"Days go by like the wind and this life is too short" The Rasmus

sábado, 13 de octubre de 2012

Oblivion -C32-


Hola!!! Aquí pasando rápido para postear un cap... iba a subir de Dangerous tal como Aalee quería, pero el fic no tiene muchas lectoras, y por eso decidí subir de este que tiene un poquito mas...a la próxima va DK.



Lago di Como


CAPITULO X

Liz p/v


Los rayos del sol pegaban en mi rostro, haciendo que saliera del profundo sueño en el que me encontraba, estire mi brazo  para palpar a Lauri, pero solo encontré el vacío  rápidamente me giré, y comprobé que no estaba ahí, en su lugar había una nota, con su inconfundible caligrafía.
Mi-elle,-Suspire ante el recuerdo de su pronunciación, tan melódicamente. -Buenos días, siento mucho no ser lo primero que vean tus bellos ojos, pero tengo mucho por hacer el día de hoy. En la cocina te prepare el desayuno, algo rápido, pero algo hecho con amor. Estaré de vuelta por la noche.

Por siempre tuyo…

Lauri

P.D: Te amoooo

No pude evitar llevarme la nota a los labios, e inspirar su aroma que estaba impregnado en ella. Me volví a recostar, se sentía bien, tener a alguien que me amara, que me mimara, ¿podría ser acaso mas feliz?, no lo dudaba, su nombre era el sinónimo de felicidad.

Rápidamente me puse en pie, y me mareé, Wow!! Todo mi mundo se movió, me volví a sentar y esperar que me pasara el malestar. Y pasó, pero dejo a su rastro el ingrato dolor de cabeza. Me dirigí al botiquín y me tomé una aspirina, eso debía de calmarlo.

Caminé hacia la cocina y vi el desayuno: tostadas francesas, con jugo de naranja, y al instante mi estomago rugió, no perdí tiempo y me lancé sobre le desayuno. Mientras comía, no pude evitar recordar la conversación con Lauri, yo era su oxigeno, pero él no lo era para mi… o bueno eso es lo que quiero hacerle creer a mi mente. No estaba bien que me amara de esa forma, tan entregada tan..apasionada, o tal vez solo sea la diferencia de edad, y no he experimentado algo así, pero acaso…Helena lo fue para él en el pasado?.

Nada bien me hacia pensar en el pasado.

En el transcurso del día limpie exhaustivamente todo mi apartamento, y luego me dedique a ordenar sus cosas en mis armarios, se sentía tan irreal ordenar su ropa, su bóxers….bueno al tocar estos si me sonroje,  sus camisas olorosas, tomé la que tenia entre mis manos e inhale su olor, olía a él y a detergente, una combinación perfecta. Ahora él estaba en mi casa oficialmente, entre mis cosas,  todo estaba pasando tan rápido que me asustaba, pero de igual forma me reconfortaba.

Ya para las seis de la tarde, prepare algo de lasaña, en cualquier momento llegaría él, pero me sentía tan cansada, que al instante que la comida estuvo lista, me fui a recostar un momento a la sala y cerré mis ojos para tomar una siesta en lo que él venia…si es que iba a venir.

Aun podía sentir su olor en mis fosas nasales, había sido una muy mala idea estar oliendo su ropa. Sentí rugir mi estomago, indicándome que me estaba pasando la hora de la cena, pero tenia mucho sueño como para levantarme, e inclusive me dolía un poco la cabeza, así que evite a toda costa despertarme, creo estaba en una linea muy delgada entre mi sueño y la realidad de mi habitación…pero

Miel.

Y ahí estaba otra vez, esa frase…ahora podía ver el botecito frente a mi, Hmm si con tostadas francesas, o con hotcakes de vainilla….chocoate de vainilla hmm. No sé si fue la gran hambre que sentía en ese momento, que me sentí babear… pero al instante desapareció..hmm extraño… oh! Los hotcakes aparecieron ante mi…tomé le bote de miel y lo serví… olía tan exquisito..pero …no olía a miel, era mas bien como el olor de …Lauri?.

Y fue entonces cuando lo sentí, a él, sobre mi labios, atormentándolos con sus dientes y sus propios labios, me estaba besando!...abrí mis ojos y lo vi, bueno quedaba confirmando que ya no estaba soñando mas.

-Por fin has despertado Mi-elle.-Ah!! E ahí porque aluciné con la miel.-Tienes mucha hambre, has estado esperando por mi?.- él se retiro un poco para darme espacio para observarlo, y se miraba …hmm mas bronceado, o mejor dicho tostado como si hubiese estado todo el día bajo el sol.


