"Days go by like the wind and this life is too short" The Rasmus

viernes, 23 de marzo de 2012

Lauri Una Deidad Mortal (cap 31) vol.2





15 Amor En Helsinki


Al dia siguiente, me desperté muy revitalizado, hacia mucho tiempo no vivía estas experiencias carnales, pero aun no podía olvidar lo que había pasado por mi mente, si, tenia que admitirlo, podría morir por amor. Porque la amaba, por mas que intentara negarlo era una verdad que no la podía ocultar, y tampoco la poda matar, porque anoche me había dado cuenta que preferiría morir por ella, antes que dejarla morir a ella.

Y esa posibilidad no era muy remota. Sabían de ella, y mi secreto, en cualquier momento que lo quisiesen podrían actuar, pero antes iba a disfrutar si asi fuese el caso, mis últimos días.

Me movi en la cama buscándola, estaba un poco mas debajo de mi, y un poco retirada, extendi mis brazos para acercarla a mi, y abrazarla, la pobre iba a despertar muy adolorida, no se cuantas veces lo habíamos hecho, había perdido la cuenta un poco antes del amanecer, pero creo todo fue por no tratar de pensar, y también por mis ojitos, ellos tuvieron algo de culpa. Quería liberar mi rabia, por hacerme sentir de esta manera, y tenerme tan a sus pies, aunque claro ella no lo sabría nunca.

Mi aroma se había impregnado en ella, tome un mechón de su oscura melena y lo inhale, dándome la mayor de las satisfacciones. Y la deje seguir durmiendo sobre mi pecho, en el lugar donde se suponía tendría que estar mi corazón, uno que ni remotamente tenia cerca.
Mi mente no dejaba de pensar, estaba en una bomba del tiempo que en cualquier minuto podrían hacerla detonar.

Por eso viviendo los últimos días?... o minutos?...

Algo en mi interior se rio.

Lykia seguía durmiendo en mi pecho, mientras yo acariciaba la coronilla de su cabellera. Y tenia que aceptar mi realidad, ya no era libre de estar aquí, tarde o temprano me … que es lo que querrán de mi?, que vuelva? O que desaparesca de la tierra?.
Creo la ultima opción me preocupaba mas, en todos estos años, que no podían comparar con los vividos en Korppi, no quería dejar la tierra, este era mi hogar.

Y tu tumba!!.

Basta de mortificarme con pensamientos negativos, por eso viviría solo el presente sin preocuparme por le futuro. Mi celular sono. Mire panorámicamente mi cuarto tratando de hubicarlo pero no recordaba donde lo había dejado. Asi que lo hice aparecer en mi mano. Un mensaje de Aki, que no olvidara la cita con YLEx.

-buenos días…- ronroneo Lykia, sobre mi pecho. Deje a un lado mi celular, y me acomode en los cojines de mi cabeza, para quedar semiacostado, y asi poder alzarla y quedar al mismo nivel.

-buenos días mi … princesa .-sonreí para ella, eso le gusto, porque me agradeció con un beso.

-que dia tan perfecto será hoy. Amaneciendo junto al hombre  que mas  amo, esto no lo podría cambiar por nada del mundo.- dijo abrazandome.
En el aire se quedo el “yo también te amo”, pero eso solo seria complicar las cosas. El te amo jamás vovleria a decilo.

Suspire fuertemente.

-que sucede?.- pregunto Lykia, levantándose de la cama, y permitiéndome contemplar su hermosura al desnudo.

-ahora?, comtemplo lo que es mio.- en mis labios se formo una gran sonrisa, y una de mis cejas se elevo.

-tuyo?.- mientras lo decía, poso para mi. Colocando una de sus manos en su cadera, y la otra en la nuca.- eso me agrada.- y se marcho al cuarto de duchas.

Mientras esperaba que Lykia se bañara, fui al otro cuarto de al lado y me duché también, no tenia tiempo que perder, o no llegaría a tiempo para la entrevista.

Mi ducha termino primero que la de Lykia, cuando ella salió ya me había cambiado con nuevas ropas, y solo faltaban mis calcetines y mis botines nuevos que los había comprado en Rusia, eran estilo militar. Me encantaban.

Ella miró los botines, luego  mi rostro, y sonrió.

-todavia te encantan esos zapatos asi?.-

Solo le respondi con una sonrisa. ¿Por qué diablos estaba sonriendo tanto?.

Ella se acerco a mi, y se hinco sobre sus rodillas, para quedar sentada sobre sus pantorillas. Yo estaba sentado en el borde de la cama, listo para terminar de vestirme, pero ella, tomó mi pie, y lo coloco sobre su pierna.

-no recuerdo cuando fue la ultima vez que pude sostener tu pie de esta manera.- elevó su mirada hasta encontrar la mia.- me encanta la textura, es tan suave, parece que estuviera tocando seda.- acaricio cada dedo de mi pie, uno por uno.-

-Lykia, podrías hacerlo en otro momento, tengo prisa.- dije renegando a medias, en verdad no quería que dejara de tocar mi pie, me sentía muy complacido, nadie nunca me había tocado los pies, como Lykia.

