"Days go by like the wind and this life is too short" The Rasmus

domingo, 22 de abril de 2012

Oblivion -C4-



CAPITULO IV













Lauri (p/v)




Por fin se había terminado, no recordaba la ultima vez que había estado tan nervioso en el escenario, y creo todos se dieron cuenta cuando el micrófono se me cayo.
Salí lo mas rápido posible, solo hice dos entrevistas y me fui a buscar el carro, no quería seguir dando muestras de mi nerviosismo. Al llegar a mi Ford blanco, vi que no estaba solo, había una chica sentada a gatas cerca de el. Ya sabían cual era mi carro? ¡!Era el colmo!! tenia que cambiarlo.


Si quería desaparecer lo mas rápido posible tenia que quitarla del camino o bueno lo otro era atropellarla. Me acerque a ella, y trate de quitarla y ahí me di cuenta, era la misma chica que había visto en el concierto, la chica de la perla.

 Claro también como no reconocerla, recuerdo muy bien sus ojos casi celestes o azules, bueno se que me hizo recordar el cielo de un verano sin nubes, me había impactado su belleza, hacia mucho que no me fijaba en mis fans como un simple espectador, sino como un hombre.


Pero estaba borracha, eso el quitaba puntos a su belleza natural. Le pregunte si estaba bien, claro que no lo estaba pero por algo tenia que empezar. Ella solo tenia que decir un si o un no, pero se extendió, por un momento pensé que no estaba borracha que solo estaba actuando pero a mi siguiente pregunta y escuchar su respuesta me quedo claro que no.


-A quien venias a ver?.- sabia que a mi, la vi en la hora de mi concierto, en primera fila, un tanto emocionada.

-Al desgraciado de Lauri.- Eso si que no me lo esperaba, jamás una fan me había llamado de esa manera. Que le había hecho yo para merecer semejante titulo?.

Ella continuo hablando y dándome las explicaciones del porque ese titulo. Y bueno no me identifique mucho con su respuesta, hasta donde yo recuerde nunca sufrí por reprobar una clase. La inste a pararse, ayudándole con mis manos y mis brazos. Pero fue un error no se pudo poner en pie y cayo al pavimento, para seguidamente vomitar mis nuevos y exclusivos botines.

Conté hasta tres, me separe de ella y me limpie sacudiendo  mis botines, esto era injusto ayudándola y así me paga?.

Me volví a ella, y la cargue, no pesaba mucho, se sentía ligera, y muy cálida, olía a rosas, y su cabello a champú.

Agradable.

Creí que estaba segura en mis brazos pero en un instante se me cayo de los brazos, y perdió casi todo el conocimiento que le quedaba.

Tenia que ver la perla.

Introduje mis manos por todos sus muros de abrigos, se notaba que era extranjera, yo apenas  una gabardina andaba. Y  encontré la perla,  era mía. Sin pensarlo la arranque bruscamente.


Pero no podía dejarla ahí, busque en su cartera algo que me indicara donde dejarla, Wow!! Me sorprendió tenia todos los artilugios de Apple, y en su Iphone leí su nombre Liz Zonaletti. Italiana, donde vive Eero, en Italia lo conoció?, ya le preguntaría luego y ya le reclamaría también por no haberse aparecido para saludarme.


Vi la llave del Katajanokka, oh!! Ese hotel me daba miedo, no podía entender como las personas podían hospedarse en un hotel que fue una cárcel y que aun conservaba muchas cosas temáticas de su pasado. Pero en fin extranjeros tenían que ser, todavía Liz seguía en el pavimento decidiendo que hacer con ella. Y solo había dos soluciones posible, bueno tres, contando si la dejo abandonada aquí.


La cargue nuevamente y la introduje en la parte trasera de mi carro, estaba decidido en pago por darme la perla, le daría un pase backstage personalizado.







Llegamos a mi casa, totalmente obscura no había nadie en ella, solo esperando por mi, y era tan grande. Subí las escaleras en brazos con mi huésped, ya quería ver su cara cuando despertara en mi cama, por que no en otra habitación?, pero no seria lo mismo, además no podía dormir en otro lado que no fuese mi cama, después que habíamos separado habitaciones con Paula, solo en esta que era mía podía dormir plácidamente.