-Si, si tengo hambre, pero…. Que te paso?- le coloque ambas manos en sus mejillas, inclusive estaba mas sonrojado y caliente.-Pareciera como si hubieses …¿no habrás ido a la playa sin mi no?- intente sonar un poco molesta, pero sabia que era por los planes de mañana.

Él no me respondió, solo me robó un beso hambriento, bueno al menos los dos teníamos hambre. Soltó mis labios y se sentó en el sofá haciendo espacio apartando mis piernas, y  me di cuenta de un pequeño detalle de su vestimenta, estaba sin camisa!!.

-Tu…tu…camisa.-él bajo la vista a su torso sonrojado, se paso una mano sobre él, dándome a entender que estaba bien.

-Claro que no iría a la playa sin ti, eso seria como ir a bucear sin mi tanque de oxigeno.-dijo entrecerrando sus ojos.-Estuve preparándolo todo  para mañana, y en cuanto a mi camisa…arde!! Arde!! En buena hora me puse una negra… pero para mañana estaré como listo para tus mimos.- sonrió pícaramente, tocando mis pies, que luego los quedo viendo fijamente, hay dios!!!
Yo no tenía hecho mi pedicura, intente esconder mis pies de él, pero no me dejo.

-Amo tus pies, son hermosos, no los ocultes de mi Liz.-dijo viéndome al rostro, seriamente.

-Oh vamos! Lauri… están sin pintar…que de bonitos pueden tener?.

-Los amo al natural, tal como a su dueña.-y tras decir esto se volvió a posicionar sobre mi, con la salvedad que ahora era consiente de su desnudes parcial.


Al día siguiente, paso lo mismo del día anterior, toqué su lado de la cama, pero estaba vacio, ¿es que acaso nunca iba amanecer conmigo?, en fin ya tendríamos la vida entera para hace eso, y tal como ayer también hoy había una nota que solo decía:

Baja, para iniciar nuestro viaje y no te olvides de traer la otra caja que te regale. Esperare lo que tenga que esperar.
Te amo.

Tire la nota y salte de la cama, me pare justo enfrente de la ventana y corrí las cortinas, debía estar ahí abajo no?. Pero si lo estaba no lo podía reconocer, Oh My God!! Si que estaba perdiendo mi visión 20/20, miraba a las personas pero no lograba identificar sus rostros, y eso que solo eran cinco o seis metros de distancia, pero no quería usar lentes!.

Me la aleje de la ventana y corrí al cuarto de baño, sin una ducha no podía salir, por muy urgida de mis sorpresa que estuviese…las sorpresa se la llevaría él si me descubriese toda sucia. ¡Ew!. Y mientras me enjabonada no pude evitar recordar lo que mi maestro me había dicho hacia unas semanas atrás.

-No vez bien de lejos?.- había preguntado él, tras detenerme al final de la clase.

-Sus títulos perfectos, pero el contenido solo son manchas.- dije un poco apenada, sabia que ocupaba lentes, el estar estudiando tantos manuscritos y desempolvando antiguas escrituras en las clases anteriores a altas de la noche con poca luz, estaban pasándome factura, pero  no tenia que hacerme la tonta, mi …

-Y porque no usas lentes?.-dijo él, mientras limpiaba los suyos como presentándomelos indirectamente.

El agua había cambiado de temperatura abruptamente haciéndome volver de mis pensamientos…porque no usar lentes?…simple, no quería ser una cuatro ojos, nadie quiere jamás a las cuatro ojos…y de eso era una fiel testigo, para no ir muy lejos mi madre.

El agua se termino de filtrar por la llave, llevándose todo rastro de mi suciedad, pero no los de mi mente, porque tenia que recordar precisamente hoy a mi madre?, porque tenia ella que tener miopía, genéticamente era casi inevitable que yo no la padeciera, pero jamás usaría lentes, nunca, aunque significara tener mas y mas dolores de cabeza, mi profesor me había dicho que el no usarlos me provocaría dolores, y era mas que obvio que sus predicciones estaban saliendo a la luz, pero mientras existiese la aspirina estaría bien .