-tienes opción, has eso que haces y llegaras en un segundo.-dijo volviendo a su trabajo.

Besó mi dedito chiquito, y tomó el calcetin. Luego el botin, amarrándolo firmemente. Ahora el mismo ritual para el otro pie. Se puso en pie, invitándome hacer lo mismo. Y se alejo unos centímetros, para poder observarme totalmente de la cabeza  a los pies.

-perfecto, eres perfecto. Y mio.- corrió hacia mi, acortando la poca distancia entre nosotros y me beso. Ella lo dirijio.

-hasta pronto.- susurre entre sus labios y desapareci.


---



Reapareci mi materia, en el estacionamiento de YLE, dejando ahí mi carro. Subi por el asensor hasta el ultimo piso, al entrar en la sala de espera estaban todos menos Eero, él nunca llegaba tarde. Raro.

Al acercarme a ellos estaban hablando de Eero, pregunte porque no había llegado a un, y su respuesta me dejo helado, no lo podía creer, no nos habia mencionada nada.

-tiene novia!?, y cuando la conoció? En donde?.- mi curiosidad divertía a Pauli y Aki.

-hace tres días, dice que fue amor a primera vista.- contesto Aki, al tiempo que verificaba su iphone.

-dice que es perfecta, hermosa, nunca había visto una mujer tan, como fue que dijo?- dirigiendo se a Aki.

-exquisita.- musito el, volviendo a su teléfono inteligente.

-oh si exquisita. Van volando, ya viven juntos. No se me haría raro que la otra semana se casaran.- se carcajeo Pauli.

-no es gracioso Pauli, ya la vieron?.-ellos negaron con la cabeza, ahora solo tenia la atención de Pauli, en cambio Aki, estaba hipnotizado por su teléfono. Por eso no usaba tanto el mio.

-y donde la conoció?.-eso era extraño, durante estos casi dos meses no noté ninguna reacción ante alguna mujer.

-muy buena pregunta, lastima que no se nos ocurrió antes.- respondió Pauli.

-va ha venir hoy?.-

-se supone.- en esta ocacion fue Aki el que contesto.

Eero llego casi al final de la entrevista, solo le hicieron dos preguntas, y terminamos.

Nunca lo había visto asi, radiante de alegría, no dejaba de sonreír, hmm esos síntomas ya los conocía de propia mano, asi que en verdad estaba muy encandilado con esa joven.

-Eero, estabas con ella?, por eso la tardanza?.- le comente, mientras avanzábamos por el pasillo, al otro salón donde nos tomarían las fotos.

-si.-

-y porque no vino contigo?, la queremos conocer.-pregunte, al tiempo que entrabamos al set de fotografía.

-si estaba con ella, es grandiosa Lauri, fue amor a primera vista, nunca me había sentido asi, es única, la amo. Y no dejare que la vean, y se la coman con los ojos, como lo hice yo.- sonrio, me dio una palmada en el hombro y volvió hablar.- no, claro que la conocerán, solo que hoy no podía, dijo que tenia compras que hacer, para reponer su guardaropa.-

-me alegro por ti, y ella te ama también?.-que rápido se enamoraban los humanos en cambio a mi me costo, una eternidad.

-no lo ha dicho aun, dice, que no quiere apresurarse a que le rompa el corazón luego de que me confiese su amor, pero no importa yo tengo amor para ambos, y de sobra.-

Guardamos silencio las fotos iban a comenzar. Luego dos horas después, nos fuimos en el carro de Aki, había insistido mucho en ello, y nos fuimos a comer.
Aun no podía quitarme de la cabeza, este enamoramiento repentino de Eero, aunque me hacia muy feliz, que estuviera con alguien que lo llenara plenamente, al igual que…

Tu?... por favor!!!...

-y donde la conociste?.-pregunto Pauli, volviendo me a ver, por el espejo de su puerta.

-la conoci, en … la cuadra de mi casa, su carro se había averidado, yo le brinde ayuda. Y desde ahí, todo es historia.- termino de hablar Eero, recostándose en su asiento.

-como se llama?.-pregunte yo.

-Elle  Hakönen.- Eero respondió.
Lo medite, lo analice, no era un nombre común, no aquí en Finlandia, tal vez en America.

-su nombre es americano, ella no nació aquí, llego hace seis años a Helsinki, su padre es finlandés, su madre Canadiense.-

-oh!!!eso lo explica.- comento Aki, que miraba fijamente al frente, mientras conducía.

Lo explicaba realmente?, tenia dudas todavía. Bien pudiese ser una fan, que solo estaba idiotizada por el, y no realmente enamorada, como ya él lo estaba, ojala estuviera equivocado, lo averiguaría, si el tiempo me lo permitiese claro.

Nos quedamos callados, Eero y yo, en cambio Aki y Pauli seguían hablando, algo de sintetizadores nuevos, y aplicaciones para el iphone, yo por eso no me separaba de mi nokia, era único e inigualable.