Quite el cobertor, y la coloque suavemente, le quite las botas, los abrigos, Wow!! Tenia tres gruesos abrigos y dos sudaderas mas abajo y por fin quedo solo su ropa, una blusita negra cuello tortuga, que se ceñía a sus curvas, y un pantalón gris de los de moda.

En ese momento tuve el impulso de alejarme y verla completamente.


Se veía radiante, su cabellera negra abundante hacia contraste con mis almohadas blancas, en verdad se veía hermosa. Me fui al baño a darme un ducha, lo ocupaba para relajarme, y con migo traía la perla, la puse contra el espejo y leí Oblivion.

Oblivion.

A decir la palabra otra vez iba cuando Liz grito, me asusto, la perla se cayo de mis manos, no, aun no era momento para reclamarla mía, solo bastaban dos veces decir la palabra y ya era tuya la perla.


Me puse mi pijama y me metí en la cama, junto a Liz, era una pena que no se diera cuenta de esto, pero en fin, ya mañana miraría su expresión al verme frente a ella.

Sonreí.



Y le agradecí el haberme encontrado con ella, había cambiado mi rutina, y mis expectativas, y había traído hasta mi la perla.

Amaneció muy rápido, o eso sentí, o era lo que me esperaba este día, porque no seria como todos. Me puse en pie comprobé el reloj pasaban de las 7 am. Me fui al baño, me perfume y me cambie. Le daría mas tiempo para dormir, lo necesitaba. Y volví a sonreír ante lo que me esperaba.


Me prepare un café, lo tome muy lentamente, comprobé el reloj de la cocina pasaban de las 8 am. Ahora si era tiempo. Subí hasta mi habitación, abrí de par en par las cortinas, y me senté frente a mi cama,  en  mi gran adorado sofá silla, que era como estar en el cielo de lo relajante que era, y espere.


Volví a sonreír, estaba resultando, no había pasado ni un minuto cuando ella sintió el sol en sus ojos, se dio la vuelta y quedo boca a bajo. Algo paso porque rápidamente se dio la vuelta, se sentó, y me miro.

Oh si, me vio y me reconoció, daría lo que fuese por poder leer su mente en este momento, aunque unos segundos después no hizo falta ese anhelado poder. Liz era transparente en sus emociones, al verme fijamente había recapitulado todo, dio unas cuantas miradas, la vi inhalar nuevamente y profundamente, y en ese preciso instante había subido el color a sus cachetes, estaba roja como un tomate, note la emoción en sus ojos, esto había sido un error, frente a mi ella se reprimió, por que no pensé en eso?, bueno al ser una fan, pensé …


No, no pensé, la emoción me gano.


Me hubiese gustado que mostrara sus verdaderas emociones, fue tal el grado de represión, que vi como se mordió sus labios carnosos, seguidamente me devolvió la sonrisa que por mucho rato llevaba yo en el rostro.


-Buenos días Liz- Le dije, podía ver, que aun no lo creía, tal vez me había pasado un poco? No, claro que le gusto mi sorpresa.


-Que desgraciado que fui no?.- repetí sus palabras, aun no podía imaginarme a nadie llamarme así, nunca había hecho algo que ameritara ese titulo, bueno corrección si lo había hecho, pero eso era otra historia.


Ella reacciono y recordó, pidió disculpas, y seguidamente su mirada cambio, yo la seguí y vio la perla. Estúpido. Ni cuenta me di, que ahí la había dejado, mi plan era perfecto, al tenerme a mi frente a ella todo el resto del día, no tendría necesidad de acordarse de la perla, bueno solo recorto la estadía en el paraíso.


Me puse en pie, y fui en dirección hasta la perla, escuche su reclamo, y vi como se llevo las manos al cuello, había sido muy brusco al arrancársela así.