Dejé de pensar en cosas negativas y me apresure a cambiarme, vi mi reloj que estaba en la parte de atrás de la puerta del baño y me di cuenta que me había tardado mas de veinte minutos en el agua. Oops!, me seque a la velocidad de la luz y Salí corriendo al cuarto, abrí mi armario y saque la primera blusa, una negra siempre funcionaba…pero entonces recordé que él había dicho que fue una mala idea ir de negro, ok!! Ok!! Piénsalo…analízalo, cero negro, vamos a lo contrario una blusa blanca si!,,eso era…pero donde diablos estaban esas blusas?, ante mi estaba todo, menos esas blusas blancas, así que tire toda la ropa y comencé a buscarla, al fin la encontré y ahora los pantalones, cualquier azul funcionaria, giré mi cabeza la reloj de la mesita de noche y vi que llevaba diez minutos perdidos. Uy!!..

Saque los primeros jeans azules, me los puse al igual que la blusa sin mangas blancas, y …algo me faltaba… oh si.. un cardigan, y mis botas.

Un poco de delineador, algo de brillo en los labios, una coleta en mi  pelo húmedo y listo, tome mi bolso y salí disparada a la puerta, cuando recordé que no llevaba el bendito regalo, me regrese corriendo a toda velocidad y lo tome tirándolo dentro de mi bolso y otra carrera a la puerta.

Salí y apreté el botón del elevador.

Dos minutos después.

Aun seguía con mi dedo pegado en el elevador. Fokitos!!!.

Corrí hacia las escalera y las baje.. si mal no recordaba la ultima vez que las había subido cuando no hubo luz, las había contado. 100 escalones, 100 mendigos …escalones, bueno era que no vivía en el decimo piso sino ….200 escalones.

Y llegue a la calle. Vi para un lado de la calle, pero no vi ni rastro de mi osito, gire al otro lado y … bueno oh! Ahí estaba su camioneta negra, aunque esta parecía ser mas pequeña, o bueno tal vez no me había fijado bien, avance hacia ella, con paso veloz, hasta que escuche la voz de mi osito del otro extremo de la puerta, me giré al instante y quede en shock ante lo que vi, paralizándome y escaneándolo de arriba a bajo.

A unos tres metros estaba mi osito, si su carita era lo UNICO que pude reconocer de él, porque en lo demás no se parecía a él. Vestía un pantalón de cuero negro no pegado, algo suelto, parecía ser del estilo bombero, con unas cuantas lazas saliendo de sus bolsillos laterales con detalles metalicos,  unas botas (típicas de Lauri), subi mi vista…poco a poco deleitándome en el proceso, para encontrarme con una chamarra de cuero en color negro que se ajustaba a su silueta, y en sus manos pendía dos cascos, se miraba todo un chopper que destilaba sexualidad por los poros del cuero, y yo?, tan casual, tan….porque no me dijo nada.

Camine un poco(poquito) molesta hacia el dando grandes pisadas con mis botas, al menos en algo había atinado, me acerque, y lo quede viendo fijamente a través de sus lentes negros.
Puse una mano en mi cintura y …me calmé.-No …podrías al menos haberme avisado?.-él solo sonrió, estaba disfrutando mi malestar, lo cual solo me hacia enojar mas.-Tu todo de cuero y ¿ yo?-

Él se bajo unos centímetros sus lentes mirándome atreves de una minima rendija, para hacer contacto visual y agregó.-Amor, tu te vez bien con lo que lleves puesto, o bueno tan bien si no llevas nada, eso es irrelevante ahora, así que?.-dijo extendiéndome un casco muy bonito hacia mi.-Nos vamos?.-

No quería aceptar, pero tampoco por una niñería me iba a perder de mi sorpresa tan magistralmente planeado..(por meses).-Esta bien, y donde esta esa cosa?.-dije de mala gana sin apartar mi vista del casco.

Él me señalo tras de él aun lado de la carretera y ahí vi, nuestro medio de transporte una
flamante motocicleta bellísima con detalles cromados, que parecía ser la Ferrari de las motos. Wepa!! Esto ya me estaba gustando.

-Por tu sonrisa he de pensar que te ha gustado la idea de que viajemos con mi otro amor?.-dijo él en tono de malicia.


-Así que con ella me piensas engañar no es así?-conteste a su jueguito.

-Si.-dijo carcajeándose y caminando hacia la moto, me quede atrás para observar como se montaba, parecía salido de una revista, su pierna cubierta por el cuero  con la iluminación perfecta del sol, era para hacer una sección de fotografía de la GM.