Me recosté en el vidrio, viendo pasar rápidamente los edificios, no se a que velocidad ibamos ni quería preguntar. Y me deje llevar por mis pensamientos, ultimamente pensaba mucho.    En este momento el unico lugar en el que quisera estar era al lado de Lykia, y no perder ni un minuto, pero tampco quería estar lejos de la banda, bien y fuera la ultima vez.

-Lauri a la tierra.- volvió a decir Aki, viéndome por el retrovisor.

-si?.- me incorpore, y me recosté en el asiento.

-por que tan melancolico?, están escribiendo nuevamente?.- me pregunto Aki, sabían que cuando escribía las letras, en ocaciones me ponía melancolico, pero esa no era la razón, que bueno fuera que estuviera escribiendo las cansiones de un lejano nuevo álbum, era melancolía por otra cosa.

-no aun, no terminamos con este, dejare que nuevas ideas vengan a mi en un futuro. Que decias antes?.-

-decia que, si viste el estado de tu cuenta, porque el mio subió increíblemente.- dijo Aki.

-el mio también.- dijeron al unizono Eero y Pauli.

-oh no lo he visto,.- y muy sin cuidado me tenia, ya veria a quien se lo regalaba.

-que vas a comprarte?.-en esta ocacion el curioso era Pauli.

-no lo he pensado aun, tal vez, un yate.- dije solo para apasiguar las preguntas, pero todo lo contrario hice, incrementaron.

-y de cuantos pies?.-Eero pregunto.

Le devolví una mirada de reproche, no quería hablar del dinero, en verdad no quería ni hablar de nada. En que momento me había puesto de mal humor?.

Lo bueno fue, que llegamos al bendito restaurante que escojio Aki. Nos bajamos y nos llevaron a la mesa reservada.




Comimos exquisito.

-a que hora volvemos al YLE?.- pregunto Eero, mientras ingresaba al carro.

-a las cinco.- repondio Pauli, mientras terminaba de quitar una migas de su pantalón.

Luego del restaurante fuimos un rato al parque que no estaba muy retirado de las oficinas del YLE.

Ahí el tiempo se nos fue volando, volvimos a la entrevista por radio. La concluimos rápidamente, y en el estacionamiento nos despedimos hasta la próxima vez.




Al llegar  a casa, me di cuenta que Lykia no estaba, a lo mejor estaba en la universidad. Recorrí toda la segunda planta, caminando de un lado al otro. En estos días había entendido una cosa, que no quería volver a estar solo nunca mas.

 De veras?...

Pero tenia que aceptar la verdad, era algo imposible de cumplir, no si quería que ese alguien que me acompañase por siempre fuese Lykia, por una u otra razón no se podía, ella no podía ir a Korppi, su cuerpo al no regirse por las leyes de ese lugar, se marchitaría en poco tiempo, y ni yo… suspire, quedarme aquí.

Y por mas que lo pensara no encontraba una manera de arreglar las cosas, mi destino tan solo era una bomba de tiempo que en cualquier momento iba a explotar, y eso me enojaba, no poder manejar mi  propio destino a mi antojo, sino a lo que otros quisiesen, que maldición ser un Korppi, deseaba ser un terrícola, lo anhelaba mas que a mi vida.

Lykia llego, en el preciso momento que atravesó el umbral de la puerta lo sentí, y me lleno de felicidad, al menos mis últimos días seria feliz.

Mátala y también será feliz.

Cierto también lo seria, pero luego la culpa y el dolor corroerían mi alma, hasta consumirme de tristeza. Aparte esos pensamientos trágicos, y baje rápidamente para recibir a mi princesa en su castillo.

Mi princesa…

En la ultima grada nos encontramos, la abrace fuertemente, permitiendo que se alargara por mucho mas tiempo, y tenerla junto a mi. Ella se separó un poco, elevó  su rostro, para poder besar mis labios. Le di la bienvenida a su tierno beso.

-te amo tanto, Mi Lauri.- murmuro contra mis labios que aun seguían en un vaivén de caricias.


Y yo te odio tanto…





-------------------------------------
P.D1 No te pierdas los últimos capítulos del fic....
P.D2 Si lees por favor deja un comentario, (aqui o en el box al lado derecho del blog) no importa si solo es una letra o algo TnT....pero no sabes cuanto desanimo da postear y no saber si alguien lee o no...( el fic ya esta terminado)...
P.D 3 Gracias por leer :)



3 comentarios:

  1. genial bueno ya sabes que soy tu admiradora y siempre leo tus fics aww de veras que estoy traumada haha estan geniales sigue asi denis :) y obvio tambien espero oblivion n,n!!

    ResponderEliminar
  2. u.u no me di cuenta de comentar algoo en los otros capitulos jejejee!!!! Esta buenisimo el fick!!! jeejejjeee Laui es medio malo pero adoro esta historia!!! espero qee termine bien!!
    Suerte!!
    Naii

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...