jardín en el cual cualquier animal desearía vivir. Pero había un gran problema por el cual él no podía ni siquiera asomarse en vuelo; sus plumas eran negras, y ella, la chica que mimaba a los pájaros le tenía pavor a los de su linaje, y eso lo entristecía enormemente.  


Sus ojos se nublaron ante el recuerdo del color de sus plumas, extendió sus hermosas alas pero no para volar, sino para dejar que la nieve cayera sobre ellas y así hacerlas blancas. Giró su cuello a la derecha y con pesar en sus ojos vio la transformación instantánea, pero eso no lo hizo feliz, pues no era su color lo que quería cambiar, era algo más.


Tarde se dio cuenta que alguien lo observaba y rápidamente guardó sus alas para ocultar ese deseo que vivía en su ser. Elevó su cabeza fijando la mirada a la rama que estaba sobre él y descubrió al intruso: su vecino de árbol, su igual, el que decía conocer su más anhelado deseo, pero estaba equivocado como lo estaban todos los demás.


-¡Já! Otra vez estas contemplando tus alas blancas.- dijo  burlonamente el cuervo. Rápidamente extendió sus alas para volar hasta él. Si bien era su igual en especie habían diferencias, y la más visible eran sus alas, estas eran negras pero al final la coloración se iba volviendo mas pálida, hasta llegar al tono blanco.                                                                                                                  


-No es asunto tuyo Neko.- No era asunto de nadie, pero al parecer no pensaban igual que él. Desde que descubrió lo que pasaba en la casa de verano, su forma de ser cambió, todos se interesaron mas él, pero no por ser sus amigos, sino por el chisme que generaba.                                                    


-Korppi, te has vuelto tan amargado.-Le confesó Neko, quien conoció su parte alegre.- Necesitas emparejarte y volar lejos, olvidar de una buena vez querer ser un pájaro multicolor.- dijo con soberbia el ave.


Pero él no quería ser un pájaro y ya estaba cansado de decirlo, nadie le creía y de ahí que le llamaran Korppi. No era su nombre real pero le gustaba. Sin querer seguir escuchando los reclamos de Neko, extendió sus alas y voló lejos, ignorando el replique de su vecino por su partida repentina.


Voló y voló hasta donde el viento se lo permitió. Descendió en  un majestuoso acto plegando sus alas que imitaban la seda, mientras  posaba sus patas sobre el hielo que cubría el lago al que solía venir siempre, y caminó hasta el orificio que los pescadores solían dejar. Tomó un poco de la congelada agua, y al instante le quemó su garganta, pero poco le importo, observó su reflejo en el agua mientras calmaba el dolor de su boca, y se sorprendió de ver la tristeza en sus ojos verdes.


No podía evitarlo, la extrañaba, aunque fuera de lejos le gustaba verla y escucharla cantar, porque ella les cantaba a los pájaros, pero no a él. Y no pudo evitar recordar la primera vez que se acercó al jardín como lo hacían los otros pájaros, y verla huir horrorizada por su presencia, en esa ocasión no le molesto tanto, pero luego cuando cada día lo intentó hacer nuevamente, comprendió que no era bienvenido como las otras aves.


Y sin más metió su cabeza en la gélida agua para tratar de borrar esos recuerdos. El agua si bien no cumplió con lo esperado lo hizo despertar de su locura, sacudió su cabeza que dolía como si lo hubieran aplastado con un martillo y caminó lejos del agujero de la mentira.  Contempló el cielo negro con esperanza, algo debía de cambiar para poder ser feliz, y mientras algo se le ocurría, comenzó a cantar. Todos decían que quería ser un pájaro y tal vez él tenía la culpa de que pensaran así, por actuar como uno. Pero solo se le había grabado en su mente el actuar de esos plumíferos, no quería ser como ellos, pero quería estar con ellos, o mejor dicho con ella.


Cantó y cantó hasta que su voz o su pesar se lo permitió, porque cuando cantaba lo hacia pensando en ella; Nelia. La chica que amaba a las aves pero no a él. Volvió a elevar su cabeza al cielo para evitar que el líquido de sus ojos se saliera, y se encontró maravillado de lo que se estaba perdiendo por tener la cabeza agachada.


El cielo negro ahora estaba cubierto por muchos colores brillantes que se movían rápidamente en movimientos sutiles. Quedó maravillado, pues tenía mucho tiempo de no ver el espectáculo del zorro de la cola de fuego, como le llamaban los humanos a la aurora boreal.