-Lo siento.- No debí haber hecho eso. Me fui a sentar cerca de ella, muy cerca, quería ver que efectos le hacia a esta distancia.


Y no me equivoque, vi como se le dilataron las pupilas, comenzó a respirar mas rápido, le explique que la perla era falsa, y note que me creyó. No podía dejar que creyera que sabia que era real, no, si quería la perla para mi.


Note tristeza en sus ojos, sentía pena de mi? Oh!! Así que ya lo había descubierto, pequeña inteligente, pero bueno en parte fue mi culpa por incluir la palabra en mi canción.


Le conté una versión corta de mi conocimiento de la perla, además no importaba, pronto ella me olvidaría.
Para celebrar el reencuentro de mi perla, fui hasta el minibar por una copa de vino, y lo escuche, el gruñir de su estomago, la quede viendo y comprendí que desde anoche o mas no había comido nada.

Solo le sonreí en disculpa.

Le dije que se arreglara, para luego llevarla a comer, el tiempo tanto se había acortado?.  Había planeado que pasara todo el día conmigo pero bueno, vio la perla tenia que acortar mi plan.


Le dije que tomara ropa mía si así lo deseaba, y vi nuevamente el color llegar a sus mejillas, un pequeño detalle. Que se pondrá?. Y me fui del cuarto, dejándola sola.


Pero me quede tras la puerta y escuche como suspiro fuertemente. Mi celular vibro en mi muslo derecho, lo saque y vi un mensaje de Eero. Ah por fin me daba la cara. “estoy en tu puerta, ábreme Lintu”.


Oh!! No contaba tener visitas. Pero Liz era mujer, a lo mucho una hora estaría ahí, aunque le dije media hora, ay!! Estúpido. Ojala se tarde mas.

Baje por las escaleras  y le abrí a mi amigo. Aun podía decir que era mi amigo, después de mi historia con su ahora esposa, habíamos vivido un tórrido triangulo amoroso del cual por suerte Eero jamás se entero. Aun no sabia porque seguía con Paula, hacia mucho no sentía nada por ella, será por Julius?, bueno era por el, pero ahora ya ni el podía hacer nada, ya que el no era nada … mío, aunque aun lo amara.

Suspire largamente.

-Lo sé! Discúlpame, pero que conste que llegue, te vi, y bueno luego me marche, pero te vi, estuviste fenomenal, un poquito nervioso pero lo normal.- Termino de hablar, y seguidamente abrió sus brazos en busca de un abrazo. Yo acepte y le correspondí, dándole unas palmadas en la espalda. Aun podía hacer esto con el.


Me había costado mucho el alejarme de Helena, pero fue lo mejor para todos. De eso ya ha pasado un año.
Lo hice pasar, y tras de mi cerré la puerta principal, tomamos asiento.


-No eres de venir sin avisar.- contaba con que nadie me visitaría hoy, lo bueno es que ya los planes con Liz los había acortado.

Note que me miro pícaramente, y algo extrañado.- No cuando estoy en la cuidad, pero eso quiere decir que hay una fémina aquí, ahora?.- Pregunto el, abriendo sus ojos en muestra de asombro. No era un secreto que ya no llevábamos una vida de casados con Paula.


-Bueno, si, pero no es lo que te estas imaginando.- Me apresure a corregir, porque al confirmar el me mostro una sonrisa compinche.- Es una fan.- Error. Porque le dije eso?. Vi como puso sus ojos como plato, y en su boca se formo una O.


-Una fan?, tan necesitado estas de cariño?.- Eso me hizo reflexionar, desde lo mío con Helena no había estado con otra mujer. Liz era bella, pero en ningún momento se me cruzo por la mente hacer eso con ella.


-No, bueno tal vez si, pero no, no con una fan, puedes dejar que te explique?-Espere hasta obtener una respuesta afirmativa.-   Ah!! Se me había olvidado decirte, ustedes se conocen, tu le diste tu pase a ella.-


-Mi pase?.- se puso pensativo y luego recordó.-Oh!!! Claro que la recuerdo la chica italiana, muy bella por cierto, ah!! Pícaro. Pero no es tu fan, que yo sepa o si?.-


-Si, vino exclusivamente desde hmm Grecia, par insultarme.-ante este comentario no pude evitar reírme, que irónico había resultado todo. Hoy me sentía diferente, vivo tal vez?, había cambiado mi rutina de pensar y de sonreír.