-Vienes a comprobar la mercancía, o te quedaras ahí parada viéndola?.-dijo tras ponerse su casco, sin antes dedicarme una de sus sensuales sonrisas. Si hubiese tenido el pelo largo, he de jurar que lo hubiese movido como lo hacen los chicos malos de las películas, antes de ponerse el casco.

Ok Liz, tomamos mucha aspirina ayer.

Sin perder mas tiempo, avance hacia la moto y dude un poco, hasta que Lauri me dio una palmada en mi pierna, entonces me subí, y coloque mis manos en su cintura.

-Así no Liz.- giró su cabeza para verme por la visera de su casco, su voz la escuchaba clara como el agua, al parecer los cascos traían micrófonos integrados.-Tienes que rodear mi cintura, agarrarte fuerte, o te caerás, tengo planeado llegar en 20 minutos, si es que no nos caemos antes.-

Eso me asusto, acaso no podía manejar bien esa cosa?, y en plena vía vehicular íbamos a colisionar aplastados por  una bellísima Hummer?-Sabes bien a donde vamos y …conduciré esta cosa no?.-pregunté algo preocupada.

-Liz, antes de que te pasara algo, moriría yo, así tranquila, si chocamos te dono mis órganos…los que queden ilesos claro… uno nunca sabe la magnitud de las accidentes…-noté el tono jocoso de su broma, pero me asusto, y se lo reproche dándole una manotada en la espalda, que él rápidamente capto con su mano contraria, se giro, y beso mis dedos.

-Nunca te pasara algo mientras estés conmigo Mi-elle, nunca.-
Suspirando algo aliviada, no mucho, me pegue a su espalda, apoyando mi cabeza al lado de la suya, abrace su cintura fuertemente, y la moto ronroneo ferozmente y salimos disparados hacia el horizonte de la carretera.

Mientras avanzamos por la carretera, llena de vehículos que dejábamos atrás, era un buen punto andar en moto, nosotros avanzábamos y ellos quedaban atrás atorados en el congestionamiento. Era emocionante ir a tanta velocidad, cuando tomábamos curvas rápidas me apretaba mas a él y solo lo escuchaba sonreír por el micrófono del casco. Su olor después de unos minutos había dejado de distraerme, pensando en su ropa que ahora estaba guardada en mi armario, y que él no había reprochado.

-No te vallas a dormir.-me advirtió.

-No, solo pensada, nada mas. A donde vamos?.-

-Sorpresa….sorpresa, traes el regalo no?, si no…ahora mismo nos regresamos por el.-

-Aquí esta conmigo.-

-Phew!!.-dijo muy aliviado.

¿Que podía ser tan importante?, que yo supiera ahí dentro no había nada, no es que después de tantos meses la curiosidad me hubiese ganado, sino que al batirla no se escuchaba nada, ni pesaba, tenia que ser otra de sus bromas. Mi osito y sus bromas románticas.

-¿Liz?.-noté la preocupación en su voz, y eso me extraño.

-¿Si?-

-¿Ya …paso tu periodo no?-

-Lauriiiii!!!....-no pude evitar reírme, pude escuchar como su voz había disminuido un tono, así que estaba nervioso…¿por eso?.

-Si, mas que lista para tus huesitos.-dije apretándome mas a él.

-Solo quería estar seguro.-

-O nos regresaríamos a la casa?.- ¿hmm a un hostal me llevaba acaso?...tal vez era tan…tan… feroz en la cama como Edward Cullen en plena acción?

-Claro que no!.-dijo ofendido.-Eso es algo irrelevante, solo seria la guinda de nuestro pastel, no, lo que quiero mostrando es mucho mas especial que eso, además tenemos mucho tiempo por delante.

Buen punto, pero ….acaso él no se consumía por dentro como lo estaba haciendo yo por estrenar nuestra primera vez?, acaso solo yo era la calenturienta que no alejaba malos pensamientos de mi mente desde que lo vi sin camisa?, él me había visto ya sin camisa y bueno..si… devoró con su mirada mi busto..pero acaso él tenia mas resistencia de la que yo tenia?.

Benditas gónadas las suyas!.

De que te ríes?.-quiso saber mi osito.

-…no, de nada, es solo que, bueno no se adonde me llevas, me preguntas por mi periodo, me haces traer la caja vacía y …-

Alto- me interrumpió él.- Que caja vacía?, yo nunca te he dado ninguna caja vacía, las dos iban llenas, una con mis sentimientos y mi corazón y la otra con …bueno eso ya lo sabrás.-

Así que si tenia algo, pero acaso ¿era una pluma?, solo eso podría explicar que no pesara nada.
Seguimos avanzando por la carretera, llevábamos unos cuantos kilómetros sin decir nada, y lo agradecí mucho, no había desayunado nada y  me estaba empezando a doler el estomago. Tenia ganas de quitarme el casco, soltarme el pelo, y dejar que el aire rosara mi rostro, el clima no estaba caliente, mas bien era cálido, como para haber ido a la playa.