Nunca lo había visto en su forma animal ni esperaba verlo, pero cuando descendió del cielo el zorro que parecía mas un lobo blanco con sus luminiscentes colores en su cola, se quedó sin palabras y recordó la leyenda que su madre le solía contar. “el de la cola de fuego cumple deseos mi pequeño, cuando lo veas no dudes en pedirlo desde el fondo de tu corazón” . Pero no pudo hablar, estaba tan maravillado de la belleza del animal que las palabras se le atragantaron en la garganta.


Pero entonces fue ella, el animal de la cola de fuego, la que habló en su mente y le hizo saber que conocía su deseo pero que no quería concedérselo, a lo cual Korppi la vio con tristeza inmediata, sabia que esa era la única oportunidad de alcanzar sus deseos y la haría cambiar de opinión, tenia que hacerlo o de lo contrario…perecería de agonía.


Ella entendía sus razones y era por eso que no quería hacerlo. Siempre lo había observado desde la lejanía del cielo. Él siempre iba a cantar a ese lago; rodeado de arboles, y lleno de múltiples flores de colores incorrectos,  sin importar en que estación del año estuvieran pero ella solo podía bajar hasta él en invierno, tal y como lo había hecho hoy.
Quería apartar esa mirada acongojada de su rostro, ya que lo último que quería era verlo sufrir, y con eso en mente le cumplió su deseo sabiendo que se arrepentiría de haber caído ante su encanto natural.


***


Korppi despertó desorientado y muy aturdido, sin saber donde estaba, no reconocía nada inclusive su propio ser. Levantó frente a él una de sus manos, ¡tenia manos!, y la miró. Le comenzó a temblar, pero no por miedo sino de entusiasmo…ahora era humano. Se puso en pie con mucha dificultad pero rápidamente le entendió al mecanismo de la movilidad de sus extremidades, y deambulo por la casa, la cual no tenia en su memoria. Estaba completamente llena de muebles cubiertos por sabanas blancas, pero no tenia cabeza para disfrutar de la belleza que poseía esa morada, ya de por si los candelabros de cristal que colgaban en la sala principal daban un indicio de lo que podía llegar a encontrar mas allá.


Pero lo que ocupaba con urgencia era un espejo, lo buscó y buscó por todos lados con desesperación pero tal parecía que no había ninguno, y eso lo angustio, algo estaba pasando, algo que estaba fuera de su mente para llegar a saberlo o adivinarlo.


Se asomó a la ventana y sin darse cuenta de lo que estaba haciendo vio su reflejo ante él, y lo único que reconoció fue el color de sus ojos, ese verde esmeralda que ahora era acompañado por una nariz pequeña, unos labios de perfecta simetría en un rostro rectangular. Lo palpo todo una y otra vez para comprobar que era real que nada era un sueño, inclusive jaloneó un mechón de su cabellera negra y lacia para tratar de despertar si era eso un sueño. ¡Pero no!, no estaba soñando y entre mas veces se repetía eso en su mente mas crecía el jubilo en su interior exteriorizándolo en una gran sonrisa que mostraba sus perfectos y blancos dientes.


Pero tan pronto se le paso el entusiasmo por su nuevo cuerpo, vio a través de la ventana, lo que podría ser el dueño de la casa, quien no venia solo, venia acompañado nada menos que de Neila.


-¡Estoy en su casa!- gritó emocionado, pero rápidamente recordó que era un intruso y uno ¡desnudo!. Bajó su vista y comprobó su estado de desnudes no podía nadie verlo así, por lo que corrió a retirar una sabana blanca de un mueble que estaba opuesto a él y se la puso alrededor de la cintura.


-¡Que emocionante es ser un humano!.- susurró para si mismo con gran algarabía Korppi, mientras corría y buscaba una salida trasera para no ser descubierto.

***


Corrió hasta la parte trasera de la casa y se paró en seco tras descubrir que pisaba el musgo verde cálido, elevó el rostro y vio un cielo azul; era verano, y ahí lo comprendió, no solo su cuerpo había cambiado también la línea del tiempo y el destino, y supo entonces que eso no era bueno.


Tenía que conseguir algo de ropa y pensar como acercarse a la casa y a ella. Caminó unos cuantos metros y entró a hurtadillas en un jardín vecino, en el cual tenían ropa secando al sol, sin pensarlo dos veces tomó un pantalón negro y una camisa blanca y las vistió al instante, pero ocupaba zapatos y esos no los veía por ningún lado, así que se acerco más y más hasta llegar a la ventana y comprobar si habían personas, pero para su suerte tal parecía que estaba vacía. Se fue hacia la parte delantera de la casa y metió la mano por la ventana que estaba entreabierta, la abrió más y logró entrar.