-Para insultarte?- Yo solo asentí.- Eso es raro, pero si mal no recuerdo es fan de Johanna, eso me dijo, aunque ahora que lo pienso ni se inmuto cuando la vimos.-


-Bueno puedes dejar que continúe mi historia?.-
Y le conté todo lo relacionado con la perla, el era el único que sabia de mi búsqueda, aunque claro no sabia lo que realmente hacia esa perla, me extrañaba que hasta ahora no se había puesto a investigar.


-Oh!! Ahora lo entiendo, y donde esta?.-


-Arriba.- por el rabillo de mi ojo vi un tobillo en la cima de mis escalera, ella estaba escuchando, dudaba mucho que supiera un fines fluido, ya que nosotros no solíamos hablar en ingles.


-Ese tobillo es de ella?.-


-Sh!! Si, es ella y creo esta tratando de entender nuestra conversación, pero en fin, me tengo que ir, la señorita no ha desayunado y pretendo darle de comer y llevarla a su hotel.-


-Ya? Tan pronto?. Me imagine por lo menos que la tendrías aquí hasta que llegara tu hijo.-


-Como se te ocurre?, ya te dije porque esta ella aquí, y porque estoy haciendo esto, no mal interpretes mis acciones.-


-ok. Me voy no tienes porque pedirlo. Pero relaje si?, disfruta el día, olvida por un momento que es una fan.-



-Sabes lo curioso, que no actúa como una, la probé. –Ante este comentario, note la sorpresa en su rostro y lo mal pensado que estaba conmigo y mis palabras.- eh no pienses mal, probé sus reacciones y se que es una fan, pero no delata sus emociones, bueno su cuerpo si la delata, parece un arcoíris.-


-Un arcoíris, provocado por ti, porque cuando estuvo con migo no note nada raro, solo eh, si grito muy fuerte y me asusto, me dijo que era por ver a Johana pero ahora que lo recuerdo, yo no la vi por ningún lado, sin embargo al que si vi fue a ti, no muy lejos ibas cruzando.-


-La hubieras visto cuando descubrió que amaneció en mi casa, en mi cama.- no pude evitar reírme al recordar sus reacciones.


-Como?! Ya dormiste con ella y lo negabas?.-


-No me estas poniendo atención no?. Si durmió en mi cama, al lado mío, pero ya, no mas, como si fuéramos hermanos.-


-Bueno ok, como sea, creo te pasaste, ve y si le daba un infarto ahí mismo. Pero en fin, me voy, no te hago perder el tiempo y te aviso que pasare una temporada en Finlandia, ahora con las vacaciones de Helena.-
Me quede helado, ni en un millón de años luz espera que ellos volvieran juntos, porque ahora?, lo seguí hasta la puerta y el se marcho. Vi al instante como desaparecía el pequeño pie blanquecino al inicio de las escaleras. Corrí lo mas que pude para darle alcance.


-Liz, no corras ya te he visto.- declare, eso no me había gustado, pero en fin no hablaba fines no que yo supiese, eso era algo.


-Lo siento.- dijo y abrió la puerta, la seguí, se sentó nuevamente en la cama y yo en mi sofá silla, y note su camisa, era la negra a juego con la mía, porque tuvo que escoger esa?, era mi favorita, pero en fin, culpa fue mi, por no darle una yo mismo.


La vi de pies a cabeza, evaluando su conjunto, oh!! Seguía con su pantalón. Subí mi mirada hasta su cara y note timidez, había sido muy obvia mi acción, pero bueno era mi ropa no?. Me puse en pie, Wow!! Esta chica era dinamita pura, mi propósito era cerrar la ventana pero ella creyó que iba hacia ella, así que se lo concedí, vi como su respiración aumento, el color a sus mejillas volvía abruptamente, y podía notar una gota de sudor en su cien, sudando en invierno?.