-Liz?-


-¿uh huh?-

-¿Porqué estas tan callada?. Cuidado y te me duermes-

-Solo estaba pensando en el buen clima que hace, y tú en que pensabas?- me apreté mas él, si es que podía hacerlo mas.


-Bueno, también en el clima, es perfecto para mis planes, y también en nuestro futuro.- pude sentir su emoción, realmente estaba entusiasmado por lo que había preparado, pero…que era
eso?.

Media hora después, se detuvo, alce mi rostro de su espalda, y contemple los valles a lo lejos, no había edificios solo vegetación y enfrente de nosotros una casa hermosa. Él se bajó primero quitándose el casco, dándole la bienvenida el viento con su caricia, despeinando sus cabellos, haciéndome suspirar. Luego se me acerco a mi, tomándome de la cintura me cargo y me puso en el suelo, me quito el casco, y con su mano libre acerco mi mentón para el encuentro certero con sus …labios.

Si tenia hambre le deje en claro cuanta hambre sentía. Lo besé como si estuviese poseída por él, pero verlo de cuero, con su pelo despeinado, ese sonrosar de sus mejillas ese débil bronceado, me hacia querer violarlo ahí mismo.


Él se separo de mi dejándome jadeante, el oxigeno hacia falta en mi sistema, durante todo el beso se me había olvidado respirar, pero él por el contrario respiraba perfecto, como si nada. Sentí que coloco mi casco en la moto, y ahora con ambas manos tomo mi rostro.

-Lo vez?- que veía?, lo hermoso que se veía?, eso claro que si, pero vi en su mirada tierna que no era de eso lo que estaba hablando.-Tú eres mi oxigeno, no necesito el contaminado que me brinda el ambiente.-Inhalo sobre mi rostro, como si fuera un perfume a catar.-Hueles a rosas.
Ven vamos.-

Me tomó de la mano, dejándome con una sensación de mariposas en m interior, estaba nerviosa no tenia ni idea de lo que nos esperaba. Vi la unión de nuestras manos, estábamos unidos, eso era definitivo, él me  llevaba un paso por delante, así que yo lo seguía, y luego llamó mi atención su trasero cubierto por el cuero, que con cada paso que daba una de sus pompas se elevaba mas que la otra como diciéndome …tócame.

-Ey!!-gritó asustado mi osito, tras el agravio que cometí contra su pompa derecha, girándose para encararme.

-Oops! Lo siento, no lo pude resistir.- solo recordé la vez de la cena, ahí también había tenido ganas de tocar una, pero no tuve el valor, ahora…era mío, podía agárralas cuanto quisiera y ese pensamiento me hizo sonrojar.

Él me dedico una mirada picara, junto a una sonrisa de lado.-Qué esta pensando esa cabecita?, te vieras en un espejo Mi-elle, estas roja.- se acerco a mi, acortando la distancia. Ya frente a él, me abrazo por la cintura, pero sus manos rápidamente fueron bajando hasta …OMG!! Quedar en mis pompas.-Si tu tocas, yo toco, si tu besas, yo beso… y así sucesivamente… te parece?.

Yo solo asentí, no podía pensar nada coherente, no con él tan cerca, con sus manos ahí en esa parte de mi anatomía.

Avanzamos un poco mas en busca de la entrada de la casa, que era espectacular, parecía una minimansion campestre, cubierta por pequeños arboles a su alrededor. Traspasamos la puerta y lo que vi me dejo maravillada, la casa estaba al frente, pero a los laterales habían jardines con todo tipo de rosas, tulipanes y arboles al fondo, y vi que del otro lado se imponían unas cuantas palmeras.

Entramos en la casa de estilo victoriana, muy campestre pero con todos los lujos dentro, muy bien acondicionada, una vez dentro no pude inspeccionarla bien Lauri no me dejo, jalándome apresuradamente al otro extremo de la casa, donde había unas puertas de vidrio que llevaban a una terraza. Ya ahí me quede maravillada, frente a la terraza a unos pocos metros había solo agua, agua y mas agua, de fondo las grandes montañas a al otro extremo del lago mas casa hermosas.