Deambuló por toda la casa sin dar con los benditos zapatos, mientras su corazón latía a mil por hora por la zozobra de ser descubierto en el acto vandálico que estaba haciendo. Ya cuando estuvo en la segunda planta se encontró con un par de tenis azules que estaban tirados frente a una puerta, sin mas los tomó y salió corriendo como si la vida pendiera de ello hacia el bosque, uno que conocía muy bien.


***

Cuando llegó a la región donde solía estar su árbol se sorprendió al ver que ahora había una casa justo donde vivía él y sus vecinos, por un momento se sintió abandonado, como si no perteneciera al lugar, y comenzó a hiperventilar hasta que sus piernas no resistieron su peso dejándolo caer sobre el pasto.


Ya calmado se dispuso a caminar hacia la carretera, tenia que idear un plan para acercarse a la casa de verano y cumplir su cometido.

***


Llegó al centro de Helsinki la capital de Finlandia. A puro aventón lo había logrado y no solo eso, si no que hasta le habían recomendado donde podría buscar trabajo, de lo único que podría hacer como un humano; cantar.
Fue a un bar café y se presentó ante el gerente, el cual buscaba un cantante para la banda del lugar. Sin más hizo la audición y las personas que estaban presentes quedaron cautivadas por Korppi quien cantó una balada de las que solía dedicarle en secreto a Nelia.


Tras salir del bar-café lo hizo con una gran sonrisa en sus labios ya tenia trabajo y era por tiempo indefinido ahora necesitaba hacer que Nelia lo conociera como si todo fuese casualidad.


La capacidad cognitiva con la que había sido premiado lo agradeció, porque en menos de un día lo planeo todo, desde el apartamento que el dueño del bar le había prestado, y que luego le pagaría con su trabajo. Todo consistía en hacer enviar una invitación a la casa de verano de Nelia, en la cual se le pedía asistir a la reapertura del lugar, pero Korppi se aseguró que mas personas de lugar recibieran una para que todo se viera casual.


El día del recital llegó, el cual era solo una semana después de su nueva vida como humano. Se había acostumbrado a su nuevo cuerpo y a la capacidad de poder hablar y ser escuchado, en especial por las féminas, las cuales siempre querían saber más de él. En el transcurso de la semana había vuelto al lago donde había sido por ultima vez cuervo, con la esperanza de ver al bello animal que le hizo realidad su sueño, sin embargo no la encontró, pero en el fondo de su ser, sabia que ella lo observaba e inclusive sentía su pesar.


-¿Por qué?- se pregunto Korppi, si él era tan feliz, porque ella se sentía así.


Subió al escenario con la ropa que habían dispuesto para él; un pantalón de mezclilla negros, una camisa gris manga larga, y además en su cabello quiso traer puesto el recuerdo de su vida anterior; las plumas, se colocó tres entre los cabellos y salió ante el publico que lo esperaba, pero ella aún no llegaba.


Comenzó a cantar y cuando estaba a punto de terminar la primera canción Nelia llegó. La chica de piel aterciopelada, con su cabello azabache que caía en ondas hasta la cintura, de una belleza solo comparable con la de una diosa y una juventud envidiable, y todo eso a los casi 18 años, mientras que Korppi aparentaba unos 28.


La vio acercarse hasta una de las mesas vacías que habían cerca del escenario y solo hasta ese momento pudo comprobar el color de sus ojos; unos azules que lo hicieron perderse por un momento en ellos y olvidarse que debía seguir cantando.
Volvió en si y continuó con el show sin apartarle la mirada ni un momento. La observó con detenimiento, cada gesto, cada movimiento grabándolo en su mente para la eternidad. Estaba maravillado, todo se estaba dando como lo había planeado ahora solo faltaba hablar con ella, pero para eso había tiempo…


Y tiempo era lo que Korppi no tenía.


Él la invitó a sentarse en su mesa, para conocerla mejor, y ver si había causado una impresión en ella. No tardo mucho en descubrir que la había cautivado, y que le emocionaba platicar con él. Así que la invito a su próxima presentación con la esperanza de volverla a ver, a lo que ella acepto encantada.


Ella llegó ese día, y el otro y así estuvo yendo al bar-café, por casi dos semanas en las cuales Korppi pudo conocerla en su plenitud, cada detalle de su vida, cada manía, cada afición, cada descubrimiento era una maravilla que lo hacia enamorarse más de Nelia. Inclusive  supo la razón  por la cual odiaba –para su pesar–  a los cuervos.