Oh!!!


Me acerque lo mas que pude, sin ser descortés, y tome entre mis manos su perla, ya se la había puesto, pero no importaba, al final del día seria mía. Seguidamente le ofrecí partir para desayunar, he inmediatamente pude leer su tristeza en sus ojos. Eso me conmovió, cuanto hacia que no veía unos ojos tan sinceros?, por un segundo tuve ganas de hacer yo el desayuno y quedarnos en casa.


Escuché cerrar la puerta tras de ella, caminamos por el corredor para bajar las escaleras y ahí me pregunto lo obvio, donde estaba mi familia, si es que todavía le podía llamar así. Ya no tenia familia. Estaba solo.







Le di una breve explicación y partimos.


Llegamos a mi café-restaurante favorito, ella pidió un desayuno sencillo, a los pocos minutos le sirvieron, yo tan solo pedí un cappuccino por acompañarla. Y comenzó. Nunca  vi comer a nadie tan aprisa, y con modales, desde cuando no comía?.


Empecé continuando nuestra platica anterior sobre la perla, le conté lo que tenia que saber nada mas. Luego ella pregunto si tomaría la perla de inmediato. Le respondí que si, porque no? Si era lo que estaba buscando y que al fin lo logre. Por el rabillo del ojo vi el carro de Aki estacionarse en frente del café.


Que hacia en Finlandia ese tipo?. En ese momento sentí hervir la sangre de mi sistema, pero no podía dar un espectáculo ahí. Ya no estaba atento a las preguntas de Liz, y solo le contestaba en modo automático, hasta que llego la pregunto de mi hijo?. Que había dicho?.


Tome un gran sorbo de mi café, tenia que serenarme había escuchado su pregunta pero que debía responderle?. Podía confiar en ella?, desde que me entere que Juliam no era mi hijo, solo nosotros tres lo sabíamos nadie mas, porque contárselo a ella?.


Bueno en una o dos semanas no me recordara, y además quiero desahogarme con alguien, y Liz me inspiraba confianza.


-Juliam no es mi hijo.-Lo solté, me sentí tan liberado, como si hubiese sacado un profundo peso de mi interior. Y note al instante la compasión en sus ojos, y tristeza?.


Porque ella sentía tristeza?, vi como por un milisegundo quiso ponerse en pie, acaso ella quería consolarme?, por favor!!,no lo necesito, pero se te agradece Liz. La mire fijamente, tratando se seguir leyendo sus acciones, y nuevamente para reprimir sus impulsos cambio de acción, tomo todo su café de un solo trago, ya el mío estaba en mi sistema, vi por la ventana que Aki se había alejado de su carro, era le momento para salir, por ningún momento me quería topar con el.


-Nos vamos.- no era una pregunta, y ella lo capto, se puso en pie, me miraba diferente, acaso podía notar mi rabia?.


 No claro que no.


Salimos del café, cruzamos la calle, y lo vi. El venia en esa misma cuadra donde estaba aparcado mi coche,
Que Mierda!!!!!. Seguro pasaba por mi lado. En unos segundos después, el paso por detrás de mi, si me hubiera hablado es que pierdo el poco control que me quedaba y le daba un puñetazo.


Ya dentro del coche, note que ella estaba pensativa, quería hacer una pregunta la tenia en la punta de la lengua, se le notaba en su lenguaje corporal, que rápido había aprendido a leerla.



-Puedo hacerte una pregunta?.-


-Ha ver, pregunta..- que será?, abra notado lo de Aki?, pero claro que si, no es tonta, a esta hora ya lo dedujo.- A, el nombre de tu hotel?.- Le pregunte por cortesía, para que no se viera mal que ya supiera a donde llevarla.


-Cuando saldrá el CD de TR?-


No me lo esperaba, imagine cualquier cosa que iba  a preguntar pero eso?, tan desprevenido me agarro, que di un fuerte frenazo. Acaso esa cabecita llego a la conclusión que la banda se acabaría por eso?.