Era le Lago di Como, claro que tenia que serlo, era tan solo perfecta la imagen ante mi.


-¿Te gusta?-dijo él viéndome fijamente al rostro.

-Mucho…mucho.-le exprese, me acerque a él en su pecho abrazándolo. Ahí bajo la terraza había un patio con una gran piscina que no tenia final y daba la impresión que si te acercabas caerías al lago.

-Esta casa es nuestra, pero …esta no es la sorpresa, permíteme.-se retiro de mi abrazo, lo vi sacar algo de su bolsillo lateral, una pañoleta negra, me insto a girarme y luego me vendo los ojos.

-Lauri!, porqué?-

-Shss!!, confía en mi.-dijo contra mi oreja

-Me voy a caer!-argumente falsamente, no quería perderme de nada.
Pero no me iba a caer, acto seguido él me cargo en brazos, y lo sentí avanzar…bajar gradas…caminar y se detuvo. Me bajó y en mis pies sentí la grama fresca, y escuche el sonido del ziper abriéndose, que ..que era lo que estaba haciendo?.

Un minuto después creo me volvió a tomar en brazos, y ya no sentía el cuero contra mi piel, ahora solo su camisa y luego escuche el salpicar del agua contra su cuerpo. ¿Estábamos en el agua?, me sentí nerviosa no veía a donde me llevaba, y en el agua…pues… pero, me apreté mas a su cuello enterrando mi rostro también.

-Liz no tengas miedo, conmigo estas a salvo.- y lo sabia pero…ante lo desconocido todo el mundo era propenso a sentirse un…tanto incomoda.

Sentí el agua rozar mi cardigan, uh!! Uh!! Eso solo significaba que el agua ahora le llegaba a la mitad de su cuerpo.

Y por fin tocamos algo firme, cuando me coloco ahí, me tambaleé, y pude deducir que era un barquito, luego lo sentí a él subirse, me ayudo a sentarme y él me siguió. Así que estábamos en un barquito, en el agua…para?.

-Permíteme la caja que te di- me pidió Lauri, su voz lo delataba, sonaba super emocionado, y podía apostar que tenia una gran sonrisa en sus labios.

Solo le pase mi bolso y escuche como él lo abría.-Listo, todo esta perfecto.
Me deje llevar por los aromas, el olor del agua mezclado con él suyo, combinación perfecta, pero también olía a …rosas?.

-Estas lista?-me preguntó muy entusiasta. Solo le asentí con una sonrisa en mis labios.-Puedes quitarte el pañuelo.

Me lo quite impacientemente y me quede con la boca abierta ante lo que tenia a mi alrededor y frente a mi, era perfecto…







La Moto


Parte trasera de la casa...con vista al Lago

4 comentarios:

  1. Quuuuuue? Y luego?!?!?!?!?!?!?!?! >> te voy a pegar Dan como que me dejas asi? Hahahahaahahah

    Ame la parte donde le toca su pompa jajajajajaja buenísimo y la casa me recordó a winter en la boda ahahahaha creo que ya se por donde voy en chill Jajaja ok no te voy a copiar Jajaja sólo que l descripción es tan igual a la mia cuando salen a apreciar el amanecer jojohoho
    Dan te exijo un nuebo cap... Se me hace raro que no tenga tantas leectoras este fic si es buenísimo .... No lo públicaste en los grupos verdad? Ahaha siento que no eres asi con eso Jajaja
    Por cierto no tengo idea de xuando me contestas un comentario asi si me contestas avisame para revisar mi respondido jojojo
    Te adoro :)
    Sigue! Que soy capaz de volver a leerlo cuando acabes jejejejeje

    ResponderEliminar
  2. Pero yo también soy fan de Dangerous... solo que no he comentado hehehehehehehe :D vaya subí otro más :)

    Bueno...... esa Liz... es una cochambrosa golosa, cada dìa su golosidad aumenta, aunque se que con alguien como Laurito es inevitable <3 me encanto a mi también cuando le vio las pompas..... Ummmmmmmm me lo imagine totalmente, Puchaaaa pero nos dejaste con las ganas de saber más... has aprendido como dejarnos con ansias, comiéndonos las uñas...como cuando termina la novela y se queda en lo mejor hehehehehe

    Excelente capitulo
    Ojala subas el otro pronto
    See you babay!!!

    ResponderEliminar
  3. Omg Omg Omg .. como dejas el cap asi! xD leere el proximo ahora.. :B

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...