Pero entonces, el día que  se besaron por primera vez, todo cambió.


Era de medianoche, la ultima del verano en la cual Korppi había planeado una velada a la luz de la luna llena, para declararle su amor, un amor que no era joven sino de antaño. Ella llegó puntual como siempre, comieron, bebieron del vino local y luego le declaró su amor en una canción en la cual le narraba por completo toda su historia, desde que fue un cuervo hasta el hoy.


Nelia encantada por la historia que parecía no ser real, le confeso también su amor para sellarlo con un beso prometido de tiempo atrás, y fue ahí cuando todo pasó.


En un segundo Korppi tenia entre sus labios los de Neila para el otro instante quedar besando la nada. Pero eso no fue lo único que lo asusto y lo hizo volver a la realidad de la situación sino que sentía frio, un frio que le hacia temblar completamente su cuerpo, que era mas como si le estuviesen clavando puñaladas por todo su cuerpo.


Se recostó en lo que parecía ser hielo y en lugar de calentarse se enfrió más, hasta el grado de castañearle los dientes fuertemente. Abrió sus ojos para encontrarse con la noche como debía ser, pero no con una tormenta de nieve, no cuando era verano…no cuando en realidad era invierno la estación del momento.


Sin entender que era lo que estaba pasando, intento ponerse en pie, pero entonces descubrió que no había tal cosa, que solo una pata…una de un cuervo estaba bajo de él, extendió su brazo y una ala fue lo que extendió, elevó su cabeza y quiso gritar a todo pulmón de desesperación, y fue ahí cuando se detuvo y la vio; la aurora boreal en todo su esplendor irradeciente en el cielo negro, un cielo que competía con el color de su corazón en ese momento, porque no era justo, no lo era, se había dejado llevar por una ilusión una que ella; el animal de la cola de fuego, había creado para él.


-¿¡Por qué!?, ¿¡Por qué!?- gritó furioso hacia el cielo una y otra vez hasta que su voz no pudo salir mas, hasta que quedo sin fuerzas para gritarle otra vez.


Korppi no entendía porque ella había jugado así con su mente, solo para herirlo de una manera inigualable, por que lo había dejado llegar hasta un punto mas allá de lo pensado; ella enamorada de él, su Nelia confesándole un amor que nunca seria capaz de sentir y todo por culpa de Neko y la circunstancias.


Por su culpa Nelia odiaba a los curvos, ella se lo había descrito tal cual era; plumas negras y al final una terminación de blanco, Neko había atacado a su mascota; su canario, de manera brutal y frente a ella, pero entonces se puso  a pensar si no era otra ilusión de la aurora boreal para acabar con él definitivamente, porque seria capaz de buscar a Neko y hacerle pagar por el sufrimiento que infringió hacia Nelia.


Caminó arrastrando las patas sobre el hielo hasta llegar a la orilla del lago congelado, no podía seguir en el mismo lugar y dejar que la aurora siguiera lastimando su mente, porque solo ella sabia cuanto lo había herido.


Ella lo vio marcharse, emprendiendo un vuelo penoso y doloroso, quiso detenerlo y explicarle el porque de las cosas, pero no fue capaz de bajar en su forma animal y enfrentar su mirada, se odiaba a si misma lo supo desde que accedió a cumplir su deseo que esto pasaría, pero ¿qué otra cosa  podía hacer ella?, solo era una facilitadora de sueños, nada de lo que hacia era real, nada.


Korppi volvió a su hogar; el bosque, el que aún permanecía tal y como siempre lo estuvo, se posiciono sobre su rama favorita; la que tenia vista hacia la casa de verano y se dispuso a contemplarla, como siempre lo hizo, como siempre lo haría hasta el fin de sus días, porque sabia que nunca podría hacer nada de lo que vivió en su sueño de fantasía, y ahora seria mucho peor porque tenia un recuerdo de lo vivido por su mente, el cual lo acompañaría para siempre haciéndolo feliz e infeliz al mismo tiempo.


Pero de una cosa él estaba seguro, lo vivido había sido mas que divino, y con ese pensamiento voló hacia la casa de verano la que solo podía ver de lejos, evitando así que el recuerdo lo hiriera mas y lograr que agua cristalina rodara por su rostro, exteriorizando lo que su corazón sentía; infinita agonía.






FIN

























*Korppi: pájaro en finés.






















Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...