"Days go by like the wind and this life is too short" The Rasmus

martes, 13 de marzo de 2012

Lauri Una Deidad Mortal (cap 26) vol. 2




10 Un Corazón Que Duele De Amor



(p/v) Lykia


Estaba haciendo frio, pero no importaba aun asi disfrutaba de estar acostada en la grama cerca de un edificio de la universidad. Me encantaba observar el cielo, y dejarme llevar, estaba a punto de quedarme dormida cuando llego a mi lado Lieluz.

-Lykia!!- dijo ella con gran entusiasmo y un poco agitada por venir corriendo a mi encuentro.- te tengo una sorpresa.- termino de decir ella.

-calma Lilu, y primero respira.-le sonreí, y me senté para poder mirarla mejor.- haber cuéntame que es lo que tienes para mi?-

-nos iremos de viaje a Rusia- tomó un respiro y continuo hablando.- acabo de comprar entradas para un concierto y no puedes decir que no… van a ser nuestras mejores vacaciones pre-programadas.-y terminando de decir eso, se recostó en la grama y levanto sus manos, tratando de taparse la vista del cielo.

-Lilu.. no podemos irnos en estos momentos, tenemos clases aun.- le dije, y  me acosté a su lado, fijando mi mirada en el cielo.

-no te preocupes por eso, será un fin de semana no perderemos clases, vendrás conmigo no?.-rodo un poco para poder mirarme de frente, poniendo su carita achicopalada.

-si es un fin de semana no hay ningún problema, y a que concierto iremos?.-tenia curiosidad hacia mucho no asistía a uno, no me apetecía ver a nadie cantar, ni sobre un escenario.

-sorpresa, pero deb…-no termino de decir la oración, se agarro la cabeza con ambas manos, y empezó a hablar en voz baja, me senté para verla mejor, y en su rostro note, que estaba sufriendo por algo.

-qué te pasa?, háblame Lilu, quítate las manos, di algo.- el miedo llego  a mi cuerpo, esta no era la primera vez que le pasaba esto, pero nunca se había quejado que le doliera.

Por unos cuantos minutos siguió en esta mini agonía, para luego quitarse las manos de su cabeza y hablar relajadamente.

-no te preocupes estoy bien.-

Pero esta vez estaba diferente, es cierto que siempre que se le pasaba esto, reaccionaba de la mejor manera, pero en esta ocasión algo había cambiado en ella, su expresión en el rostro era mas fría, como el de una persona amargada o enojada, nada que ver con su dulce y alegre  expresión.

Lilu se sentó en la grama, evito mi mirada, pero pude ver que en su mirada, había tristeza, mejor dicho agonía, algo malo estaba pasando con ella, o algo malo le iba a pasar.

Se despidió de mi rápidamente y se marcho, desde entonces no  volvió a sonreír, deje que se marchara sin preguntarle nada, note que quería estar sola. Me volví acostar en la grama y lo primero que se me vino a la mente, fue los ojos de Lauri. Como extrañaba que estuviera en mis sueños, pero cada vez se hacían mas lejanas sus visitas.

Hubo un tiempo en el cual, no quise que me visitara mas, no se en que estaba pensando, si lo único que quería era volverlo a ver, aunque fuera solo en mis sueños, inconscientemente lleve mi mano a mis labios, y recordé nuestro ultimo beso, fue tan apasionante tan vivo, tan real, que increíble que solo fue un sueño.

Quisiera dormirme para siempre y verlo a mi lado, que se quedara junto a mi por siempre.

-hola amor!.- esas  palabras me sacaron de mis pensamientos, al instante reconocí la voz, Jari. El insistía en llamarme así, aun cuando mas de una vez le había dicho que dejara de hacerlo, por que me recordaba cuando “el” me llamaba así, y en su voz, había un profundo enojo o rabia.

-Jari.- le dije, sin abrir mis ojos aun.- no me llames así.-

-ok se cuanto te molesta, pero vamos cambia esa cara, y anímate que vamos a salir este fin de semana.- se sentó a mi lado, y poso su cabeza en mi estomago, al mismo tiempo que jugaba con su dedo índice y hacia círculos en el borde de mis costillas subiendo y bajando, cada vez mas arriba.