Bueno si acabaría, por mi ya mismo, pero en la banda no solo era yo, estaba Eero y Pauli, y tenia que admitirlo las giras y los discos nos dejaban muy buen dinero, y ellos tanto como yo lo necesitábamos. Además teníamos un contrato con la disquera y romperlo nos dejaría en la banca rota.



Así que le respondí con la verdad. Porque otra vez con la verdad, porque no era mas fácil mentirle, pero no, cuando tuviese la perla activada ahí si la banda acabaría y no tendríamos problemas.


Menos de cinco minutos me tomo llegar al Katajanokka, tenia tiempos de no pasar por esta calle, me gire para encararla. Y claramente leí en su rostro que el paraíso se había terminado. Tan a gusto se sentía a mi lado?. Recuerdo en mis inicios de ser famoso las chicas eran mas efusivas, sin ser tanto claro, pero no como Liz, parecía como si no fuese mi fan, y tan solo una amiga a la que he venido a despedir, que rara sensación, tenia tiempos de no ver esto, una fan una amiga?, Liz eres especial niña.


Sonreí, tan solo eso pude hacer, me baje del coche y ella hizo lo mismo. Me agradeció por todo, podía ver sus ojos vidriosos, se disponía a alejarse del perímetro del coche, y sin pensarlo le extendí mis brazos para que me abrazara. Mientras se acercaba, me recordó cuando una vez Paula me recibió de esta misma manera allá por los tiempos que éramos novios nuevos.


Olí las rosas nuevamente, era el aroma de Liz, muy agradable, me sentía tranquilo y relajado, la apreté contra mi, y la escuche sollozar, estaba llorando?. Y antes que se me olvidara le arranque con mucha cautela la perla, era ahora o nunca.


-No llores Liz, eres una chica hermosa, que no tiene porque tener un amor platónico.- la separe de mi abrazo, y me perdí en esos ojos celestes, eran muy bonitos, si en un futuro me volvía a encontrar con ella, me acercaría para hacerla mi amiga, hacia cambiar mi rutina.


 Me marche, tenia todo el día libre, según mi rutina tenia que ir a componer, pero no, al diablo con mi rutina, quería tener a mi hijo conmigo ahora, bueno corrección  no mi hijo, pero que?, si era mi hijo, lo había criado con mi amor, y el solo conocía este pechito como su padre. Aki se podría ir al infierno si trataba de quitarme a mi hijo.



6 comentarios:

  1. Q padre continuacion dane gracias x subirlo en serio ya quiero leer la continuacion :s pensar lo que le puede hacer a aki :s owwww

    ResponderEliminar
  2. que gran capitulo sube mas porfavor , jajaj nos seas asi ,no me dejas metida eh! XD!! saludos vicky

    ResponderEliminar
  3. Gracias Dane, escribes genial me encanta Oblivion, acabo de terminar este capítulo y me dispongo a leer el 5, eres una excelente escritora, saludos, atte: Näncy...
    Y por cierto gracias por mencionarme :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias A las tres por seguir leyendo y comentando T.T... me hacen feliz sus comentariosss....

      ...Oh que rapido vas Näncy!!!... y gracias por tus elogios!!! ....

      Eliminar
  4. Ahhhh soloa vos se te ocurre todo esto, los haces homos.. jajajja y ahora haces estos trianguls amorosos jajajaja me encanta,aja con que ese Lau es tan picaron siempre quiso la perla... pero..se esta enamorando de ella?? yo digo que si.. <3 <3 jejejeje a ver si en otro capitulo pasa algo entre ellos y plasmas nuestros deseos en la historia por que quien no querria tar con Lau asi como lo describis en tus historias jajajaja Exitos
    Att:
    Tu fan # 1 jejejejeje

    ResponderEliminar
  5. Ahahahahahahaja emoción!!!!!! Buenísima la part de Lauri ahahahaha a mi también me sorprendió que no Lo quisiera violar Jajajaja que linda Liz ..... Aww voy al siguiente xD

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...