-no podre ir, Lilu me invito a … un viaje.-no pude decirle que iria a un concierto, el muchas veces me había invitado y siempre le dije que no, aun no se porque no me pude reusar a la petición de Lilu.

-Lilu, Lilu. Aquí, allá, porque le dices siempre que si a todo lo que ella te propone, eso deberías de decirle a tu novio, si a todo a el.- dejo de dar círculos en mis costillas, y siguió por un costado de mi pecho izquierdo, dando pequeños círculos con su dedo.

-mira Jari, es diferente, ella me agrada mucho, y me pareció buena idea salir al menos un fin de semana fuera de este lugar.- al terminar mi oración, tome el dedo de Jari, y lo aparte lejos.

-como!!!- exclamo el, poniéndose serio.- fuera de Finlandia?, y adonde van? Si es que puedo entérame.- su rostro era indescriptible, era enojo, rabia, o impotencia?.

-Jari aun no lo se.- le dije. Porque continuaba mintiéndole, si sabia a donde iríamos, a Rusia…





Sábado por la mañana, estábamos ya en Rusia, Lilu había comprado los boletos para una hora extremadamente temprana. 4am. Que dicho sea tuvimos que estar en el aeropuerto a las 3am. Esa noche apenas había dormido dos horas a lo mucho.

Cuál era la prisa?.



-Lilu estas mejor?.-la veía bien, tranquila, pero su rostro lucia triste.

-si estoy bien no te preocupes y me alegro que me acompañes.- dijo ella, al tiempo que entrabamos a nuestra habitación en el hotel. Muy bonito, amplio y tenia una vista panorámica de miedo.

-si te alegra que te acompañara, porque estas tan triste?.- ella desvió su rostro, del mío, ocultándolo, y avanzo hacia la cama, que era muy grande, con sabanas blancas, y muchos cojines.

-si estoy alegre pero…- se tomo un tiempo en seguir hablando, se sentó en el borde de la cama, y me miro.- ya perdí mi oportunidad, no sabia que tendría tan poco tiempo, si lo hubiera sabido no lo hubiera dejado marcharse, ahora he de pagar las consecuencias.

-de que estas hablando?, no entiendo.- pero ella seguía hablando, no me había escuchado a mi. Se estaba desahogando. Al menos tenia a alguien que la escuchara, yo sin embargo …

-ya nunca mas podre ser libre, como en un  tiempo lo fui,.- dejo de hablar, se tumbo en la cama y continuo.- tenia esperanzas en él, pero me fallo, y todo por no enfocarse en lo que le dije, cierto no le di todas las pista pero no porque no quisiera si no, porque no podía hacerlo. Una y otra vez todos me fallan,  primero su padre, y ahora él. Me queda poco tiempo, no se cuanto, creo fue una casualidad el volver a Lieluz, y se que pronto me volveré a ir, no se a donde ni con quien, sabes Lykia, no quiero irme.-

No entendía nada de lo que estaba hablando,  pero le estaba sirviendo mucho a ella el desahogarse, hasta el grado de quebrársele la voz, y empezar a llorar.

-me he enamorado.- concluyo Lilu.





Ya era de noche, nos estábamos arreglando para asistir al concierto, que a estas alturas no sabia de quien se trababa el dichoso evento. Lilu, se había comprado un vestido blanco espectacular, muy casual pero le quedaba divino, era de escote en v, con tirantes muy delicados, tenia una faja de la misma tela al contorno de su cintura alta, y desde ahí la falda eran trozos de tela cortados meticulosamente que caían y lo hacían ver como una cascada de tela. Parecía como si fuera a volar.

-divino tu vestido. Pero si vas así, hmm es un concierto clásico no?, porque no me dijiste?, no tengo nada asi.- decía yo, mientras terminada de ponerme mis leggens negros, una falda por la mitad del muslo.- me falta la blusa.- deje salir el pensamiento en voz alta.

-no!! No te preocupes, no es clásico, mas bien es de rock.- ella se estaba terminando de arreglar el cabello, lo tenia muy largo, en ondas un poco risadas al final en las puntas.

-oh!! Entonces esta blusa negra quedara perfecta, hmm si es de rock… todos de negro, hmm serás la única de blanco!!- exclame.

-exacto, seré la única de blanco, en un mar de personas vestidas de negro.-dijo ella elevando ambas cejas, y sonriendo de oreja a oreja.

Me termine de vestir, me puse mis botines negros y estaba lista. Aunque no sabia que hacer con mi cabello, si suelto o en cola… huh?. Mejor suelto, hace frio para llevarlo recogido.

-lista?.- me pregunto Lilu. Su rosto denotaba picardía y entusiasmo.

-lista.- le conteste, y salimos de la habitación, con destino al dichoso concierto.






Al llegar, había  mucha gente, el grupo tenia que ser famoso, al menos Lilu me había dicho que era un banda de  Finlandia, y no la conocía aun? Me imagine que si, pero Lilu quería seguir con el misterio. Las entradas que teníamos eran V.I.P, por lo que tendríamos que estar muy cerca de la banda, con razón el vestido de ella.

 Creo llegamos un poco tarde, porque había poca gente afuera y ya se escuchaban los gritos de adentro. Le dimos nuestros boletos al guardia de la entrada y el nos escolto hasta dentro del lugar. Habían muchas chicas, todas de negro como me lo había imaginado.
Desde donde estábamos no podíamos ver el escenario, solo escuchaba la algarabía de las chicas, escuchamos un fuerte riff, y logramos por fin, pasar la barrera, V.I.P estaba muy lleno, pero las sillas estaban enumeradas y las nuestras eran las tres y cuatro, me agache a ver una silla vacia y ver su numero, y en ese momento el auditorio enloqueció, gritaron tan fuerte que pensé me iba a quedar sin tímpanos, era la silla cuarenta, nos faltaba mucho para llegar a nuestros sitios.

Alcé mi rostro y vi la causa de la algarabía, no lo podía creer, Lilu me tomó del brazo para seguir avanzando porque de por mi hubiera sido, no muevo ni un pie. Me había quedado petrificada, anonadada, sin poder creer lo que mis ojos veía, en el escenario, estaba … Lauri.


En que momento me había quedado dormida?

Seguíamos avanzando, y mis ojos no lo dejaban de ver ni por un milisegundo no pestañear quería, ni me fijaba en donde pisaban mis pies, solo era arrastrada por el brazo por Lilu. Y él nos miro, luego sentí que solo me miraba a mi, esto era el paraíso, una chica me piso el pie, y me dolió hasta el alma pero ni por ese motivo desvié mi mirada de mi objetivo.

Un momento, me ¡dolió!! Oh dios mío!! No estaba soñando. Lauri realmente estaba vivo. Pero porque solo en sueños se me aparecia?, y porque me atormentaba tanto?, o en verdad eran sueños mios?.

Y el sonrió para mi, solo para mi y nadie mas. Noté como el agarre de Lilu se intensifico hasta el grado de dolerme el brazo, pero no me importo, si no fuera por ella, no podría ni dar un solo paso por mis propios pies.

Mi corazón latía a mil por hora, no dudaba ni por un segundo que se me saliera de mi pecho, sentía la sangre por todo mi ser, muy agitada que aun no comprendía la suerte que tenia, quería gritar, saltar de la emoción, correr hasta el escenario y abrazarlo, tocarlo, sentir que estaba ahí, y que no solo yo lo miraba, todo el mundo lo hacia también.

Por fin llegamos a nuestros asientos, y poco me importaba si estaba parada o sentada. Pero no estaba de mas, verlo a el cómodamente, y en primera fila. Estaba en un estado de ensoñación, no podía creer a un lo que mis ojos veían. Habían dos pantallas gigantes en ambos lados del escenario y en ese momento que enfocaron esa carita tan dulce, perfecta, me di cuenta de sus ojos, su iris era totalmente rojo, bueno no rojo vivo, si no uno opaco, con unas cuantas líneas verdes. OH MY GOSH!! Se veía incluso mas atractivo, perfecto, y eso que aun no había empezado a cantar.

Que seria de mi cuando lo hiciera!!.

El concierto comenzó… nuestros asientos estaban justo frente a él para no perdernos ni un solo detalle, también podíamos ver a los demás integrantes de la banda que si  mal no me equivoco eran Eero, Pauli y … y el baterista si era nuevo o no?, creo estaba un poco lejos para poder reconocerlo, en mi vista panorámica, el que mejor se veía era Eero, o mejor dicho el que mejor conocía. Se miraba perfecto, los años no habían pasado por el.

No me di cuenta cuando Lauri había soltado el micrófono de la base, y ahora podía andar libremente por todo el escenario cantando, pero no, el se acerco aun mas al frente, y su mirada iba al punto donde estábamos sentadas. Estaba cantando pero no podía concentrarme en lo que decía la canción, poco a poco iba entrando en un estado de hipnosis creo con su melódica voz, y por supuesto por sus enigmáticos ojos.

-Lykia..- escuche que me grito Lilu, pero no podía ni quería voltear a verla, no quería que nadie me quitara de la vista lo que estaba viendo.

Y para terminar, con la extra palpitación de mi corazón, Lauri se tiro del escenario, seguía cantando, de vez en cuando miraba  a la audiencia, pero no me perdía de vista por mucho tiempo, y eso me encantaba, me hacia sentir que cantaba solo para mi.

La canción termino, y la audiencia grito muy fuerte, las luces se apagaron, no se veía nada, solo unas cuantas luces moradas que iban del bajista al baterista y guitarrista. Pero no se veía ninguna luz para Lauri… hasta que sentí su aroma frente a mi, sentí una de sus manos en mi cuello en la parte de atrás, y me acerco a el, ahora lo podía oler mas fácilmente, olia a vino, menta y algo mas.

Estábamos a un pelo de distancia, nuestros rostros, no sabia que hacer, si tocarlo a el  también, si decir algo, si desmallarme ahí mismo con el simple ellos de que me estaba tocando de verdad, que no era parte de mi imaginación, pero no, el fue quien hablo primero.

-Lykia bienvenida seas, búscame al final del concierto.- metió algo en mi bolsillo delantero, no se que fue, pero antes de apartar su mano, metió un dedo en la pretina de mi falta para acércame a su cuerpo. Y me beso.- te estaba esperando.

Acto seguido lo vi arriba del escenario.

En el escenario?, pero como llego tan rápido?. Porque no se tardo nada, de nada. Pero no me importaba eso, me senté en la silla, ahora si la necesitaba!!, mi corazón amenazaba con salirse de mi pecho, sentir sus labios, respirar su aroma, sentir su lengua, ahh!! Porque el muy osado también la uso, realmente fue la cosa mas excitante que pude haber experimentado en los últimos días, bueno en los sueños eso era otra cosa, creo.

Metí la mano en el bolsillo de mi falda y vi un pase “todo acceso a backstage” que bueno que estaba sentada, o si no mis piernas no hubieran resistido, pero en ese momento alguien me lo arrebato, eleve mi vista y vi a Lilu que lo tenia en sus manos, no se que me asusto mas, si su cara llena de rabia, o la mirada que ella me dio, como dicen, si las miradas pudieran matar, ya lo estaría, y eso me dio escalofríos.

Siguió viéndome, y luego me dio una “dulce” sonrisa, me tomo del brazo, y casi me llevo a rastras fuera del área V.I.P, a rastras porque quien en su sano juicio, quería perderse el concierto!!!. Por la fuerza que sentía en mi brazo, supe que estaba enojada, pero de que?.

Llegamos a la sección de afuera del anfiteatro, ahí el sonido era camuflado y se podía hablar mas o menos tranquila, se detuvo y se puso frente a mi, dándome de regreso mi pase backstage…

-cómo conseguiste esto?.- me pregunto, poniendo sus manos en ambos lados de sus caderas y levantando una de sus perfectas cejas.

-me lo encontré.- fue lo primero que se me vino a la mente, no quería mentirle, pero tampoco vi la necesidad de contarle la verdad, ese pase era mío, y nadie me lo iba a quitar, ni ella. Que dicho sea, me regalo la entrada para el concierto.

Pude leer en su rostro que ni por un segundo me creyó lo que le dije, pero tampoco le iba a decir que Lauri en persona me lo había dado. Un minuto mas tarde, que fue lo que tarde en procesar mi mentira al fin dijo.

-esta  bien, regresa a dentro, voy a ver si consigo uno para mi, porque el que tu tienes es para una sola persona.-dijo ella, alejándose, y despidiéndose sacudiendo su mano al aire.

Que iba a conseguir un pase? Bueno que lo hiciera ahora lo mas importante era volver al concierto. Al entrar de nuevo, el vocalista no estaba, lo busque y  nada que lo miraba en el escenario, en cambio la atención se había centrado en Eero, que estaba tocando  su bajo y cantando un cover de Radiohead, muy bueno por cierto.

Ya habían transcurrido mas de una hora, y todos los de la banda se despidieron, rápidamente salí corriendo antes que toda la multitud lo hiciera y me dirigí con mi pase, al backstage.

Lilu no regreso nunca al concierto. Camine por los pasillos estrechos del lugar, pero aun no miraba a nadie del personal de la banda, nadie solo unas cuantas chicas fanáticas, creo ellos no se habían despedido del todo.

Media hora después y no daba con el dichoso lugar, y si se iba y no me esperaba?, no pero el me dio el pase, cree y confía en que llegare, y claro que lo hare aunque se me valla la vida en ello, bah!! Soy mala para seguir direcciones.

Iba caminando por un pasillo mas iluminado, y con muchas puertas, y de una de ellas salió Aki y Eero, fueron como ángeles caídos del cielo ellos, tenían que saber donde estaba el camerino de Lauri. Los detuve saludándolos muy cordialmente sin dejar notar mis emociones y les pregunte.

-saben cual es el camerino de Lauri?.- dije sonriendo un poco soñadora. Ahh se me salió, pero ya ni modo.

Contestó primero Aki. – su camerino es la puerta del fondo, ahí esta el ahora.- dijo sonriendo de oreja a oreja, será que Lauri le había contado que se reuniría conmigo?. Bueno no importa ya.

Ya me iba a despedir de ellos, pero Eero me detuvo, en su cara en cambio no había la misma picardía que en la de Aki.

-estas muy emocionada no es asi?.- yo solo asentí con mi cabeza, el siguió hablando.- no deberías de verlo esta noche, no quisiera que toda la emoción que tienes se vea opacada, te digo esto por tu bien. En esta gira el esta cambiado.

- basta Eero, la vas a asustar, deja que valla, el la invito no?.- dijo Aki.

-gracias… pero tengo que verlo, es el destino, hace mucho tiempo que nos conocemos.-

Eero se quedo pensativo, tratando tal vez de buscar en su mente si alguna vez me había visto con el.- como te llamas?.- hablo por fin el.

-Lykia. Y nos vemos, muchas gracias chicos.-

Por un momento pensé que mi nombre le sonaba, pero se despidió y ambos se marcharon.

Llegue a la puerta que ellos me habían indicado, puse mi mano en el domo de la puerta, mi corazón estaba sofocado por salirse de mi pecho, sentí subir el calor a mis mejillas, quizá en esta ocasión se diera la reconciliación, y abrí la puerta, con tantas esperanzas.

Me quede congelada ante lo que mis ojos tenían enfrente, quise que la tierra me tragara en ese preciso momento, y valla!! Por fin mi corazón dejo de estar tan acelerado, mejor dicho  se había hecho pedacitos de dolor, y había dejado de latir, por asi decirlo, mis ojos ardían de rabia, sentía venir las lagrimas pero estaba tratando de hacer todo lo posible por no dejarlas salir.

Lauri estaba dentro oh si!! Pero no solo, el estaba sentado en una mesita ,su cara viendo hacia arriba, llena de sudor y de excitación, debajo entre sus piernas una mujer de cabello largo  muy hermoso, con risos al final en las puntas, por un momento pensé que era el de Lilu, pero no, esta chica andaba con una chaqueta negra. Su cara oculta por el pelo y muslos de Lauri, sus manos agarrándose de sus caderas , y las manos de el, en la cabeza de ella, marcándole el ritmo que el deseaba.

Estaba asqueada de la imagen, quería salir corriendo cerrar la puerta e irme, pero no podía hacerlo  de la rabia, mi mano se había aferrado al domo de la puerta con gran fuerza que me empezaba a doler. Y él se dio cuenta hasta ¡!ahora!! que tenia publico, bajo su cabeza, me miro fijamente con sus hermosos ojos verdes, de arriba abajo, como comprobando mi calidad.

¡!asco!!.

-llegaste.- dijo, un poco agitado, claro la perra seguía haciendo su trabajo.

No dije nada, ni tampoco me fui. Tonta!!. Y mis ojos ardían por las lagrimas que acumule, y no dejaba salir.

-espérame afuera, ahh!! en un momento  ahh!! estaré contigo.- por fin pudo terminar de decir la oración.

Me estaba pidiendo que lo esperara afuera?. Como si fuera yo una ¡!puta!! que esperaba a su cliente.

Todas mis ilusiones que había construido en una hora, se esfumaron como nada, sentí un dolor agudo en mi pecho, oh! Era mi corazón. Por fin pude soltar el domo de la puerta. Pero no iba a llorar frente a el. Cerré la puerta tras de mi salida, y me deslice  contra ella, hasta llegar al suelo destrozada totalmente, ahora por fin podía llorar.

No  se como llegue al hotel, porque  estaba en un estado de total negación y dolor.  Subí a mi habitación, estaba totalmente obscura, encendí una lámpara, luego me senté en el borde de la cama, me quite la falda, me estorbaba, me quite la blusa negra con diminutos tirantes, y quede solo en leggens y brasier, no me quite nada mas, porque sentí como si alguien me observaba, aunque era imposible pero la paranoia podía mas y no me quite  mas de ropa.  Me tire en la cama, con la vista perdida, con los ojos ardiéndome de tanto  llorar. Ya no quería seguir haciéndolo pero no podía detenerlas, así que cubrí mis ojos con mi brazo para tratar de apaciguar el llanto.

Me detuve a pensar por un momento que Lieluz aun no había llegado a la habitación, donde estaba?. Pero mejor así no me veía en este estado tan deplorable, que razón tenia en no gustarme los conciertos, nunca acababa feliz, porque pensé que esta vez seria diferente?, ¡!tonta!!... ¡!Lykia estúpida!!. Porque me pidió que fuera a verlo si iba a estar ocupado?.

Por qué?.

-no llores mas, Lykia.- me quede tiesa al oír las palabras.- te pedí que fueras porque quería estar contigo a solas, pero te fuiste, y no me esperaste.-

No ubicaba de donde venían las palabras, ni tampoco quería fijarme donde estaba, ni quería indagar en mi cerebro y analizar como demonios había entrado a mi habitación.

-me dejaste esperándote, ansiándote, pero ahora mismo lo solucionare..-

Y ahora si sabia donde estaba. Sobre mi cama, que poco a poco se acercaba  gateando mas y mas. Hasta que llego a mi, sentí sus manos  en mi cintura, y me quito mis leggens con una rapidez abismal.

Oh dios mío!!! Que iba hacer conmigo?.

-Todo lo que yo así quiera.- murmuro Lauri.








...



2 comentarios:

  1. WTF! Lauri es un masoquista!! D: xDD jajaa pero que pretende ese lauri sin corazon!? mmm ..

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...